Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Diasporaweb escriba una noticia?

El pueblo congoleño indefenso es la verdadera víctima de las guerras de los minerales de sangre (II)

28/08/2012 06:20 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

La Ley Obama pretende frenar a los señores de la guerra y regular las multinacionales. Al margen están los intereses de los militares de RDC. Ahora en Kivu Norte surgen voces interesadas para que se sigan comprando en el Congo los minerales de sangre

Viene de "La cruel guerra del Coltán en África: los teléfonos de sangre muy comprometidos"

En medio de la guerra del coltan ha surgido otra en relación con los móviles entre Google y Samsung, con el co-protagonismo de Android. Probablemente quien ha reído más desde la tumba es el genial Steve Jobs, aunque con una mueca de disgusto porque en el proceso, Apple, por necesidad imperiosa de convencer al juez con pruebas técnicas ha tenido que no sólo revelar partes esenciales de su tecnología, sino explicarlas por escrito sobre diseño. Y pudiera ser que lo que Samsung ha aprendido valga en el fondo tanto como la indemnización de 800 millones que ha pagado a su rival.

Aunque en esta segunda parte de la guerra del Coltan en que nuestra web va sumando cifras de usuarios en pocas horas, no estaba prevista esta otra guerra de los móviles, pero pensamos que esas desavenencias por las patentes entre los grandes fabricantes de móviles, que sacude todo el mercado como un terremoto tecnológico e involucra a Nokia, a HTC y llega hasta los diseñadores asiáticos, no favorece mucho el ambiente en cuanto a una solución para conseguir que los móviles sean no-sangrientos en el futuro. Sin embargo tenemos el presentimiento de que algo importante se mueve. Quizás es una nueva revolución tecnológica que no sólo al Coltan sino a otros minerales estratégico-sangrantes les van a salir al paso nuevas tecnologías y el Congo y los estados genocidas se tengan que tragar su material crudo.

Y volvemos al tema que servía de segundo reportaje al coltan como chispa de móviles y de guerras. Retrocedemos una página para decir que la reciente Ley Obama (que entró en vigor el 1 de enero 2012) contra la comercialización de “minerales de sangre”, cuyo uso termina violando derechos humanos y sustenta los conflictos armados ya repetidos especialmente en África, es muy positiva.

Pero ya algunas compañías internacionales del sector de la electrónica, HP, Dell, Microsoft y Apple) han acordado no comprar minerales en la República Democrática del Congo (RDC) dado que es el corazón mismo de esos conflictos desde abril. Pero esta decisión “inquietó” según Radio Okapi a la sociedad civil y a los altos funcionarios de empresas mineras en Kivu Norte, que es la zona en que se producen todos esos minerales de sangre. La fuente de esta inquietud según un medio no identificado de la Misión de las Naciones Unidas podría ser discutible para la estabilización de la RDC, MONUSCO, y la Fundación Hirondelle.

Una extraña organización portavoz de compañías mineras de Kivu Norte quiere echar marcha atrás la Ley Obama

En una carta dirigida al Presidente de Estados Unidos de América, Barack Obama, una coordinadora de esa sociedad civil en Kivu Norte solicita una moratoria de 6 a 12 meses para permitir que la República Democrática del Congo (RDC) se adapte a las medidas de control exigidas por la ley de Reforma Financiera exigiendo a las empresas medidas de carácter económico.

No conociendo a fondo esas peticiones de la autodenominada coordinadora de la sociedad civil ni tampoco a qué sociedad civil se refieren es difícil presumir que una moratoria de un conflicto que crea todos los días muertos con un balance ya conocido de más de cinco millones en los últimos años sea algo que afecte positivamente a toda la autentica sociedad civil de la región de Kivu Norte. Sería necesario un referéndum o una transparencia de lo que se pretende del Presidente Obama porque aquí el tiempo es cuestión de vida o muerte. La pretensión de esa asociación civil es como si le pedimos a Obama que permita al Congo sus mercenarios y sus niños soldado un permiso para seguir matando solamente otros seis meses más.

Aunque Jason Luneno, presidente de esa sociedad civil en Kivu Norte, declara que la entrada en vigor de la Ley de Obama, hundiría en la miseria a la región porque la identidad de los minerales de sangre que pueda etiquetar la RDC no ofrece la menor garantía como la ha ofrecido hasta ahora. "Siempre se seguirá vendiendo ilegalmente el mineral a determinados países que pueden etiquetar el mineral, dando así su identidad a los minerales, ya que estos no pueden llevar la identidad de la RDC".

Una ONG local de derechos humanos, Cerdho, apoya la aplicación inmediata de esta ley. Según Cerdho, los comerciantes y el gobierno deben garantizar que la explotación de minerales no contribuye a la financiación de grupos armados. Su presidente, Delly Mawazo, cree que es necesario limpiar el sistema de explotación de minerales si la mayor parte de las inversiones y la mayoría de las ganancias están en manos de grupos armados. Y agrega que la ley de Obama es bienvenida para examinar el sector de la minería del Congo, liberar a los que trabajan obligados bajo la amenaza de muerte y penalizar a los explotadores, que son sociedades constituidas bajo protección del gobierno dictatorial de RDC o grandes multinacionales.

Naturalmente los comerciantes de Kivu Norte que obtienen sus ganancias de la situación de guerra civil se quejan de la Ley Obama y valoran sus pérdidas nada menos que en 30 millones de dólares.

Aquí como hemos apuntado antes, no se tiene en cuenta la situación de toda la comunidad de Kivu Norte, productora principal de los minerales de sangre ni la situación de esclavitud, hambre y muerte de las minas. Mucho menos que las leyes de la RDC están sostenidas, tanto por los militares oficiales de esa República como por los grupos armados. Y naturalmente no hablamos de quienes en el extranjero son los que comercian con la sangre de todo este entramado.

Aunque oficialmente la guerra del Congo terminó hace diez años, la paz y la estabilidad no es más que una ilusión para la población

Hay sin embargo entidades como ACNUR y voluntarios cristianos y agnósticos que tratan de mejorar la vida de los refugiados de la persecución de los paramilitares

Aunque oficialmente la guerra del Congo terminó hace diez años, la paz y la estabilidad no es más que una ilusión para la población de las regiones orientales. Los campamentos para desplazados internos están sobrepoblados y las condiciones de vida son, en el mejor de los casos, precarias. La mayoría de los residentes del campamento siguen siendo vulnerables a los ataques esporádicos, y deben sobrevivir sin asistencia.

El campamento de Kishondja es el hogar de más de 1.000 desplazados y la historia de cualquier niño es igual a la de más de medio millón de otras personas obligadas a huir de sus aldeas por las atrocidades cometidas por los grupos armados rebeldes activos en Kivu Norte y debido a los violentos enfrentamientos entre los rebeldes y las fuerzas armadas regulares de la RDC. La privacidad personal es imposible debido al confinamiento. La gente vive hacinada en cabañas de barro, y las rudimentarias instalaciones sanitarias son frecuentemente la causa de devastadoras enfermedades, especialmente entre los jóvenes.

La situación se complica aún más para los niños. Forzados a abandonar sus hogares, la escasez de servicios educativos en los campamentos es desesperada. Aunque la educación disponible no está al alcance de todos. Muchas niñas se ven obligadas por sus padres a abandonar la escuela para atender las tareas domésticas. El riesgo de que caigan en una depresión y en una profunda apatía es altísimo.

Los campamentos no oficiales son todavía peores que los oficiales y éstos ya son pésimos

En Kivu Norte hay más de 30 campamentos oficiales de desplazados, que acogen a unas 80.000 personas. Pero aún hay muchos más campamentos no oficiales donde las condiciones de vida son todavía más difíciles. Por ejemplo, en cualquier campo los desplazados ni reciben plásticos de la agencia de la ONU para los refugiados (ACNUR) para protegerles de las violentas tormentas tropicales, ni reciben periódicamente comida del Programa Mundial de Alimentos.

Si bien han conseguido huir de sus aldeas por la inseguridad, los desplazados siguen viviendo en peligro.

"La gente sufre constantemente ataques en la selva que rodea el campamento y las fuerzas de seguridad no hacen nada para protegerla. Sobra decir que nuestras mujeres, cada día, son víctimas de violaciones cuando salen del campamento en busca de comida y leña".

Los equipos de los servicios cristianos de refugiados saben bien que el sueño de la mayoría de los desplazados es regresar a casa y disfrutar de una vida tranquila y pacífica como la que tenían antes de la guerra. También saben que con la inestabilidad en la región esto no va a ocurrir de la noche a la mañana.

Mientras tanto, todo lo que pueden hacer es fortalecer su apoyo en los 14 campamentos oficiales y no oficiales que rodean las poblaciones de Masisi y Mweso, donde se está ofreciendo asistencia de emergencia y servicios de educación formal e informal.

No se trata solo de ofrecer servicios de calidad, sino también de acompañar a personas y familias en estos momentos traumáticos de sus vidas, ayudándoles a sentirse menos solas y dando aliento a sus corazones. Aunque este trabajo es sólo una gota de agua en este océano de sufrimiento de Kivu Norte, los equipos confían en que la proximidad de los voluntarios con los desplazados encenderá, en cierta manera, su deseo de vivir y la esperanza de que el futuro no les abandonará.

Este es el reto al que se enfrentan ahora los voluntarios en Masisi y Mweso, y al que se dedicarán todo el tiempo que sea necesario.


Sobre esta noticia

Autor:
Diasporaweb (1629 noticias)
Visitas:
7650
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.