×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×

YanizabogadosMiembro desde: 26/08/16

Yanizabogados
502
Posición en el Ranking
2
Usuarios seguidores
Sus noticias
RSS
  • Visitas
    9.374
  • Publicadas
    11
  • Puntos
    50
Veces compartidas
41
¡Consigue las insignias!
Trimestrales
Recientes
Visitas a noticias
11/06/2017

Los llamados a la sucesión tienen la facultad de aceptar o repudiar la herencia

Tras la muerte de una persona se pone en marcha un proceso mediante el cual los bienes, derechos y obligaciones del fallecido se transmiten a otras personas, llamadas sucesores. La sucesión se produce cuando una o varias personas asumen la titularidad del patrimonio de otra que fallece.

En el momento de la apertura de la sucesión se hacen efectivos los llamamientos a la herencia a todas aquellas personas que pueden ser sucesores del causante. Estos llamamientos a la herencia pueden haber sido efectuados por el testador en el testamento(sucesión testamentaria), por la ley (sucesión abintestato) o conjuntamente por ambos.

Los llamados a la sucesión tienen la facultad de aceptar o repudiar la herencia y esa facultad recibe el nombre de “delación”. La delación se caracteriza por el poder que tiene el llamado de aceptar la herencia  y convertirse en heredero, ya que sólo se adquiere la condición de heredero con la aceptación.

El proceso sucesorio culmina con la adquisición de la herencia: el sucesor se convierte en titular de las relaciones jurídicas activas y pasivas del causante transmisibles mortis causa.

1.- ¿Qué es la partición de la herencia?.

La partición consiste en dividir la herencia en tantas partes como herederos y atribuir a los mismos bienes y derechos singulares que pasarán a ser de su propiedad exclusiva.

Con la partición desaparece la comunidad hereditaria. Pero nada impide que, al efectuarse, los coherederos decidan asignarse unos bienes concretos ( por ejemplo dinero) y, en cambio, mantener la titularidad compartida sobre otros, por ejemplo, una finca. En el primer caso, la cuota de cada  heredero se ha transformado en un bien concreto. En el segundo, en una cuota de participación, aunque no de comunidad hereditaria (que desaparece), sino de una comunidad ordinaria.

No es necesario que la partición afecte a la totalidad de la herencia. Es posible que parte de la misma quede en situación de comunidad hereditaria.

2.- ¿Quién puede pedir la partición?.

Por regla general, ningún coheredero está obligado a permanecer en la indivisión de la herencia. En consecuencia, cualquiera de los coherederos puede solicitar la partición.

3.- ¿Qué personas pueden practicar la partición?.

La partición puede realizarse directamente por el causante, en sus disposiciones testamentarias; por el contador-partidor o comisario designado por el testador a tal efecto; por los propios herederos si son mayores de edad y tienen la libre disposición de sus bienes; por el tercero al que los coherederos encomienden esta misión y, finalmente, por la autoridad judicial cuando los herederos no se pongan de acuerdo sobre el modo de hacerla.

4.- ¿Qué sucede con la sociedad de gananciales?.

Si el causante estaba casado en régimen de gananciales, y el matrimonio subsistía a su muerte, la primera operación a realizar, antes de entrar en la partición propiamente dicha, es la disolución y liquidación de la sociedad de gananciales.

La disolución y liquidación de la sociedad de gananciales consiste en que los bienes, derechos y obligaciones que formaban parte de la sociedad se dividen en dos partes. Una de dichas partes pasa a ser propiedad exclusiva del cónyuge supérstite, no en concepto de herencia, sino como consecuencia de la concreción de su cuota en la sociedad, y la otra, junto con los bienes propios que pudiera tener el causante, constituirá la masa hereditaria que habrá de repartirse entre los herederos.

La tasación consiste en establecer un valor a cada uno de los bienes inventariados, así como a las deudas

5.- ¿En qué consisten las llamadas operaciones particionales?.

Bajo el nombre de operaciones particionales se engloban las actuaciones que se consideran necesarias para lograr el resultado final de la partición de la herencia: la división y la adjudicación de los bienes.

Estas operaciones se llevan a cabo en el denominado cuaderno particional, en el que se enumeran y valoran los bienes y se especifican las deudas y cargas de la herencia (inventario y avalúo) y obtenido el caudal relicto neto (liquidación), se procede a la formación de lotes y a su adjudicación.

A.- Inventario de los bienes y derechos del causante, con expresión de sus cargas. Se incluyen también los bienes que el causante haya donado en vida a alguno de los herederos forzosos y que deben ser computados a la hora de calcular la legítima de cada heredero, los cuales se traen a colación. Todos los bienes han de estar perfectamente identificados. Deben especificarse los bienes muebles. Respecto a los inmuebles, la descripción ha de ser tal que se puedan inscribir en el Registro.

Si el causante estaba casado en régimen de gananciales, es necesario, antes de proceder a la partición, liquidar la comunidad conyugal. El inventario de los bienes hereditarios recogerá, por lo tanto, todos los bienes del causante: los que eran privativos y los que se adjudiquen como consecuencia de la liquidación de la sociedad de gananciales.

B.- Tasación o avalúo.

La tasación consiste en establecer un valor a cada uno de los bienes inventariados, así como a las deudas. La valoración de los bienes y, en su caso, de las deudas que no sean dinerarias, deberá hacerse con relación al momento de la partición, de acuerdo normalmente con el precio del mercado.

C.- Liquidación.

La liquidación es una operación que tiene por objeto hallar el haber partible, para lo que del valor de los bienes inventariados habrá que detraer las deudas y cargas que disminuyen el patrimonio.

D.- Adjudicación a cada heredero de los bienes que le corresponden con la entrega de los títulos de propiedad correspondientes.

Si todos los herederos tienen la misma cuota, el partidor deberá formar lotes de bienes de igual valor, aunque  no sean de la misma naturaleza o clase.

Cuando una cosa sea  indivisible o desmerezca mucho por la división, podrá adjudicarse a uno, siempre que éste abone a los otros el exceso en metálico.

Las operaciones particionales pueden ser impugnadas en el plazo de cuatro años por causa de lesión en más de una cuarta parte, atendiendo al valor de las cosas cuando fueron adjudicadas.

 

YÁNIZ ABOGADOS VITORIA somos un despacho especializado de la capital alavesa que cuenta con amplia experiencia en partición de herencias.

Si tiene cualquier duda o necesita estudio o aclaración sobre su caso estaremos encantados de poder ayudarle.

 

-Ana Isabel Yániz Ugartondo-

https://yanizabogados.com


Más recientes de Yanizabogados

Precauciones del comprador antes de firmar el contrato de arras

Es necesario el certificado de eficiencia energética, la cédula de habitabilidad y la nota simple para la comprobación de cargas 28/05/2017

Contrato de arras y compraventa

Contrato de arras y compraventa

Requisitos, formas de pago, cuantías, precauciones a tomar, y tipos de arras 06/05/2017

Cláusulas abusivas en el prestamo hipotecario

Cláusulas abusivas en el prestamo hipotecario

Oposición a la ejecución hipotecaria, motivos, plazos, procedimientos y recursos 18/04/2017

El proceso de desahucio y la reclamación de Rentas de la vivienda alquilada

El proceso de desahucio y la reclamación de Rentas de la vivienda alquilada

Claves para desahuciar al inquilino que no paga, Pasos del arrendador para recuperar la vivienda alquilada, Opciones del arrendatario tras ser requerido de pago, El lanzamiento del inquilino de la vivienda arrendada y La ejecución de sentencia reclamando la deuda al inquilino 08/03/2017

Mostrando: 1-5 de 10