Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Fidelam escriba una noticia?

La tenacidad de la mujer chilena me sobrecoge hasta las lágrimas”

29/09/2009 10:27 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

En la teleserie El Señor de la Querencia interpretó a una prostituta que reivindicaba a su familia maltratada por un hombre abusivo

Begoña Basauri (28) no haya qué hacer con la única bolsa de plástico que tiene en su casa. Le ha dado todos los usos posibles, pero no quiere que se convierta en un recipiente de basura. No se lo perdonaría. Menos ahora que está decidida a contribuir con la causa medio ambiental. Son pequeños gestos que pueden permitir –como ella dice– que la ramita de un árbol viva. “Y si lo hicieras tú y tú y tú, podríamos salvar el árbol entero”, explica segura de su acción ecológica. ¿Por qué comenta este asunto que mezcla lo doméstico y lo social? Porque, ad portas de una nueva elección presidencial, está más convencida de los actos personales que de las macro promesas gubernamentales. “Hay que ser proactivos y aportar desde el metro cuadrado de cada uno. Puede ser una estupidez, pero yo me creo la muerte cuando voy al supermercado con mi bolsita reciclable”, cuenta. “Estos gestos pueden provocar cambios”.

A los pocos segundos de hacer esta reflexión, interrumpe sus palabras y mira por el ventanal del café donde estamos reunidas. Está perpleja. Un grupo corre hacia la calle Inés Matte Urrejola. Llevan palos en sus manos y desaparecen rápidamente. Se escuchan gritos. “¿Qué tal? Nos vamos a agarrar, así nomás...”, dice con la vista puesta en la escena. Quedamos congeladas. No entendemos bien qué pasa. Ella alcanzó a ver al muchacho que pasó antes que sus perseguidores. “Iba uno corriendo, tratando de salvar su vida... ¡Qué feroz!”. Pasado el susto y la sorpresa, retomamos la conversación. Hablamos de Chile, del territorio donde, a mitad de una mañana, unos muchachos buscan atacar a un solitario. Los Ángeles de Estela, la nueva producción de TVN, donde encarna a la hija adoptiva de una exitosa empresaria, le sirve de plataforma para su análisis.

“Me gusta la velocidad con la que suceden las cosas en esta teleserie... ¿Sabes con qué se relaciona? Con el país de cartón en el que vivimos. Una escucha decir: ‘En Chile estamos bien, pero caen cuatro gotas y se anega todo... La Costanera Norte, que era full, quedó con el agua hasta el cuello. Amo a mi país por esas cosas; lo encuentro único en el mundo. Está todo mal hecho y eso se ve en esta historia˝ .

–¿El andar poniendo parches después de las embarradas?

–Sí, está la típica frase “en el camino se arregla la carga”.

Se puede escuchar pésimo lo que voy a decir, pero amo esa idiosincrasia. Yo digo: “Ése es Chile, con ‘sh’, ‘Shilito’... Estoy segura de que en otra parte no se les ocurriría poner una tapita de bebida para equilibrar la mesa coja.

–¿Y esa idiosincrasia queda en evidencia en Los Ángeles de Estela?

–Absolutamente. También deja ver la crisis económica que vivimos. Y que la necesidad tiene cara de hereje, una realidad que resulta muy violenta.

En la teleserie El Señor de la Querencia interpretó a una prostituta que reivindicaba a su familia maltratada por un hombre abusivo

–Es interesante que el área dramática de un canal se haga cargo, aunque sea en tono de comedia, de un tema que ha golpeado a tanta gente.

–En Chile no hay planes sociales que sostengan a las personas ante una emergencia tan grande como la pérdida de un trabajo o de una casa. Cuando eso sucede, la gente se pregunta: “¿Y ahora qué hacemos?”. Todo comienza con un problema económico, pero también está la crisis humana que esa situación conlleva. Ése es el asunto: que las economías manejan familias, afectos, pero nos tratan como si fuéramos piezas del Metrópolis, y es ahí donde se triza todo.

Su personaje es una chica fashion bastante cómoda y con- sentida. Una socialité a la que le da por trabajar en el centro de estética de su madre (Coca Guazzini), el mismo lugar donde han llegado a emplearse tres empresarios azotados por la debacle económica (Jorge Zabaleta, Francisco Pérez- Bannen y Cristián Arriagada). “Ella se descuadra en el minuto en que su papá muere. Él era su amor y se queda con una mamá con quien no tiene ninguna onda. Le viene la ira, el odio al mundo y a sí misma... No sabe hacer nada, es inútil, nunca ha trabajado, no tiene un gramo de consideración por nadie, ni por ella. Es destructiva a morir.

–¿Tuviste que aprender los códigos que se manejan en un centro de estética?

–Mi personaje no habla del viso ni se aplica labial, no tiene la jerga técnica, pero los looks de la teleserie están muy jugados. Ella es la hija de la dueña del centro más top y crée- me que no anda en buzo.

–Hablando de los looks, el de Claudio Arredondo es sorprendente (es un peluquero que adora la estética de los 80).

–¡Ah, no... Es que te morí! No puedo grabar escenas con él sin que me reten: “¡Begoña! Vamos a repetir, porque se nota que te estás riendo”. Antes de hablar, una ya no puede más de la risa. Ese pelo... (una peluca larga y cuidadosamente peinada) ¡Nooo! Es de alto impacto. Aparte que es tan cómico; si las mejores tallas las tira él.


Sobre esta noticia

Autor:
Fidelam (4709 noticias)
Visitas:
209
Tipo:
Nota de prensa
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.