Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Ghamm escriba una noticia?

Vida nocturna

16/07/2012 07:12 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Santiago crece y parece que no se detendrá nunca; es como un ser que poco a poco se da cuenta que su posición en el espacio

Santiago de Chile es una capital demasiado grande como para conocerla toda en poco tiempo. Su extensión es enorme y sigue su expansión a medida que la población nueva se ubica y la antigua se reubica. Santiago crece y parece que no se detendrá nunca; es como un ser que poco a poco se da cuenta que su posición en el espacio le permite alcanzar con sus brazos lo que ayer miraba a la distancia.

Pero aun así Santiago tiene lugares hermosos, dignos de ser conocidos y disfrutados cuando se tiene el tiempo y la disposición a ello. Eso generalmente se aprecia en vacaciones, o en días festivos, o paseos familiares en fines de semana, dado que la rutina del trabajo y la prisa impiden que podamos detenernos a buscar un sitio bello para mirar. Si hasta la polución nos hace huir rápido a nuestras casas después del trabajo.

También Santiago, ciudad de mil caras, nos entrega contrastes que no quisiéramos ver, o deseáramos que no existieran, por lo tristes y duros de soportar.

Avenida La Paz es una vía muy popular. Ahí está ubicado, a un costado, uno de los centros de abastecimiento de frutas y verduras más grandes de la ciudad, y también concentra un inmenso número de personas dedicadas a un gigantesco comercio muy variado, desde abarrotes, depósitos de mercancías al por mayor, cocinerías populares -donde la comida casera es muy barata y de muy buen sabor-, hasta microcomerciantes de chucherías y pequeñas artesanías.

Alrededor de este centro conviven muchos cargadores que, armados de un carro de manos, transportan las mercaderías compradas hasta los diferentes vehículos de sus propietarios o hasta los buses interurbanos que llevan a los comerciantes ya abastecidos. Son hombres que viven de las propinas, vendiendo su fuerza realizando trabajos pesados.

Pasan su vida entre las amanecidas amables de verano o muy frías de invierno y entre las cocinerías y el alcohol. Muchos de ellos han viajado de lejos y se quedaron atrapados en un submundo de truhanes, pillos, personas que quisieran salir de su pobreza, ancianos que quisieran dejar de trabajar y niños que preferirían ir a jugar en vez de estar aportando al presupuesto familiar, si es que cuentan con familia. (La mayoría de los muchachos que allí se ven han sido criados en hogares de menores, y maduran al calor del rigor de una vida violenta que los hace, muchas veces, personas que terminan sintiendo un enorme desprecio hacia los que tienen más que ellos. Los consideran los responsables de su desgracia y reclusión en ese lugar que representa la única forma de vida que han conocido.)

Se quedan en ese lugar esperando poder ser ocupados como cargadores y ganar de esa forma unos pesos para comprar su pan y su vino

Es en este sitio, después de cerrar las cortinas, que se acerca un grupo de personas -alcohólicos en su mayoría- y se ubican bajo el pequeño alero, apegados al cortinaje metálico, y pasan ahí la noche, en espera de los camiones que traen la fruta nuevamente la próxima madrugada.

Se quedan en ese lugar esperando poder ser ocupados como cargadores y ganar de esa forma unos pesos para comprar su pan y su vino. Son seres que están en un estado de extremo abandono, que duermen entre perros fieles que les ayudan con las noches frías y tapados con sucias frazadas o cartones. Viven deambulando, esperando el cierre de las cortinas para ubicarse y pedir a todo el que pasa, monedas para el consumo de vino, para las largas horas de soledad.

Cada cierto tiempo, soldados del Ejército, Universidades, grupos religiosos, o simplemente gentes de buen corazón llevan a estas personas café, comida o sopa caliente -dependiendo de la época del año-, pero aun así es sólo una ayuda momentánea a su situación.

Paradójicamente, más adelante se ubican varios hospitales públicos y, al fondo, silencioso y quieto, el Cementerio General aguarda, con sus estatuas de ángeles de brazos abiertos, a los moradores de la calle.


Sobre esta noticia

Autor:
Ghamm (546 noticias)
Visitas:
448
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.