Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Diasporaweb escriba una noticia?

Aunque quiera Obama no puede cerrar Guantánamo. Los republicanos no lo permiten

25/02/2016 07:30 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Nunca tanto como hoy ha sido Obama "un patito cojo", un presidente sin ninguna capacidad de maniobra. Los detenidos sin causa, pueden ser torturados, pero no ser transferidos a terceros países. El Congreso (mayoría republicana), dice "No" a todo

Ya era hora. Barack Obama compareció la semana pasada ante el mundo, no para anunciar la  paz en Siria sino la paz en Guantánamo o lo que sea: es decir el cierre de la temible prisión o el pudridero. Como siempre ha pronunciado tres palabras en las que pocos creen: “mi firme compromiso” de clausurar Guantánamo porque su existencia es contraria a los valores americanos, perjudica a la seguridad nacional y es caro. “Se trata de cerrar un capítulo de nuestra historia”, dijo el presidente, que calificó la decisión como un reflejo de “las lecciones que hemos aprendido desde el 11 de Septiembre”.

Hermosa retórica para coronar lo que parece que puede quedarse en eso, en un simple gesto. Porque Obama sigue la jerga de las promesas..para no cumplir como la reciente de las emergencias hospitalarias, que el Congreso non dejó cumplirse y encima lo llamó el “plan D.O.A. (Death On Arrival, muerto al llegar“). Ni siquiera había comenzado el presidente su alocución en la Casa Blanca cuando se le anticipó desde el Capitolio el líder de la mayoría en el Senado, Mitch McConnell, para declarar que el proyecto era cadáver.

Pero volviendo, al tema de hoy “Bajo la ley actual sería ilegal transferir prisioneros de Guantánamo a territorio norteamericano”, sentenció el senador de Kentucky.

Incluso John McCain, que ha sido uno de los pocos republicanos que en el pasado ha expresado su deseo de echar el cerrojo a Guantánamo, decía que el plan de Obama redactado por el Pentágono no tenía en cuenta “cuestiones importantes” y solo estaba diseñado para “pasar el muerto al Congreso“.

Altibajos del número de presos en Guantánamo y sus países de origen y destino

De poco o nada sirvió que Obama recurriese al argumento de  que su predecesor en el cargo, George W. Bush,   apoyó su argumento del cierre diciendo que el hombre que diseñó la arquitectura ilegal y facha en torno a Guantánamo (detenciones sin cargos, comisiones militares, territorio extranjero(Cuba) para burlar la ley norteamericana, torturas, etc..-), también deseaba su clausura en sus días posteriores a su presidencia.

Nunca tanto como hoy ha sido Obama un lame duck, un patito cojo, un presidente sin capacidad alguna de maniobra. De los cuatro puntos que Obama expuso para cerrar Guantánamo, el cuarto daba la puntilla a todo el plan: negociar con el Congreso un lugar seguro en Estados Unidos para los detenidos que no puedan ser transferidos a terceros países. No va a suceder. Este Congreso no piensa trabajar con Obama. Los últimos siete años son prueba de ello.

Los otros tres puntos se resumen en: 1) transferir a terceros países a 35 de los 91 detenidos que siguen hoy en el centro de detención de Guantánamo; 2) acelerar las revisiones que de forma periódica se hacen sobre el resto de los reos para saber si sigue siendo necesario su confinamiento o pueden ser liberados; y 3) aplicar “todas las herramientas legales” disponibles para aclarar el destino de aquellos presos que tienen la etiqueta de “detenidos de guerra”.

“El presidente Bush dijo que quería cerrar Guantánamo a pesar de todo lo que había invertido en su apertura“, ha recordado Obama, que repitió que Bush incumplió al no cerrarlo y le dejó el penal en herencia a Obama.

Obama ha renovado la promesa de Bush “No quiero trasladar el problema de Guantánamo al siguiente presidente, no importa quién sea”, asegura  Obama, y reitera

que ha estado los últimos siete años, desde su llegada a la Casa Blanca, trabajando para tratar de cerrar Guantánamo. En este punto, el mandatario prometió seguir haciéndolo hasta que concluya su mandato, el 20 de enero de 2017. “Si no resolvemos esto ahora, ¿cuándo?”, “¿Vamos a prolongar esto otros 15, 20, 30 años?”,   se pregunta Obama. Si la pesadilla de Guantánamo no termina ahora, las futuras generaciones se preguntarán por qué se fracasó y no se hizo lo que era correcto.

En la lógica mercantilista norteamericana, Guantánamo es una cárcel demasiado cara – por tanto representa un gasto que hay que controlar – es ineficaz – no ha cumplido el propósito de acallar las voces y acciones de protesta contra las intervenciones de Estados Unidos en el mundo. Ni siquiera se habla de la posibilidad de restituir ese territorio a su legítimo dueño: Cuba – sino que simplemente se habla de cerrarla por “razones económicas y de imagen. La vergüenza que cubre la estilo internacional de actuar  de la mayor potencia del mundo tiene un nombre: es la ignominiosa cárcel de la Base Naval de Guantánamo.

La Cárcel Militar de Guantánamo no ha sido solo una prisión, sino un campo de torturas. Es la versión moderna de los campos de concentración nazis de la segunda guerra mundial, de Treblinka, Auschwitz y Dachau…  de desaparición y ded genocidio. . Son el ejemplo patente que Estados Unidos es el mayor violador de derechos humanos en el mundo. Lo certifican Amnesty International y las Naciones Unidas.

Guantanamo tiene distintivos aún más viles, tortura a los detenidos bajo supervisión médica a ser posible, de tal manera que no vayan a morirse en esas sesiones de alimentación forzada, por ejemplo, que han sido criticadas incluso por la Cruz Roja internacional. Este organismo internacional, el único autorizado a entrar al centro militar, reiteró que está en contra de ese procedimiento y respeta el principio de permitir a los detenidos elegir su destino.

Las autoridades militares han establecido este método de alimentación forzoso, que consiste en insertar una sonda nasogástrica (un tubo plástico) por la nariz, que llega hasta el estómago para así introducir nutrientes líquidos al estómago del preso. “No permitiremos que ningún preso se muera de hambre”, aseguró el portavoz de la prisión, el teniente coronel Samuel House. Palabras que reflejan el deseo final “que los presos mueran confinados, pero no de hambre”.Y está prohibido vomitar.

Para el relator especial de Naciones Unidas contra la Tortura, el argentino Juan Méndez, “ la alimentación forzada puede ser una tortura infrahumana. Es un procedimiento muy violento, que implica maniatar al detenido, introducirle tubos por la nariz hasta el estómago y forzarlo a aceptar la comida (más tragarla, sin echarla), algo que suede durar varias horas”.

Obama, ha reiterado en varias oportunidades que comparte la decisión de alimentar a los prisioneros con sondas nasogástricas “No quiero que esos individuos mueran. En Guantánamo, según datos de la Cruz Roja, existen 149 detenidos que fueron capturados en el extranjero en operaciones, que significaron la complicidad de cuerpos de seguridad de Pakistán, Israel, las nuevas autoridades Libias, Afganistán e Irak entre otras.

Todos llevan más de una década sin enfrentar juicio ni cargos concretos. Fueron detenidos y ahí están sine die. Desafian a las autoridades carcelarias a través de sus  huelgas de hambre, para denunciar el confinamiento por tiempo indefinido al que son sometidos, sin ningúnn status de preso político, ni de guerra y ni siquiera el de chorizo, son zombies procesales.Se les tiene largas horas sometidos a permanecer amarrados al piso en posición fetal, privados de alimento  y agua, atados con cadenas en pies y manos, bajo un sol inclemente, sin un registro a sus pertenencias y la confiscación de ejemplares del Corán o del rosario y el libro de oraciones.

Y aunque Estados Unidos se ha obstinado en silenciar lo que ocurre en ese centro de tortura, el asunto incluso se convierte en un tema con muchas aristas para sus relaciones internacionales. Tal ha sido el caso de las represalias rusas frente a las sanciones norteamericanas en  el conflicto en Ucrania. La Cancillería rusa,   emitió un listado con el nombre de 18 funcionarios norteamericanos a los que no se les permite entrar en Moscú, ni como turistas. “Nuestra lista incluye principalmente a aquellos responsables de legalizar la tortura  en la prisión especial de Guantánamo, de detener y secuestrar ciudadanos rusos en terceros países y de poner en peligro sus vidas y su salud”, argumenta el texto del Ministerio de Relaciones Exteriores.

El 29 de septiembre 2014 el Secretario General de la Organización de Estados Americanos (OEA), el chileno José Miguel Insulza, pidió a los países latinoamericanos que tomen medidas destinadas a acoger en sus territorio a presos de Guantánamo de entre los 79 que Estados Unidos ha señalado están en condiciones de ser liberados si alguna nación les recibe. “Solicito respetuosamente a los países que puedan hacerlo de manera consistente con sus políticas nacionales y su legalidad interna, consideren favorablemente esta situación, para recibir a personas actualmente recluidas en Guantánamo, con el fin de permitirles retomar sus vidas después de su prolongada detención” rogó Insulza.

Amnistía Internacional, los países latinoamericanos y la ONU contra la Casa Blanca

Esta idea ha surgido en el marco de los deseos de la administración de Obama de cerrar el penal, donde ha encontrado la férrea oposición de los congresistas republicanos de trasladar a los presos a territorio de Estados Unidos

Insulza, con una comprometedora declaración, se permitió dar luces sobre las graves trasgresiones a los derechos humanos contra esos 79 presos “Se trata de personas que no han sido juzgadas, ni lo serán, por crimen alguno y las exhaustivas evaluaciones a que han sido sometidas por parte de las autoridades de Estados Unidos han determinado que no presentan riesgos graves para la seguridad de este país, ni de aquel que los acoja” ¿cómo es posible que esos 79 hombres hayan pasado una década en la cárcel, bajo sufrimientos inenarrables, sometidos a presiones físicas y sicológicos que han merecido la condena  de organizaciones defensoras de derechos humanos de todo el mundo, para que finalmente las propias autoridades que los encarcelaron afirmen que no representan peligro alguno? Es una prueba más de la ignominia, el descaro y la prepotencia de Estados Unidos frente a los derechos humanos.

La Comisión Interamericana de Derechos Humanos, que fue el primer organismo internacional en solicitar el cierre de la cárcel de Guantánamo, como también exigir a Washington medidas cautelares para la protección de los derechos de los prisioneros de Guantánamo y poder visitarlos que en repetidas oportunidades ha llamado al cierre de dicho campo de detención. Igualmente las declaraciones de Insulza añadiieron la necesidad de saber qué va a pasar con los otros 70 prisioneros, sobre los cuales Estados Unidos debería tomar una decisión. En la cual, lo más probable, vista la negativa republicana a trasladarlos a territorio continental tal como Norteamérica, y que no terminen ss días encerrados en la misma Base naval.

Frente a las palabras de Obama de su intención de cerrar Guantánamo y enviar los presos a territorio norteamericano para juzgarlos. los legisladores republicanos advirtieron, por boca del presidente de la Cámara de Representantes, John Boehner que “ Obama cometería un peligroso error si decidía trasladar a esos detenidos a cárceles en Estados Unidos. Una aplastante mayoría de norteamericanos y de legisladores de los dos partidos (…) se opone a trasladar a Estados Unidos a los terroristas encarcelados en Guantánamo, y sin embargo la Casa Blanca sigue avanzando en sus proyectos…En momentos en que los yihadistas islámicos decapitan americanos, la Casa Blanca está tan decidida a trasladar a estos terroristas desde Guantánamo a Estados Unidos que analiza la manera de ignorar al Congreso y reescribir unilateralmente la ley” sostuvo Boehner quien calificó la iniciativa del Premio Nobel de la Paz como “otro ejemplo de la herencia de ilegalidad que nos dejará esta administración”.

Al margen de las declaraciones de los organismos internacionales, los líderes de opinión y los gobiernos de los países que condenan la existencia de esta Cárcel de la Vergüenza, las sociedades, los pueblos del mundo tienen el deber de emitir y dar a conocer nuestro rechazo a la presencia de una Base Naval de un país extranjero en territorio cubano contra la voluntad de ese país, una base ilegal que representa un enclave colonial en un país soberano, que además es utilizado como campo de confinamiento y tortura.

Guantánamo debe ser cerrado, los soldados deben volver a su país, el territorio debe ser devuelto a Cuba, los presos que han sido torturados, despreciados, humillados y privados de su libertad por más de una década  deben volver a sus hogares. Estados Unidos debe dejar su papel de arrogante, soberbio, sargento del mundo o someterse – en la propia lógica llevada a cabo por sus administraciones de gobierno de dar y recibir “diente por diente” y se entienda, por tanto, que existan represalias ante su actuar de gendarme mundial. En la lógica mercantilista norteamericana, Guantánamo es una cárcel cara – por tanto representa un gasto que hay que controlar – es ineficaz – no ha cumplido el propósito de acallar las voces y acciones de protesta contra las intervenciones de Estados Unidos en el mundo. Ni siquiera se habla de la posibilidad de restituir ese territorio a su legítimo dueño: Cuba – sino que simplemente se habla de cerrarla por “razones económicas y de imagen. La vergüenza que cubre el actuar internacional de la mayor potencia del mundo tiene nombre: es la ignominiosa cárcel de la Base Naval de Guantánamo.

Barack Obama heredó de George W. Bush 242 detenidos. Bajo la Administración de Bush llegó a haber en el penal en territorio cubano cerca de 800 presos. Hoy quedan 91, de los cuales 24 tienen la etiqueta de “prisioneros para siempre”, porque no tienen cargos contra ellos, ni han sido sometidos a juicio. Están por negligencia estatal

Excepto que el presidente utilice una orden ejecutiva para circunvalar al Congreso y autorizar el traslado de estos presos a Estados Unidos, el próximo presidente heredará la mancha de Guantánamo. Obama sabe que él no puede quebrantar la ley.

Si el próximo comandante en jefe es Bernie Sanders o Hillary Clinton es probable que sigan adelante con la clausura del centro de detención.

Si el mandatario es Donald Trump, Marco Rubio o Ted Cruz la historia es distinta. No sólo no cerrarán la cárcel sino que, en el caso de Trump, la llenará con muchos más detenidos -según ha prometido éste en varias ocasiones-. Si se le recuerda a Marco Rubio lo que ha prometido en campaña no es distinto: “No solo no voy a cerrar Guantánamo, cuando yo sea presidente, si capturamos a un terrorista vivo no va a tener una audiencia en Manhattan, no será enviado a Nevada, sino que va a ir a derecho a Guantánamo y vamos a descubrir todo lo que sepa". Para Cruz, en Guantánamo “reside lo peor de lo peor”, fin de la historia. O como dijo el senador de Arkansas Tom Cotton: “Por lo que a mí respecta, todos y cada uno de ellos (los prisioneros de Guantánamo) se pueden pudrir en el infierno”. Y añadió: “Pero mientras no lo hagan, que se vayan pudriendo en la bahía de Guantánamo”. No ha cambiado nada desde Bush.¡ Pobre país!

Por lo menos se han recopilado las más crueles vivencias de Guantánamo. Su autor, Mohamedou Ould Slahi, las vivió durante su permanencia en la cárcel de alta seguridad  en la bahía de Guantánamo, Cuba

El texto, reciente está en un libro que se está vendiendo muy bien en Estados Unidos, cuenta en primera persona los baños en hielo, la degradación, las palizas, el hambre,   y una serie de humillaciones en los interrogatorios a los que fueron sometidos Slahi y sus compañeros durante sus 13 años de cautiverio, mientras Estados Unidos afirmaba librar una guerra contra el terrorismo. Al autor nunca se le levantaron cargos por crímenes. Y aunque una corte federal ordenó su liberación en 2010, él sigue detenido porque esa decisión fue anulada.

De esta forma, Guantánamo Diary (El Diario de Guantánamo) se convirtió además en el primer libro publicado por un prisionero de la cárcel militar y su venta en las librerías se logró tras siete años de disputa legal, nos imaginamos que contra la censura del gobierno norteamericano que no podía tolerar que la verdad saliera a la calle.

Yahdih Ould Slahi, el hermano menor del autor del libro Diario de Guantánamo; y la abogada del detenido, Nancy Hollander, presentaron el manuscrito en Londres.

La publicación del libro coincide con el antedicho discurso del presidente Barack Obama en el Congreso sobre el Estado de la Unión, siete años después de que prometió cerrar la prisión en Cuba en su primer año de mandato. Los intentos han sido bloqueados por legisladores que consideran que los presos son una amenaza para la seguridad nacional.

El manuscrito de Slahi, de 466 páginas, fue considerado secreto por el Gobierno de Estados Unidos y fuertemente editado antes de la publicación. "Él es un hombre inocente. Ha estado detenido ilegalmente y debería ser é mismo quien cuente su historia. “Sin censura", dijo Hina Shamsi, de la Unión de Libertades Civiles de Estados Unidos. “Diario de Guantánamo” esta hoy entre los 100 más vendidos de la librería de internet Amazon y en la lista de los 50 de Barnes & Noble.

"Ha sido sólo un día de ventas pero mi teléfono no para de sonar, así que obviamente está llegando a la gente de la manera en que queríamos", dijo la editora Liz Garriga, de Hachette Book Group.

La familia de Slahi ofreció  una rueda de prensa en Londres para pedir su liberación, cuando era presentado el libro en Reino Unido. Varios personajes del mundo del espectáculo, como los actores Stephen Fry y Colin Firth, grabaron partes del libro que se subieron a Internet.

El portavoz del Pentágono para asuntos de Guantánamo, el teniente coronel Myles B. Caggins, dijo que el caso de Slahi está volviendo a ser motivo de litigio en los tribunales norteamericanos, aunque no se sabe quien a interpuesto una nueva demanda.

 

 

 

 

 


Sobre esta noticia

Autor:
Diasporaweb (1630 noticias)
Visitas:
7057
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.