Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Redacción Política escriba una noticia?

El gran reto del rey de España, tener un candidato a presidente con opciones

18/01/2016 16:20 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

image

El rey de España Felipe VI, cuyo papel es principalmente simbólico, es ahora el foco de todas las miradas, ya que debe, al término de una ronda de consultas empezadas este lunes, proponer a un candidato a presidente del Gobierno, en un inédito y fragmentado panorama político.

El monarca, de 47 años, en el trono desde junio de 2014, afronta una situación novedosa: por primera vez desde las primeras elecciones democráticas, en 1977, tras cuarenta años de dictadura franquista, el Parlamento no cuenta con una mayoría clara.

El Partido Popular, del presidente del Gobierno saliente, Mariano Rajoy, ganó las elecciones, pero con 123 diputados de 350, está lejos de la mayoría absoluta. Los socialistas lograron 90 escaños; Podemos y sus aliados, 69; y Ciudadanos, 40.

Hasta ahora, los resultados electorales "se prestaban poco a elucubraciones, bien porque el partido político ganaba con mayoría absoluta" o lo "suficientemente amplia para que convergieran sobre él los votos" para la investidura, dice a la AFP el catedrático de derecho constitucional, Antonio Torres del Moral. Esto suponía que el rey, encargado de proponer un candidato a presidente del Gobierno, previa consulta con los partidos, contaba de antemano con un nombre, algo que no ocurre ahora.

Rajoy insiste en presentarse como candidato a la investidura, pese a no contar con los apoyos necesarios.

El rey no tiene límite de tiempo para proponer un candidato y sólo si éste no logra ser investido, por mayoría absoluta en primera votación o simple en una segunda, se abre un plazo de dos meses al término del cual, si persiste el vacío, hay que convocar nuevas elecciones.

"Es un momento muy delicado para el propio rey, porque si los partidos políticos no le dan la solución, no le presentan una solución pactada, él va a tener que tomar decisiones", dice a la AFP José Apezarena, biógrafo del rey Felipe VI.

- Rey negociador -

En una situación como esta, "la libertad del rey es mayor, pero no en el sentido de proponer sin más a quien él desee, sino en el de tomar un papel más activo como intermediario o negociador" en las consultas, matiza el catedrático Antonio Bar Cendón en su estudio 'Nombramiento del presidente del gobierno: artículo 99'.

El rey Felipe VI tendrá que desplegar toda su capacidad de diálogo, una capacidad de la que dio sobradas muestras su padre, Juan Carlos I, para pilotar la transición política de la dictadura a la democracia.

"El rey de España no tiene que tomar decisiones tan dramáticas como su padre, (pero) en el clima de debilitamiento de la imagen de la monarquía española, por razones que todos conocemos, si lograra salir de esta crisis, sería un tanto para la monarquía", dice el profesor de ciencias politicas Jean-Michel de Waele, de la Universidad Libre de Bruselas, aunque admite ser escéptico sobre un acuerdo, por la disparidad de las fuerzas políticas en liza.

Felipe VI no tiene ningún deber constitucional de proponer al candidato del partido más votado, pero, según el catedrático Roberto Blanco, de la Universidad de Santiago, lo debe hacer para escoger un criterio objetivo y así, "no tomar partido", salvo que dicho candidato renuncie.

- Candidato "ficticio" -

Si fracasaran los intentos de investidura del Partido Popular, de Mariano Rajoy, Felipe VI debería "seguir haciendo propuesta hasta que el plazo (de dos meses) expire", afirma la catedrática de derecho Yolanda Gómez a El Mundo. "Después de Rajoy, tiene que proponer a Pedro Sánchez, e incluso teóricamente, podría continuar proponiendo a Pablo Iglesias (Podemos) o a Albert Rivera (Ciudadanos)", añade Gómez.

En teoría, tras una primera investidura fallida, el rey también podría dilatar las consultas hasta el momento de celebrar nuevas elecciones, pero "lo que jurídicamente es posible, políticamente es impensable, porque supondría un enfrentamiento de la Corona con la representación popular", según El País.

En todo caso, "el rey puede tener un papel de facilitador, facilitador no es negociador y tampoco es hacedor de primer ministro", considera Jean-Michel de Waele, quien no cree que Felipe VI "tenga mucho más margen de maniobra que el rey de los belgas o un monarca en un sistema escandinavo".


Sobre esta noticia

Autor:
Redacción Política (31941 noticias)
Fuente:
AFP
Visitas:
4544
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Etiquetas

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.