Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Miseshis escriba una noticia?

Los verdaderos halcones del presupuesto son las palomas en política exterior

28/08/2019 03:00 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

image

imageDurante mis campañas presidenciales, partidarios bien intencionados a veces sugerían que dejara de hacer hincapié en la oposición a la intervención en el extranjero y me centrara en cuestiones fiscales. Hice caso omiso del consejo, no sólo porque adoptar una política exterior no intervencionista es crucial para restaurar el gobierno constitucional, sino porque es imposible ser tanto un halcón presupuestario como un halcón de guerra. Esto se demuestra por el constante fracaso de los llamados conservadores fiscales en la dirección republicana en cumplir su promesa de recortar el gasto.

El gasto militar es la segunda categoría más grande de gasto en el presupuesto federal, después del gasto del Seguro Social. El presupuesto militar de EE.UU. equivale a los presupuestos combinados de los próximos siete países con mayores gastos. Sin embargo, muchos Republicanos que dicen querer reducir el gasto federal quieren aumentar el presupuesto militar.

Muchos Republicanos también dan prioridad a la protección del complejo militar-industrial por encima de la reducción del gasto en programas de asistencia social y derechos. Esto los hace ansiosos por aceptar un acuerdo que les da a los demócratas casi toda su lista de deseos de bienestar, siempre y cuando los republicanos obtengan casi toda su lista de deseos de guerra. Muchos republicanos no tienen una objeción de principio al estado de bienestar; sólo piensan que los demócratas quieren gastar demasiado en bienestar y no lo suficiente en la guerra. Muchos demócratas consideran aceptable el aumento del gasto en guerra; sólo piensan que los republicanos quieren gastar más de la cuenta en guerra y menos en bienestar social.

Vimos que el proceso volvió a funcionar la semana pasada cuando la Cámara aprobó un acuerdo presupuestario de dos años que aumenta el gasto en aproximadamente 320.000 millones de dólares al año y suspende el techo de la deuda durante dos años. Los líderes republicanos ignoraron todos estos problemas y reclamaron la victoria porque el proyecto de ley aumenta los gastos de guerra.

Más sobre

La mayoría de los Republicanos se opusieron al proyecto de ley de gastos, a pesar de que fue apoyado por el presidente Trump y el liderazgo republicano. Por supuesto, muchos más republicanos habrían votado a favor del proyecto de ley si un republicano «conservador» todavía tuviera el mazo del presidente.

El amor de los republicanos por el complejo militar-industrial no es la única razón por la que no están dispuestos a reducir el gasto, y los contratistas militares no son la única circunscripción republicana que exige aumentos en el gasto. Muchos agricultores votan por los republicanos que prometen recortar la mayor parte del gasto nacional, excepto los subsidios agrícolas. Además, muchos miembros del Congreso Republicano apoyan los subsidios y rescates corporativos. Aún así, cualquiera que observe el comportamiento de los líderes republicanos en el momento del presupuesto puede ver que tienen una prioridad primordial de proteger el complejo militar-industrial.

El apoyo de los miembros del Congreso republicano a niveles cada vez más altos de gasto militar se justifica por su apoyo a una política exterior intervencionista. Algunos en el Congreso afirman favorecer tanto una política exterior intervencionista como reducciones en el gasto militar, pero estos llamados halcones baratos no pueden resistirse a las demandas de un mayor presupuesto ya que apoyan una política exterior hiperintervencionista. Son incapaces de responder eficazmente cuando sus compañeros halcones los acusan de comprometer la seguridad nacional oponiéndose «adecuadamente» a la financiación del Pentágono.

Mientras el liderazgo republicano apoye una política exterior intervencionista, nunca apoyará la reducción de los gastos de guerra o de bienestar social. Por lo tanto, los conservadores fiscales deben unirse a los libertarios para restaurar una política exterior de paz y libre comercio. A los cabilderos de los grandes contratistas militares les resultaría más difícil defender los grandes gastos si el Congreso limita el presupuesto de defensa a lo que se necesita para defender a Estados Unidos en lugar de malgastar billones en supuestos esfuerzos para vigilar y democratizar el mundo.

Fuente.


Sobre esta noticia

Autor:
Miseshis (1677 noticias)
Fuente:
miseshispano.org
Visitas:
894
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.