Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Fidelam escriba una noticia?

Recuerdo "Me fui a ofrecer de corista al Bim Bam Bum"

02/10/2009 17:44 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Este reportaje es hoy una leyenda: la escritora Isabel Allende tiende a referirse en las entrevistas a su labor en revista Paula como un tiempo luminoso en el que incluso tuvo que ponerse plumas

Me fui a ofrecer de corista al Bim Bam Bum"

Este reportaje es hoy una leyenda: la escritora Isabel Allende tiende a referirse en las entrevistas a su labor en revista Paula como un tiempo luminoso en el que incluso tuvo que ponerse plumas y lentejuelas para bailar en un teatro de variedades, el Bim Bam Bum. El lugar cerró sus puertas poco después, a consecuencia del toque de queda impuesto tras el golpe de Estado e Isabel Allende se transformó en una novelista de fama mundial.

Este reportaje es hoy una leyenda: la escritora Isabel Allende tiende a referirse en las entrevistas a su labor en revista Paula como un tiempo luminoso

Por Isabel Allende.

¿Quién podría resistir un aviso tan tentador? Y empleada particular más encima... Cuando yo lo vi en el diario pensé con envidia en las hermosas de un metro setenta que podían postular. Da rabia ser petisa. Una vez antes quise ser azafata, pero también se necesitaba una altura mínima, así es que ni siquiera soñé con presentarme, y eso que tenía varios años menos, hablaba idiomas y me consideraba perfectamente capaz de pasar bandejas. (Además siempre me ha parecido estúpido que las azafatas tengan que ser altas. Después de todo, mientras menos pesen y midan, menos carga lleva el avión). Por todas estas razones, casi me caigo sentada de sorpresa cuando Delia Vergara me dijo con toda seriedad que me presentara al Bim Bam Bum como candidata al puesto de bailarina. –¡Pero si me faltan quince centímetros para el metro setenta! No me van a dejar pasar de la portería –alegué. –Nada se pierde con hacer la prueba –dijo Delia. –¿Y por qué tengo que ir yo? ¡Soy la única del equipo que no mide el metro setenta! –Porque a ti no te importa hacer el ridículo! –fue su escueta respuesta. ¡No digo yo..! Una vez que una empieza en esta pendiente de reírse de sí misma los demás le pierden el respeto a una.


Sobre esta noticia

Autor:
Fidelam (4709 noticias)
Visitas:
192
Tipo:
Nota de prensa
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.