Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Ecoliberal escriba una noticia?

Russell Kirk

29/07/2019 02:00 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

image

imageBradley J. Birzer ha publicado una biografía enciclopédica del icono paleoconservador Russell Kirk, que junto con todas sus notas finales llega a casi 600 páginas. El trabajo incluye cualquier cosa que uno pueda querer saber sobre el fallecido gran residente de Mecosta, Michigan, y como ya he revisado el impresionante estudio de Birzer en otro lugar, podría ser apropiado enfocarse aquí en un aspecto particular de su libro que podría interesar a los lectores de este sitio web. Birzer incluye breves pero fascinantes comentarios sobre la relación entre Kirk y Murray Rothbard, y al menos algunos de los memorandos citados sobre la actitud inicial de Murray hacia Kirk fueron publicados con la ayuda de David Gordon. Como los que leen este sitio web deben saber y como nos dice Birzer, en 1992 Russel y Murray se reunieron (junto conmigo y otros invitados) para «trazar estrategias» sobre la candidatura presidencial de Pat Buchanan. En el encuentro, los dos antiguos rivales se llevaban de maravilla, y uno nunca se hubiera imaginado que alguna vez se habían estado agitando el uno contra el otro con furia. Mientras que Rothbard en la década de los cincuenta e incluso más tarde acusó a Kirk y a otros de su persuasión de «atacar descaradamente la libertad» y contaminar el antiestismo «con doctrina malvada», Kirk devolvió el cumplido al identificar a Rothbard con todo lo que detestaba sobre la filosofía libertaria. Como señala Birzer, Rothbard había «personificado» el libertario para Kirk «que no puede soportar ninguna autoridad temporal o espiritual» y que a menudo descendía a la «excentricidad sexual».

Es posible ver este combate verbal, que tuvo lugar sobre todo en los años cincuenta, como una característica de una fase temprana en la carrera de sus participantes. Y hay amplia evidencia para esta afirmación. Los ataques mutuos cesaron después de un tiempo; y al menos en el caso de Murray, las acusaciones que formuló contra Kirk en la década de los cincuenta por ser «antidemocrático» y estar asociado con la «derecha cristiana de cebos rojos» no suenan como el Murray Rothbard a quien conocía desde finales de la década de los ochenta en adelante. (David Gordon, discípulo y biógrafo de Rothbard, ve más continuidad en las posiciones políticas de Murray que yo) Para 1992 Murray se había establecido, como Pat Buchanan y Lew Rockwell, como una figura de la derecha populista; y también Kirk, a juzgar por el proyecto político que compartía con Murray.

También es evidente que hubo otras consideraciones que atrajeron a los dos hombres, algo que traté de explicar sobre la base de conjeturas en mis Encuentros autobiográficos. Kirk no estaba especialmente interesado en la política. Apoyó a varios candidatos a cargos públicos y, en igualdad de condiciones, votó a los Republicanos. Pero a diferencia de los Republicanos del establishment, él era crítico de la intervención extranjera. Expresó su repulsa por la destrucción causada por los bombarderos estadounidenses en la Segunda Guerra Mundial y nunca se sintió cómodo entre los apocalípticos anticomunistas con los que se asoció a regañadientes en National Review. Al igual que Murray Rothbard, se opuso firmemente a la intervención estadounidense en la Primera Guerra del Golfo. Kirk, como subraya Birzer, aborrecía el libertarismo como una postura estético-moral y no perdió ninguna oportunidad de denunciarlo como tal. Pero lo que denunciaba estaba asociado en su mente con una de sus principales bestias negras, Ayn Rand, y con el odiado utilitarismo de John Stuart Mill. El libertarismo para Kirk no se trataba de los temas en los que él y Murray llegaron a un acuerdo, el rechazo del internacionalismo liberal como política exterior estadounidense, la necesidad de desmantelar el gigante administrativo moderno, la imprudencia de la inmigración acelerada del Tercer Mundo, y la necesidad de resistir a la izquierda cultural. En todos estos puntos, Kirk y Rothbard estaban exactamente del mismo lado cuando se encontraron con Pat Buchanan.

Hay una característica de la obra de Kirk a la que la derecha aislacionista se opuso; y puede ser necesario entenderla en el contexto de sus otros puntos de vista. Kirk fue un apasionado anglófilo y su obra magna The Conservative Mind (1953) celebra un «conservadurismo angloamericano» específico. El énfasis de Kirk en la herencia inglesa de Estados Unidos y su indiferencia o disgusto por el pensamiento político continental (particularmente de la variedad alemana) han llevado a algunos a creer que pertenecía al lado pro-inglés, leido, intervencionista, de las relaciones internacionales. Pero en el caso de Kirk, no hubo ninguna consecuencia de su predilección cultural por sus opciones políticas. Se inclinó consistentemente hacia el lado no intervencionista en las guerras extranjeras y fue profundamente hostil a los neoconservadores, que aún lo siguen haciendo por Churchill y la «Anglosfera».

Hay dos posiciones tomadas por Kirk que Birzer no menciona pero que recuerdo claramente de las conversaciones. Kirk parecía haber tomado partido por los argentinos contra la heroína neoconservadora Margaret Thatcher. (Es comprensible que reaccionara a la histeria de los medios de comunicación estadounidenses, y especialmente de la prensa neoconservadora, contra el «fascista latino» Leopoldo Galtieri y la repentina y fingida popularidad de la monarquía inglesa en el momento del conflicto de las Islas Malvinas). También Kirk simpatizaba con los nacionalistas escoceses antes de que se volvieran transparentemente izquierdistas. Sus comentarios sobre estos asuntos me confirmaron lo poco que la anglofilia de Kirk determinó sus posiciones políticas. Siempre fue personalmente amable con Leo Strauss y, según Birzer, ayudó a fundar la Edad Moderna en 1956 como foro para las ideas de Strauss así como para las de otros de la derecha. Pero como humanista cristiano fuertemente marcado por el estoicismo antiguo y como no intervencionista instintivo en asuntos exteriores, Kirk tenía poco en común con Strauss, y mucho menos con sus discípulos. Como los buenos momentos rara vez quedan impunes, esos mismos discípulos insultaron libremente a Kirk como un imbécil y usaron sus posiciones en el consejo de la Fundación Nacional para las Humanidades durante los años de Reagan para evitar que Kirk fuera nombrado conferencista del Día de Jefferson. Tal vez para su desventaja, como aprendí de la biografía de Birzer, fue Kirk quien recomendó a Reagan el desafortunado erudito literario conservador sureño M. E. Bradford para la dirección del National Endowment for the Humanities. Las guerras conservadoras que estallaron después, como señala Birzer, «continúan hasta el día de hoy».

El artículo original se encuentra aquí.


Sobre esta noticia

Autor:
Ecoliberal (1799 noticias)
Fuente:
miseshispano.org
Visitas:
1162
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.