Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Psicomaster escriba una noticia?

El Trastorno Dismórfico Corporal o Dismorfofobia: Más allá de los complejos

06/05/2015 12:40 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

¿Qué es la dismorfofobia? El trastorno dismórfico corporal o dismorfofobia consiste en una preocupación excesiva por algún defecto que la persona percibe en su cuerpo (imagen corporal). Las obsesiones y compulsiones hacen que distorsione la imagen del cuerpo

Centro de Psicología Psicomaster

El trastorno dismórfico corporal o dismorfofobia tiene que ver con las obsesiones preocupantes que surgen de forma repetitiva  sobre imperfecciones que la persona percibe. Este trastorno requiere un tratamiento psicológico adaptado a las necesidades de cada persona, a veces, en conjunción con terapia farmacológica.

Puede ser que las personas que lo sufren se fijen en lo que ellas perciben como una imperfección en el rostro, pero también pueden preocuparse sobre otras partes del cuerpo como el tamaño de las piernas, la talla de pecho o la forma del cuerpo. Así como las personas con trastornos de la alimentación se enfocan en su peso, quien padece este trastorno se obsesiona con un aspecto de su apariencia. Pueden sentirse preocupadas si su cabello es muy fino, si tienen cicatrices en su cara, ojos de diferente tamaño, nariz muy grande, labios muy finos, piernas cortas, orejas grandes, etc., de una manera totalmente desproporcionada. Pero para el paciente las preocupaciones se sienten de forma real porque sus pensamientos obsesivos distorsionan y amplían cualquier pequeña imperfección, llegando a creer que se es demasiado feo o desfigurado y va a ser objeto de miradas y burlas.

Normalmente existen comportamientos compulsivos para tratar de aliviar la tensión que generan los pensamientos obsesivos. Por ejemplo, una persona con pensamientos obsesivos de que su nariz es enorme, puede mirarse un número elevado de veces en el espejo, ponerse maquillaje o preguntarle a otra persona varias veces al día cómo ve su nariz.

Evitar actividades es otra de las características de la dismorfofobia. Una persona puede quedarse en su casa para evitar ser vista por otras personas, no ir a clase, evitar mirarse a los espejos, no realizar actividades que impliquen socializar con otros.

El verdadero problema con el TDC está en las obsesiones y en las compulsiones que distorsionan la imagen del cuerpo, haciendo que se sientan feos

dismorfofobiaAunque la causa de la dismorfofobia o trastorno dismórfico corporal no está del todo clara, los expertos creen que pueden correlacionar problemas con la serotonina, uno de los neurotransmisores químicos del cerebro. Hay personas que tienen una mayor predisposición biológica, por tanto, para desarrollarlo, de forma similar al trastorno obsesivo compulsivo. Las críticas sobre la apariencia pueden hacer gran daño en la autoestima de una persona, contribuyendo así a una mayor vulnerabilidad al trastorno. Se sitúa la edad de inicio en la adolescencia.

Quien padece dismorfofobia sufre los continuos pensamientos negativos  centrados en algún punto de su apariencia y la necesidad de calmar la ansiedad que éstos provocan a través de diversos rituales, o bien, evitando aquellas situaciones donde puedan ser vistos u observados, produciendo gran interferencia en su vida cotidiana. Las conductas que se adoptan en la dismorfofobia son responsables de que la enfermedad se mantenga y no se consiga superar. También los pensamientos obsesivos y la evaluación y actitud ante ellos constituye un mecanismo de mantenimiento

Muchas personas con este trastorno buscan la ayuda de un cirujano estético para tratar de corregir la apariencia de sus imperfecciones. Pero esto no es la solución al problema, ya que generalmente no quedan satisfechas con los resultados o puede que comiencen a preocuparse por cualquier otra imperfección.

El verdadero problema con el TDC está en las obsesiones y en las compulsiones que distorsionan la imagen del cuerpo, haciendo que se sientan feos. En algunos casos puede ser necesaria la terapia farmacológica, y el tratamiento psicológico de mayor eficacia es el cognitivo conductual.

Quien padece dismorfofobia sufre los continuos pensamientos negativos centrados en algún punto de su apariencia

 Artículo de Marta Bermejo Victoriano Psicóloga de Psicomaster


Sobre esta noticia

Autor:
Psicomaster (4 noticias)
Visitas:
9194
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.