×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×

Natasha MéndezMiembro desde: 09/03/16

Natasha Méndez
0
Posición en el Ranking
0
Usuarios seguidores
Sus noticias
RSS
  • Visitas
    5.801
  • Publicadas
    3
  • Puntos
    0
Veces compartidas
0
¡Consigue las insignias!
Trimestrales
Recientes
Visitas a noticias
17/03/2016

Entérate cómo influyen ciertos alimentos en el desarrollo de tu niño, aprende a diseñar dietas balanceadas y distinguir qué es positivo y negativo a la hora de comer

Con el pasar de los años la preocupación por la alimentación de los niños se ha incrementado. Gracias a diversos estudios,   las vivencias de maestros  en los colegios y de los padres en casa, hemos visto como la comida influye directamente en la salud y el bienestar del niño. Antes, quizás se tomaba más en cuenta cómo la alimentación influía básicamente en el crecimiento corporal había la creencia generalizada que mientras más grandes y gorditos eran nuestros bebés significaba que eran más saludables. Actualmente nos damos cuenta que eso no necesariamente es cierto, puesto que esos rollitos de más pueden venir acompañados de hábitos alimenticios que posteriormente podrían afectar la parte cognitiva y socioemocional de los niños.

 Se ha demostrado científicamente como algunos alimentos cuando son consumidos en altas cantidades, afectan directamente la estabilidad emocional de los niños.  Los azúcares y las grasas, son los principales protagonistas de esta situación que cada vez altera más a los infantes. El estilo de vida actual, donde el tiempo es escaso  y el trabajo excesivo, es uno de los factores que impulsa a ofrecer a nuestros niños dietas cargadas de grasas y carbohidratos, dejando así  que la comida rápida (hamburguesas, nuggets, papas fritas, pizza, pasta) sea dueña de nuestro día a día. En un estudio realizado por Davison y Birth, 2001 se detectó como las niñas con sobrepeso tenían el autoestima más baja que las que poseían un peso estándar. De igual manera, en el día a día vemos cómo los niños que sufren de sobrepeso, suelen ser más retraídos y sufren constantemente de miedos e inseguridades.

Así mismo, la dieta que se le proporciona a un niño puede influir negativamente en problemas de atención y conducta que presente en la escuela y casa. En este caso se sospecha, según diversos estudios, que el exceso de azúcar en la sangre puede estar relacionado con problemas de aprendizaje, hiperactividad y memoria. Aunque este tema aún es debatido entre diversos investigadores (pues algunos se oponen a dicha correlación) muchos maestros y padres dan fe de como un cambio en la dieta, donde la cantidad de azúcar se minimice, ayuda a mejorar tiempos de atención y mejora la hiperactividad.

Los primeros años de vida es cuando los niños deben crear una relación armoniosa con la comida

En definitiva es en los primeros años de vida cuando los niños deben crear una relación armoniosa con la comida, para ello los padres deben ser los primeros en velar y garantizar qué tipo de comida y cuánta cantidad deben proporcionarle a sus hijos, enseñarles que la comida sirve para satisfacer el hambre, una necesidad básica del ser humano, pero no para premiar o castigar algún comportamiento. Mostrarle la gran diversidad de alimentos que podemos ingerir y explicarles las ventajas y desventajas de cada uno, así mismo, considerar el momento de la comida como algo divertido y positivo, respetando el derecho de cada niño a expresar si quiere comer y la cantidad que desea.

Por otro lado,  como adulto guía debemos ofrecer a los niños la cantidad de vitaminas necesarias para que el cerebro funcione correctamente, es por ello, que la dieta debe ser balanceada y llena de nutrientes que conseguimos mayormente en proteínas y vegetales.  Las vitaminas y minerales más importantes, que deberían estar incluidas en la dieta que se le proporciona al niño son la vitamina A, B12 y D y los minerales calcio, hierro y zinc. Recordemos que nunca es tarde para comenzar un nuevo estilo de vida, aun cuando  el niño venga con una dieta pobre, esto puede ser corregido y traer efectos reparadores a su salud. Es importante utilizar como recursos adicionales suplementos vitamínicos y omega 3.

¿Cómo podemos diseñar una dieta balanceada? Lo primero que hay que tener en cuenta es que debemos ofrecer todos los grupos de alimentos. Los alimentos se dividen en tres grupos: las proteínas, los carbohidratos y las grasas. Del grupo de carbohidratos debemos tratar de elegir aquellos cuyo origen sea lo más natural posible, como frutas, granos y cereales. Por otro lado, debemos implementar una rutina diaria para la comida, que incluya el número de veces que ofreceremos comida durante el día y también los espacios y normas establecidas a la hora de comer. De esta manera los niños sabrán qué se espera de ellos y hará del momento de la comida algo más placentero.

 Natasha Méndez

Más recientes de Natasha Méndez

El sueño en niños pequeños

Conoce estrategias para que el momento de dormir a tus hijos sea ideal, reconfortante y plácida para toda la familia 14/03/2016

Conoce cómo es el desarrollo de un bebé durante su primer año de vida

Entérate de los hitos de desarrollo mas importantes de tu bebé durante su primer año de vida y conoce algunos tips que te ayudarán a desenvolverte en esta nueva aventura de ser padre 14/03/2016