Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Jchpaez escriba una noticia?

Segunda vuelta en Chile: más labor social, no más neoliberalismo

05/01/2010 11:20 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Segunda vuelta presidencial del 17 de enero: La Concertación se enfrenta a dos dilemas internos: 1. La posición que tomarán los democristianos más derechizados y; 2. Qué votarán quienes siguen ciegamente a Marco Enríquez-Ominami

Por José-Christian Páez

El triunfo de Piñera, más que el triunfo de la derecha es la autoderrota de la Concertación hoy dividida. Es la autoderrota por traicionar sus propios principios fundacionales, cuales son los de enfrentar unidos a la derecha porque de este modo se rompe la tradicional votación de los tres tercios que restaba fuerza al gobierno que tenía que ser ratificado por el Congreso.

La derecha ha ganado la primera vuelta de las elecciones presidenciales 2009 con el peor resultado de las últimas tres elecciones, desde que Joaquín Lavín se presentara como candidato único, obteniendo 47, 51% (primera vuelta) y 48, 69% (segunda vuelta). Ese año de 1999, la Concertación fue liderada por Ricardo Lagos Escobar, obteniendo 47, 96% (primera vuelta) y 51, 31% (segunda vuelta). Otros candidatos como Tomás Hirsch (0, 51%), Gladys Marín (3, 19), Arturo Frei Bolívar (0, 38%) y Sara Larraín (0, 44%), respaldaron a Lagos en la segunda vuelta y parte importante de su exigua votación (4, 52%) se volcó en la del candidato de la Concertación.

Incluso, el mismo Piñera obtuvo, el 2005, 46, 5% (segunda vuelta) y si sumamos la votación obtenida en primera vuelta entre él y Joaquín Lavín (48, 64%) resulta más alta que este 44, 05% obtenido en 2009. Entonces, Michelle Bachelet recibió 45, 96% (primera vuelta), 2, 68% menos que Piñera y Lavín juntos, siendo un claro aviso de que algo estaba cambiando. No obstante, Bachelet se impuso en segunda vuelta con 53, 5% de los votos, haciendo creer a los dirigentes de la Concertación que sobre el filo de esa navaja todavía soplaban tiempos favorables a su proyecto.

El panorama político hoy es distinto. La Concertación ha obtenido 29, 6% de los votos, la más baja desde que en 1989 el país volviera a la democracia. El propio Frei Ruiz-Tagle recibió, en 1993, 57, 98% de las preferencias, es decir, hoy recibe 28, 38% menos de la votación de entonces. Es así como la derecha está a un paso de conquistar el poder después de 52 años sin conseguirlo por las urnas, desde que en 1958 Jorge Alessandri Rodríguez llegó a la presidencia por sufragio popular.

El anterior período de la derecha en el poder es el que sobrevino después del golpe de Estado de 1973, cuando esa derecha que representa Piñera usufructuó de los privilegios que recibía de la dictadura de Pinochet. La que hoy propicia el cambio, es esta derecha que estuvo diecisiete años en el poder hasta que en 1990 Chile retornó a la democracia. Ese año comenzó otro proyecto que sin duda ha beneficiado al país, aunque no ha conseguido solucionar todos los problemas.

Hay cierta desconsideración cuando la gente evalúa los gobiernos de la Concertación. Se cita las esperas en los hospitales, olvidando que en países desarrollados como España, una persona puede esperarse ocho a diez horas para ser atendido en un hospital cuando los servicios se ven sobrepasados por las circunstancias y otras deben esperar años hasta que puedan ser operadas, más aún si se trata de conseguir a un donante compatible. Las desigualdades no provienen de los gobiernos de la Concertación, sino del sistema capitalista neoliberal en el cual estamos metidos y éstas no se solucionan entregando el poder a la derecha, sino estableciendo nuevos parámetros de gobernabilidad, los cuales será utópico si quiera pensarlos si quien gobierna representa ese mismo stablishment que perpetúa aquello que, justamente queremos que cambie.

En Chile falta trabajo por hacer, pero ello requiere más labor social, no más neoliberalismo

El sistema capitalista neoliberal propicia que exista en la sociedad entre 15% y 20% de pobreza, entre 8% y 12% de cesantía. No existe la pobreza cero, no existe la cesantía cero, lo que persiste es ese estado de cosas desde el cual el sistema se nutre para seguir existiendo. Nadie puede negar que los gobiernos de la Concertación han tenido un alto contenido social. Pero cada quien exige y quiere más, como los mineros de Chuquicamata que presionan por un bono de 28 mil dólares, casi tres veces la renta per cápita de Chile, 62% de la renta per cápita de Alemania. La actitud de los mineros del cobre es la imagen de lo que cada votante chileno piensa hoy; se ha perdido la visión de conjunto, la visión de país.

En este escenario, la Concertación se enfrenta a dos dilemas internos: 1. La posición que tomarán los democristianos más derechizados y; 2. Qué votarán quienes siguen ciegamente a Marco Enríquez-Ominami.

Los democristianos: del golpe a Piñera

Son los mismos que llamaron al Golpe de Estado. Los mismos que después se arrepintieron porque comprendieron que Pinochet no les daría el poder a ellos. Los mismos que apartaron el Concilio Vaticano II porque removía sus intereses, ponía en tela de juicio sus principios morales y les abría una nueva dimensión de lo que es la justicia. ¿Votarán con el temor abierto porque los comunistas hoy tienen representación política? ¿Todavía no comprenden hacia dónde conduce a una sociedad la exclusión que por sí misma es injusta? Por tradición votaron por Allende y luego se arrepintieron; apoyaron el golpe de Estado y también se arrepintieron; No se puede vivir uno arrepintiendo toda la vida, ¿apostarán por Piñera para luego arrepentirse? Que no olviden que Radomiro Tomic escribió una radiografía acerca del futuro de Chile sostenido por el cobre y proyectó lo que sería la situación actual del metal rojo; Tomic tenía claro que esa riqueza podría financiar el cambio social que necesitaba Chile, un cambio oneroso pero justo, lento pero sólido, eficaz pero invisible. Esos democristianos deben reflexionar y comprender que hoy existe un punto de inflexión entre el Chile que hay y el Chile que podría ser y que ello depende de la decisión política que se tome hoy. La Concertación ha sido removida hasta sus cimientos en la elección de diciembre pasado, pero si la Concertación deja de gobernar será el futuro de Chile el que será removido hasta la desesperanza. El asesor de Piñera, actual director del departamento de Economía de la Universidad de Santiago (USACh), Guillermo Pattillo, propone que se privatice el 30% de Codelco. Por algo se empieza. Así la riqueza de todos terminará en las manos de unos pocos ahondando más la brecha social que el país tiene. Votar por Piñera equivale a vander Chile a los egoístas intereses de una clase acomodada.

Qué votarán los “Meos”

Catorce años antes del plebiscito del Sí o el No, el 5 de octubre de 1974, Miguel Enríquez cayó en combate. Su padre, el Dr. Edgardo Enríquez, ex rector de la Universidad de Concepción y ex ministro de Educación del presidente Salvador Allende, recordó en La Habana, en el acto de inauguración del Hospital Clínico “Miguel Enríquez”, la postura, el carácter, la resolución de su hijo ante el poder de esa derecha injusta y burlona: «En un momento dado, mientras hablaba un chileno, el senador Kennedy tomó el micrófono de la grabadora e hizo un comentario en inglés que provocó la hilaridad de toda su comitiva. Miguel, que estaba en el fondo de la sala, avanzó resueltamente y en medio de la sorpresa general tomó con decisión el micrófono de manos del senador norteamericano y en perfecto inglés le enrostró su actitud: “Usted, le dijo, ha venido aquí no interesado por nuestros problemas ni a buscarles solución. Usted está trabajando su campaña para la presidencia de Estados Unidos. No le acepto que venga a utilizarnos a nosotros para fines personales suyos. Si quiere chistes y hacer reír, yo también puedo contarle varios que se refieren a Vietnam, o a la explotación de nuestros obreros por capitales y sociedades nacionales y extranjeras. Vamos a Pueblo Hundido, junto a las minas de carbón de Lota, y allí podrán reírse ustedes hasta las lágrimas viendo tanta miseria y abandono”».

Quienes se dicen herederos de su legado, hoy optan no por quitarle el micrófono al Kennedy de turno, sino por dárselo con el escenario completo. Se basan en un eufemismo tan sarcástico como la hilaridad de Kennedy ante su audiencia, con tanta sorna como el grito de Alessandri al decir «¡aplaudan, chusma inconsciente!», dicen estos “meos” modernos que anular es lo justo, cuando anular es entregar en bandeja el poder a la derecha, y lo dicen como rebuznando porque de este modo castigan a la Concertación.

¿De qué se quiere castigar a la Concertación? ¿De la incapacidad de la izquierda para negociar con la Concertación entre los parámetros de la democracia chilena actual? ¿De la indolencia de la izquierda ante su propio pueblo al abandonarlo y dejarlo a merced del ideario UDI? Esta izquierda llorona, que dice que volverá el 2014, ha olvidado un principio básico: que toda la realidad es una lucha constante y que nadie vendrá a regalarle prebendas porque los derechos básicos que hoy ostentan los trabajadores son el fruto de esa lucha histórica que nunca acaba y entregarle en bandeja el gobierno a la derecha es renunciar a esa lucha y a todos los valores con los cuales se construyó esta izquierda sin la cual los más débiles serán arrasados tal como durante las grandes explotaciones que, además de ser parte de la historia, son la memoria viva de lo que nunca se debe olvidar. Todavía Chile ostenta una de las mayores desigualdades entre el quintil más rico y el quintil más pobre, falta trabajo por hacer, pero ello requiere más labor social, no más neoliberalismo.

El triunfo de Piñera, más que el triunfo de la derecha es la autoderrota de la Concertación hoy dividida


Sobre esta noticia

Autor:
Jchpaez (18 noticias)
Visitas:
6785
Tipo:
Opinión
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.