Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Ecoliberal escriba una noticia?

El socialismo es la mayor amenaza para el medio ambiente

4
- +
29/10/2019 03:00 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

image

imageSi queremos una verdadera alternativa a los combustibles fósiles que mejore el medio ambiente, reduzca las emisiones y fortalezca el bienestar global, sólo vendrá del libre mercado. La evidencia histórica y los incentivos económicos nos muestran que el intervencionismo y el socialismo nunca protegen el medio ambiente; sólo lo utilizan como un subterfugio para aumentar el control de la economía al tiempo que subvencionan a los contaminadores bajo la excusa del «empleo» utilizando el término «sectores estratégicos». El intervencionismo, de hecho, pone todos los obstáculos a la innovación tecnológica y a los desarrollos disruptivos:

En primer lugar, porque la tecnología y la competencia reducen el poder del gobierno cuando se trata de la formación de precios y la vertebración económica de la sociedad. Esto significa que el estado es el que elige a los ganadores y perdedores, así como cuándo, dónde y cómo gastar.

En segundo lugar, porque la tecnología disruptiva es desinflacionaria y no permite a los gobiernos llenar a las empresas abultadas con puestos políticos en conglomerados ineficientes controlados por el poder político. La razón fundamental por la que el intervencionismo nunca defenderá el medio ambiente y la innovación es que detesta la competencia y la tecnología y la competencia debilita su poder. Sin embargo, en las protestas que vemos en los medios de comunicación de todo Occidente, el silencio es ensordecedor sobre las economías más intervencionistas controladas por los gobiernos y sus empresas estatales, que son las que más contaminan del mundo. Por eso es triste que algo que todos deberíamos apoyar ?la protección del medio ambiente? se convierta (como tantos otros objetivos compartidos por todos) en un instrumento de propaganda para encubrir la forma más deplorable y absoluta de intervencionismo.

No se trata de proteger el medio ambiente, sino de proteger la búsqueda de rentas políticas, que es muy atractiva para los políticos más intervencionistas porque es la única manera de seguir ejerciendo un poder que se les escapa de las manos cuando hay verdadera competencia, mejora tecnológica y transparencia.

La realidad es que los sistemas intervencionistas nunca defienden la mejora del medio ambiente, sino que pretenden apropiarse de la bandera climática para hacer lo contrario y luego culpar al enemigo externo más cercano. La politización de la acción climática no defiende el medio ambiente, sino que encubre el intervencionismo. De ahí el silencio sobre los registros medioambientales de regímenes altamente intervencionistas como China e Irán.

China ha aprobado construir más capacidad de carbón instalada en los próximos doce años que toda la capacidad actual de EE.UU. y casi el doble de la de la Unión Europea. Mientras tanto, Irán es el país que más subvenciona las energías fósiles.

Los mayores subsidios a la contaminación son, por sorpresa, todos en países con baja libertad económica, gobiernos con el máximo control de la economía y con empresas estatales. De los 147 países que han ratificado los últimos acuerdos medioambientales, en más del 90%, las empresas y los sectores contaminantes son 100% públicos (los productores de los petroestados, las mayores centrales de carbón, las acerías, etc.).

image

Por supuesto, es muy fácil ser un «activista» en economías abiertas, atacando a las empresas que cotizan en bolsa que son la solución, no el problema. Es muy fácil aumentar los impuestos a los ciudadanos con una excusa ambiental y subvencionar a los sectores más contaminantes.

image

¿No le parece divertido leer que los países que nos dicen que tienen un compromiso medioambiental incuestionable tienen, al mismo tiempo, refinerías y centrales de carbón como grandes pilares de la inversión estatal en los próximos diez años? No porque sean necesarios, sino porque se trata de dos sectores en los que existe un exceso de capacidad a nivel mundial. Esto se hace porque lo que los intervencionistas siempre promueven por definición son los elefantes blancos. Construyen cosas por el bien de construir.

Más sobre

Cuando se ignora o rechaza la competencia y se abandona la lógica económica de la inversión, los gobiernos nunca promueven el cambio, sólo disfrazan las ineficiencias con buenas palabras.

Aquellos activistas ?no todos? que atacan a las empresas líderes innovadoras y a las economías abiertas, que son la solución, no lo hacen por falta de información o por ignorancia. Lo hacen porque su objetivo es diferente. Algunos activistas del clima están contentos de unirse a gobiernos totalitarios, teocracias y dictaduras (contaminantes o no) para destruir lo poco que queda del libre mercado en un mundo occidental que está ahogado precisamente por el intervencionismo.

Algunos activistas del clima parecen obsesionados con atacar a las empresas que han tenido éxito en el liderazgo de la tecnología, la sostenibilidad y el cambio ambiental, porque el objetivo no es tener campeones eficientes que sean capaces de liderar creando empleo, fortaleciendo su posición y creciendo en el mundo. El objetivo es expropiarlas para llenarlas de puestos políticos, exactamente lo que ha llevado a las compañías petroleras estatales globales a destruir el valor, la eficiencia y perpetuar el exceso de capacidad.

No es que los intervencionistas sean tontos o incoherentes en su silencio con Venezuela, China o Irán y sus ataques a empresas estadounidenses que mejoran el medio ambiente innovando y creciendo. El objetivo es que desaparezcan la competencia y la innovación privada, los dos factores que seguirán mejorando el mundo, reduciendo la pobreza y creando riqueza.

Esto es lo triste de los políticos que se llaman a sí mismos progresistas y que en realidad son regresivos, lo que quieren es tener conglomerados estatales que hundan la competitividad y distribuyan las posiciones por designación política. Esta es la fórmula perfecta para aniquilar la innovación y el cambio.

Sólo hay dos maneras de resolver los retos medioambientales: la competencia y la tecnología. Ningún gobierno obsesionado con el poder y los controles de precios defenderá esas opciones. Los eliminarán. Y está sucediendo en un país cerca de ti ahora mismo.

Los gobiernos intervencionistas quieren inflación y control. La tecnología y la competencia destruyen esos dos factores.

La tecnología y la competencia sólo pueden darse en un sistema capitalista donde el incentivo a la innovación se vea recompensado por el éxito y la destrucción creativa de los sectores obsoletos con el crecimiento de los productivos e innovadores, generando más y mejor bienestar para todos. Esto sólo puede ocurrir en el capitalismo. La libertad económica es la única garantía de la protección del medio ambiente.

image image

La descarbonización es imparable, pero sería aún más rápida sin las trampas de quienes hoy se presentan como salvadores de la Tierra, mientras que en realidad sólo imponen impuestos a los ciudadanos para perpetuar a los «campeones estratégicos nacionales» contaminantes.

La tecnología y la competencia pueden lograr la descarbonización de forma más rápida y eficiente. Pero la tecnología y la competencia reducen los precios y frenan el control gubernamental, dos cosas que los gobiernos odian.

Sólo los mercados libres dan la solución a los desafíos climáticos.

Fuente.


Sobre esta noticia

Autor:
Ecoliberal (1964 noticias)
Fuente:
miseshispano.org
Visitas:
56
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.