Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Tu Web Coach escriba una noticia?

Propósito de Año Nuevo: Morirme de la risa

30/12/2014 10:00 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Si el año que viene no os felicito, ya sabéis por qué es

Curioso cómo al terminar cada año, nos planteamos una serie de cosas. 

Lo que pasa es que la mayor parte de las veces nos limitamos tanto en esos propósitos...

Que si ir al gimnasio, que si ponerme a dieta, que si dejar de fumar, que si subir las escaleras en lugar de en ascensor, que si bajarme dos paradas antes e ir andando, que si salir a caminar/correr/hacer ejercicio tres veces por semana, que si gastar menos... te suena alguna? 

¿Por qué nos limitamos siempre a lo mismo o casi?

Anoche escribí un post en mi blog de Coaching, "Una pregunta de Coaching que deberías responderte"

Un post a raíz de fin de año en el que hacía al lector preguntarse "¿Qué harías este año si supieras con certeza que no fracasarás?". La siguiente pregunta, y que no hago en el post, sería: "¿Y por qué no lo haces?". La respuesta es casi siempre la misma: MIEDO.

Si. Aunque eso que te gustaría hacer pero no haces sea, no sé, por ejemplo, perdonar a aquel amigo que te hizo una faena y sin embargo, echas de menos. O darle un abrazo a tu padre, que siempre ha sido un sieso y "es que no se lo merece", pero tú te mueres de ganas (miedos a "dejar de ser quien soy", o sea, orgullo del "malo"). O por ejemplo, lo que harías este año si supieras que no puedes fracasar, quizá pudiera ser, poner un negocio, escribir un libro, tener un hijo, ayudar a gente necesitada, estudiar una carrera a los 40... Si no lo haces, es miedo al fracaso, miedo al rechazo, miedo a la incertidumbre... Lógico, por otra parte. Estos miedos son parte del ser humano, en parte propios de la raza y en parte aprendidos o magnificados.

Pero no te voy a dar la lata ahora con el miedo. Solamente responde a la pregunta, honestamente. Y después, párate a pensar un momento en el año transcurrido. Igual que en ese post que mencionaba, te invito a detenerte.

Detenerte en algún momento, antes de las uvas, a pensar durante unos minutos, en tus éxitos y lo que crees que podrías haber hecho mejor. O lo que podrías simplemente haber hecho y dejado de hacer. Que pienses en cuántas veces y por cuántas cosas podrías haber dado las gracias a alguien por algo y no lo has hecho, o las veces que sí lo has hecho y lo bien que te quedaste.

Y algunas que quizá podrías haber hecho mejor, otras que podrías haber hecho pero... ¿cuál es tu pretexto?

Dentente y reflexiona en todas esas personas a las que has hecho un bien y quizá ni te diste cuenta. Todas las veces que le has dedicado a alguien una sonrisa o las veces que, en medio de un atasco, has seguido cantando. Todo lo que has reído, lo que has llorado. Lo que has conseguido sin apenas esfuerzo y lo que has logrado dejándote el alma en ello. Las oportunidades que le has arrebatado a eso que algunos llaman destino y las que has dejado pasar. Las veces que has mirado a la suerte cara a cara y te la has llevado a casa o has dejado que siguiese su camino.

Recuerda los abrazos que has dado y los besos que te han dado. Las miradas, los roces, el cariño que has recibido y el que has dado. En fin, hay tantas cosas que has hecho bien, que has disfrutado, que te han llenado de alegría, de ilusión. Y algunas que quizá podrías haber hecho mejor, otras que podrías haber hecho pero... ¿cuál es tu pretexto? ¿Reír más? ¿Mucho más? ¿Reírte mil veces de ti mismo y seguir riéndote? Es que yo no soy muy risueño... oigo decir a algunos. ESO es una excusa. Mira a ver cuántas tienes por ahí escondidas. Sácalas, antes de las uvas, y muéstrales la puerta de salida. Y así, el 2015, quién sabe, quizá puede ser el mejor año de tu vida.

Yo, por mi parte, ya tengo uno de mis propósitos de año nuevo. Normalmente me río mucho. Pero este año quiero reírme más, mucho más. Morirme de la risa. Qué cosa tan sencilla, verdad? 

Ese abrazo, ese apretón de manos o esa palabra de cariño, puede que sean algo fácil o puede que sean algo difícil. Pero te diré lo que seguro son: un buen comienzo.

No te deseo el mejor año de tu vida, te deseo que tú quieras hacer de éste, el mejor año de tu vida.

Esther Roche


Sobre esta noticia

Autor:
Tu Web Coach (7 noticias)
Visitas:
2148
Tipo:
Opinión
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.