Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Ecoliberal escriba una noticia?

Una república de gobierno limitado frente a un Estado de seguridad nacional

7
- +
26/01/2020 03:00 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

image

imageEl peor error que el pueblo estadounidense ha cometido en toda la historia de los Estados Unidos fue permitir la conversión del gobierno federal en un Estado de seguridad nacional. Esa conversión ha jugado un papel importante en la destrucción de nuestra libertad, privacidad y bienestar económico.

¿Qué es un Estado de seguridad nacional? Es una estructura gubernamental de tipo totalitario que consiste en un enorme establecimiento de inteligencia militar con poderes extraordinarios, como la detención indefinida, la tortura, la vigilancia secreta e incluso el asesinato de ciudadanos y extranjeros.

Para poner el asunto en un contexto más amplio, Corea del Norte es un Estado de seguridad nacional. También lo son Egipto, China, Cuba y Rusia. Y los Estados Unidos. Todos los regímenes de esos países ejercen poderes totalitarios.

No siempre fue así en los Estados Unidos. Nuestra nación fue fundada como una República de gobierno limitado y permaneció así durante casi 150 años. Sin Pentágono, ni CIA, ni NSA. Había un ejército, pero era relativamente pequeño, lo suficientemente grande como para ganar batallas contra las tribus indígenas o un país vecino débil y empobrecido como México, pero ni de cerca lo suficientemente grande como para participar en guerras por todo el mundo.

Así lo querían nuestros antepasados estadounidenses. Lo último que querían era un gobierno federal que tuviera un gran establecimiento permanente de inteligencia militar. Eso se debe a que creían que ese tipo de sistema de gobierno inevitablemente destruiría su libertad y su bienestar.

Cuando los delegados se reunieron en la Convención Constitucional, su tarea era simplemente modificar los Artículos de la Confederación, un tercer tipo de estructura gubernamental, bajo la cual los estados habían estado operando por más de una década. Bajo los Artículos, los poderes del gobierno federal eran tan débiles que (entiéndase esto) ni siquiera tenía el poder de gravar con impuestos. Imagínese: durante más de diez años, los estadounidenses vivieron bajo un gobierno al que se le prohibió imponer cualquier tipo de impuesto.

Pero había problemas con los Artículos, y el propósito de la Convención Constitucional era encontrar soluciones a esos problemas a través de modificaciones. En lugar de eso, los delegados de la convención, que se reunieron en secreto, presentaron una propuesta totalmente diferente, que exigía un tipo diferente de sistema de gobierno: una república de gobierno limitado, en la cual el gobierno federal tendría más facultades, incluso la de imponer impuestos.

Los estadounidenses eran extremadamente recelosos. Creían que la mayor amenaza para la libertad y el bienestar de una ciudadanía no radicaba en un régimen extranjero, sino en su propio gobierno. También entendían que la forma en que los gobiernos, a lo largo de la historia, habían destruido la libertad de sus ciudadanos era, en gran parte, por el poder de sus fuerzas militares. Si la gente disentía o se rebelaba contra lo que el gobierno estaba haciendo, los funcionarios podían emplear la fuerza militar para sofocar la rebelión. Pero si no poseían un ejército poderoso, carecían de los medios para hacerlo, lo que les impediría hacer cosas malas a la ciudadanía.

Considere las protestas que están teniendo lugar actualmente en Hong Kong. ¿Qué ha hecho el gobierno chino para enviar el mensaje de que tales protestas serán toleradas sólo hasta cierto punto? Ha enviado un gran contingente militar a la frontera de Hong Kong. Si los funcionarios chinos quieren sofocar esas protestas, lo harán por la fuerza militar. Y no se equivoquen: los soldados chinos de esas unidades seguirán fiel y lealmente las órdenes de sus oficiales superiores.

Supongamos que los defensores de la Constitución le hubieran dicho al pueblo estadounidense,

La Constitución creará un gobierno federal que incluirá un vasto, permanente y creciente establecimiento de inteligencia militar, con bases militares y de inteligencia en todo Estados Unidos y el mundo. Junto con el presidente, las fuerzas armadas tendrán el poder de involucrar a la nación en una guerra en cualquier parte del mundo sin el consentimiento del Congreso. Tendrá el poder de espiar y mantener archivos sobre el pueblo americano, para mantenerlo a salvo. Tendrá el poder de tomar a los estadounidenses en custodia y colocarlos en calabozos militares o campos de prisioneros de inteligencia secretos, donde pueden ser torturados. También tendrá el poder de asesinar a los estadounidenses.

Si el pueblo estadounidenses hubiera escuchado eso de los delegados de la Convención Constitucional, se habrían muerto de risa. Habrían pensado que era una broma. Cuando más tarde se enteraron de que los delegados hablaban totalmente en serio, el pueblo estadounidense habría rechazado sumariamente el acuerdo y en su lugar habría seguido operando bajo los Artículos de la Confederación.

De hecho, la razón por la cual los estadounidenses se mostraron tan recelosos con la propuesta ofrecida por los proponentes de la Constitución fue que les preocupaba que pudieran estar creando un gobierno que ejerciera ese tipo de poderes omnipotentes. Por eso se oponían tanto a lo que llamaban un «ejército permanente», que era su término para un establecimiento grande y permanente de inteligencia militar.

Los proponentes de la Constitución aseguraron a los estadounidenses que eso nunca podría suceder. La razón fue que la carta que dio existencia al gobierno federal también, al mismo tiempo, delineó sus poderes. Si un poder no estaba listado en la Constitución, entonces simplemente no existía, lo que significaba que no podía ser ejercido en contra de la ciudadanía.

Sobre la base de esa garantía, pero aún con recelo, el pueblo estadounidense aprobó el acuerdo, pero sólo con la condición de que la Constitución fuera enmendada inmediatamente después de ser aprobada. Las enmiendas establecerían restricciones expresas a los poderes de los funcionarios federales para destruir la libertad y el bienestar del pueblo.

Algunos proponentes de la Constitución respondieron que esas restricciones eran innecesarias, porque si el poder de destruir la libertad y el bienestar de la gente no figuraba en la Constitución, no se podía ejercer. Una carta de derechos, dijeron esos proponentes, sería superflua.

Pero los estadounidenses no estaban dispuestos a conformarse con ese principio. Sabiendo que la gente que se siente atraída por el poder político inevitablemente inventa buenas excusas para destruir la libertad de la gente, los estadounidenses querían dejar doblemente claro que los funcionarios federales carecían de poder para hacerles cosas tiránicas. Por eso les prohibieron expresamente que destruyeran la libertad de expresión, la libertad de prensa, la libertad de religión, el derecho de reunión, el derecho a poseer y llevar armas y otros.

Sin embargo, eso no fue todo. Las Enmiendas Cuarta, Quinta, Sexta y Octava restringían expresamente el poder de los funcionarios federales para matar tanto a estadounidenses como a extranjeros. El gobierno no podía matar a nadie ni privar a nadie de la libertad o la propiedad sin el «debido proceso de ley», término que se remontaba a esa Carta Magna de 1215, cuando los barones de Inglaterra obligaron a su rey a reconocer que sus poderes sobre ellos eran limitados.

El debido proceso requería una notificación formal de los cargos y un juicio antes de que el gobierno pudiera matar a alguien o quitarle su libertad o su propiedad. Si una persona era atacada, la Carta de Derechos garantizaba que podía elegir ser juzgada por un jurado de ciudadanos comunes y no por un juez o una corte. Al reconocer el poder inherente del gobierno, las enmiendas garantizaron también que la persona que fuera objeto de la agresión pudiera tener un abogado que la representara. También se prohibió al gobierno que realizara registros sin órdenes judiciales basadas en la causa probable de que se hubiera cometido un delito. También prohibieron que los funcionarios federales infligieran lo que llamaron castigos «crueles e inusuales» a las personas.

Los monstruos

Nuestros antepasados americanos habían creado una República de gobierno limitado, un tipo de sistema político en el que se delegaban muy pocos poderes al gobierno y en el que la Carta de Derechos prohibía expresamente el ejercicio de poderes de tipo totalitario. Aunque se hacían tratos políticos a escondidas, las operaciones generales del gobierno eran abiertas y transparentes. Ese era el sistema de gobierno bajo el cual los estadounidenses vivieron durante casi 150 años.

Al mismo tiempo, Estados Unidos adoptó una política exterior no intervencionista, en la cual el gobierno federal no involucraba a la nación en conflictos, guerras, disputas, revoluciones o golpes de Estado extranjeros. Esta política exterior se resumió en un discurso que el secretario de Estado John Quincy Adams pronunció ante el Congreso el 4 de julio de 1821. Titulado «In Search of Monsters to Destroy», el discurso señaló que la política exterior de los Estados Unidos de fundación no era enviar fuerzas militares en el extranjero para salvar a los extranjeros de las condiciones monstruosas en sus países, incluyendo las dictaduras, hambrunas, guerras y revoluciones. Si Estados Unidos abandonara alguna vez esa política exterior no intervencionista, advirtió Adams, los funcionarios estadounidenses comenzarían a comportarse como dictadores.

¿Significa eso que los estadounidenses son indiferentes a las dificultades de los extranjeros? Todo lo contrario. Sólo significaba que no los ayudarían trayendo muerte y destrucción a sus tierras por medio de la fuerza militar. En vez de eso, Estados Unidos abriría sus fronteras a cualquiera que lograra escapar de sus condiciones, sin posibilidad de que fuera rechazado y devuelto a la fuerza a su patria.

El cambio hacia el imperio y la intervención comenzó en 1898, durante la Guerra hispanoamericana. Ciertas colonias españolas estaban librando una guerra de independencia contra España. El gobierno de EEUU intervino en su nombre. Sin embargo, tan pronto como España fue derrotada, el gobierno de EEUU asumió el control sobre algunas de las antiguas colonias. Así fue como Estados Unidos adquirió Puerto Rico, el control sobre Cuba (y la base militar estadounidense en la Bahía de Guantánamo), Guam y las Filipinas. En las Filipinas, las fuerzas estadounidenses mataron a cientos de miles de filipinos que seguían luchando por su independencia, esta vez de Estados Unidos. Se pensaba que para que Estados Unidos se convirtiera en una gran nación, tenía que convertirse en un imperio y adquirir colonias, tal como lo habían hecho los imperios español y británico.

Después de eso vino la intervención de los Estados Unidos en la Primera Guerra Mundial. Woodrow Wilson sostuvo que la intervención de los Estados Unidos traería consigo el fin de todas las guerras y haría que el mundo «fuera seguro para la democracia» al derrotar total y completamente a Alemania. A pesar de la pérdida de decenas de miles de hombres estadounidenses, Adolf Hitler, Benito Mussolini y Joseph Stalin llegaron más tarde al poder en Alemania, Italia y Rusia.

Una vez que estalló la Segunda Guerra Mundial, los estadounidenses se opusieron abrumadoramente a intervenir de nuevo. Pero Franklin Roosevelt tuvo éxito al provocar que Japón «disparara el primer tiro» con su ataque a Pearl Harbor, lo que provocó la entrada de Estados Unidos en la guerra más mortal y destructiva que el mundo haya visto jamás.

La CIA

Cuando la guerra terminó finalmente en 1945, los estadounidenses estaban extasiados de que el régimen nazi y el Imperio Japonés habían sido derrotados, y que sus vidas podían volver a la normalidad. No tan rápido, los funcionarios de EEUU le dijeron a los estadounidenses. Dijeron que aunque las potencias del Eje habían sido derrotadas, los Estados Unidos se enfrentaban ahora a otro enemigo, uno que podría decirse que era más peligroso que el Eje. Ese enemigo era el comunismo o, para ser más exactos, una conspiración comunista internacional para apoderarse del mundo que tenía su base en Moscú, Rusia. Los comunistas venían a buscarnos, dijeron los funcionarios estadounidenses, y a apoderarse del gobierno y la nación de Estados Unidos.

Por lo tanto, sostenían, sería necesario intervenir en las guerras calientes para impedir que los rojos avanzaran hacia América, y para librar una «guerra fría» contra la Unión Soviética. Así es como decenas de miles de soldados estadounidenses fueron sacrificados en las guerras civiles de Corea y Vietnam. Los funcionarios estadounidenses dijeron que si Estados Unidos no intervenía en esos conflictos, los rojos no tardarían en llegar a nuestra puerta.

Esa guerra fría fue lo que provocó la conversión del gobierno federal de una República de gobierno limitado a un estado de seguridad nacional, que era lo que era la Unión Soviética. Los funcionarios estadounidenses sostuvieron que un sistema de gobierno de tipo República limitada no sería rival para un sistema de estado de seguridad nacional, dado que este último no imponía restricciones a los agentes para que hicieran lo que fuera necesario para ganar. Para evitar que los comunistas se apoderaran de Estados Unidos, sería necesario convertir el gobierno federal en el mismo tipo de sistema de gobierno que tenía la Unión Soviética. La implicación, por supuesto, era que tan pronto como Estados Unidos ganara la Guerra Fría, los estadounidenses podrían recuperar su república de gobierno limitado.

Poco después de que se estableció la CIA en 1947, aparentemente como una agencia de «recolección de inteligencia» para proporcionar información secreta al presidente, empezó a especializarse en el arte del asesinato, incluyendo la preparación de un «manual de asesinatos» altamente secreto que explicaba varios métodos de asesinato y, de igual importancia, cómo evitar que la gente descubriera que se trataba de un asesinato patrocinado por el estado. La Quinta Enmienda fue destripada. Con el fin de proteger la seguridad nacional, el gobierno federal, a través de la CIA, ahora tenía el poder de privar en secreto a cualquiera que quisiera.

En 1953, la CIA inició en secreto un golpe de Estado en Irán que expulsó del poder al primer ministro del país elegido democráticamente, Mohammad Mossadegh, y lo reemplazó con el sha de Irán, uno de los dictadores más brutales del mundo. La idea era que Mossadegh se inclinaba hacia el comunismo. En 1979, harto de la tiranía apoyada por los Estados Unidos bajo la cual habían sufrido durante veinticinco años, el pueblo iraní se rebeló y expulsó al sha del poder. Desafortunadamente, no tuvieron éxito en la restauración del sistema democrático que la CIA había destruido, dejándolos sufriendo bajo un tipo diferente de dictadura. El golpe de la CIA es la raíz de las malas relaciones entre Irán y los Estados Unidos hoy en día.

Un año después, 1954, la CIA inició secretamente un golpe de estado en Guatemala, que logró derrocar al presidente democráticamente elegido de ese país, Jacobo Árbenz, que era socialista, y reemplazarlo por un dictador militar pro-estadounidense. Árbenz tuvo la suerte de poder escapar del país, porque la CIA había preparado una lista de asesinatos que sin duda lo tenía a la cabeza. Ese golpe incitó una guerra civil de treinta años que mató a más de un millón de guatemaltecos.

Después de que la Revolución Cubana (1959) llevara al poder a un régimen comunista, el Pentágono y la CIA, junto con otros funcionarios estadounidenses, se volvieron apopléjicos. Estados Unidos no podía sobrevivir con una «daga comunista» apuntando a su garganta desde sólo noventa millas de distancia, dijeron. Así, la CIA lanzó una infructuosa invasión de la isla, varios intentos fallidos de asesinato contra el presidente cubano Fidel Castro y un brutal embargo económico que, en combinación con el sistema socialista de Castro, ha exprimido la sangre económica del pueblo cubano. La incesante búsqueda del establecimiento de la seguridad nacional para efectuar un cambio de régimen en Cuba también llevó a Estados Unidos y a la Unión Soviética al borde de la guerra nuclear.

El hecho es que nunca hubo ninguna posibilidad de que los comunistas vinieran a por nosotros y se apoderaran del gobierno federal y del país. La Guerra Fría fue un gran fraude que enriqueció a un sinnúmero de personas, entre ellas un ejército de contratistas y subcontratistas de «defensa» que se enriquecieron alimentándose en los comederos públicos. Lo más importante es que la Guerra Fría y la forma de gobierno de seguridad nacional-estatal que la acompañó lograron destruir los derechos y libertades del pueblo estadounidense.

El Medio Oriente

Repentina e inesperadamente, la Guerra Fría terminó en 1989, cuando la Unión Soviética, que se había declarado en bancarrota, lo dejó. El Muro de Berlín cayó y las tropas rusas salieron de Europa del Este.

No hace falta decir que el establecimiento de la seguridad nacional estaba preocupado por su futuro. El hecho de que no hubiera más guerra fría obviamente significaba que los estadounidenses tenían derecho a que les devolvieran su República de gobierno limitado. Pero el Pentágono, la CIA y la NSA no estaban ansiosos por ser desmantelados. Poco después del final de la Guerra Fría, intervinieron en la Guerra del Golfo Pérsico contra su antiguo socio y aliado, Saddam Hussein, que inició una campaña estadounidense de treinta años de muerte, destrucción y humillación contra los pueblos del Medio Oriente.

No es sorprendente que esa campaña haya engendrado una profunda ira y furia entre la gente que fue blanco de la muerte y la destrucción. Fue entonces cuando comenzó el retroceso del terrorismo antiamericano. Empezó con el ataque de 1993 al World Trade Center, al que siguieron los ataques al USS Cole, a las embajadas estadounidenses en África Oriental y los ataques del 11 de septiembre.

Los ataques del 11-S le dieron al gobierno federal lo que nuestros antepasados americanos habían temido cuando se les propuso la Constitución, un gobierno que consistía en un masivo y creciente establecimiento de inteligencia militar con poderes omnipotentes y totalitarios para mantener a la nación «a salvo» del revés terrorista que los funcionarios americanos habían producido con su intervencionismo.

Así es como los estadounidenses han terminado con un gobierno que ejerce el poder de tomarlos en custodia y arrojarlos indefinidamente a un calabozo militar, y torturarlos en cualquier medida. Así es como los estadounidenses han terminado con un gobierno que ejerce el poder de llevar a cabo una vigilancia secreta sobre ellos, tal como lo hacen los funcionarios del gobierno en China, Corea del Norte y Cuba. Así es como los estadounidenses han terminado con un gobierno que ejerce el poder de asesinarlos.

No es posible considerar libre a alguien que vive bajo un sistema de gobierno de Estado de seguridad nacional. Nuestros antepasados lo entendieron. Sus sucesores que viven hoy en día todavía no lo han entendido. O si lo han descubierto, han optado por cambiar la libertad por la pretensión de la seguridad y la protección.

Para los estadounidenses que quieren libertad, un prerrequisito necesario es la restauración de una república de gobierno limitado y una política exterior no intervencionista, que necesariamente implica el desmantelamiento, no la reforma, del Pentágono, el complejo industrial-militar, la CIA y la NSA.

Fuente.


Sobre esta noticia

Autor:
Ecoliberal (2139 noticias)
Fuente:
miseshispano.org
Visitas:
125
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.