×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
24
Posición en el Ranking
3
Usuarios seguidores
Sus noticias
RSS
  • Visitas
    1.447.757
  • Publicadas
    315
  • Puntos
    69
Veces compartidas
1.887
¡Consigue las insignias!
Trimestrales
Recientes
Visitas a noticias
Hace 1d

Contra el endurecimiento de las políticas de recortes y la supresión de derechos y libertades que bajo la batuta del neoliberalismo interpreta la sinfónica de Rajoy, la única herramienta efectiva para neutralizar sus efectos pasa por la movilización permanente de la sociedad civil

Cuando a finales de la década de los 70 en un arrebato de intrepidez  desertaba de la clandestinidad  para desplegar unos posters  de emblemáticos  antifascistas,   no solo estaba  reivindicando el reconocimiento a la memoria   de aquellos luchadores  sino que con tal proceder expresaba  el derecho a manifestarlo, a decirlo sin cortapisas y en el contexto  de un  ejercicio de oposición al totalitarismo del régimen y como   único atajo posible en aquel complejo momento histórico de luchar por  la libertad de expresión, al entender  que sin conquistar ese objetivo  sería imposible desempeñar  la libertad de pensamiento y por tanto lograr la instauración de una  democracia real y efectiva.

Con todo, lo que ocurrió en aquel período, más allá de la edulcorada versión de la transición modélica  que nos han vendido, fue el tránsito de una dictadura  consolidada hacia una democracia  efímera, de tal modo  que  al no mediar  ruptura los poderes fácticos que habían instaurado  y mantenido durante cuarenta años  el régimen franquista,  preservaron en la nueva etapa  su continuidad en el control del poder y del aparato del Estado,   circunstancia que posibilitó que la reminiscencia por  la dictadura y sus hábitos se mantuviera activa como tarea  de su acción política.

Así lo vienen a revelar las muestras de  involución que actualmente por inestabilidad  política   encienden todas  las alarmas, para recordarnos  una vez más que la batalla por la libertad de expresión nunca está definitivamente ganada, porque entre otros propósitos,   su cometido  además de afianzar un marco de relación democrática debe  evitar todo intento de  regresión

Desde el constitucionalismo de boquilla la ofensiva desatada por el PP criminalizando a quienes defienden políticas  contrarias a las suyas, hace que en nuestro país salvaguardar el estado de derecho con mayúsculas se haya convertido en un ejercicio de alto riesgo.

Si bien tal extremo tampoco debe sorprender  en demasía, pues  resulta  de sobras conocido  que en este país a los miembros  de la  derecha le estorba la democracia, resultando probada  tal percepción al actuar  asiduamente  como    nostálgicos del franquismo sociológico, a los que no les gusta lo más mínimo la gente en las calles protestando y ejerciendo sus derechos, a la que contrarrestan  trastocando  el marco de libertades  al solo  objeto de anular función opositora para  poder así  consumar  su verdadera finalidad  que no es otra  que prorrogar sin escollos su estancia en el poder..

El neoliberalismo es totalmente incompatible con la democracia, con los derechos de la ciudadanía y opuesto inclusive a los principios que presidieron la Transición

 

La pérdida de calidad democrática que actualmente asola el país  lleva camino de conducirnos hacia una radicalización del autoritarismo institucional y no tan solo por el origen franquista de los miembros del actual Ejecutivo,  sino también  por el factor añadido que representa su  condición neoliberal;  toda vez que esta ideología en si misma tiende al autoritarismo por su propiaidiosincracia, pues el objetivo del  poder financiero que es realmente quien maneja los hilos del sistema tiende a instaurar un nuevo orden autoritario orientado a distorsionar la voluntad política de la ciudadanía, vaciar de esencia la democracia y servirse de los acólitos políticos e propio beneficio.

El neoliberalismo desde la situación preferente  que le reporta  el hecho de controlar los medios de comunicación masiva desde donde  manipular y falsear la realidad, el dominio  de entramado económico financiero  y el manejo  del Gobierno,  es quien desde  la trastienda del poder está marcando el guión de  la operativa llevada a término en materia  de "recortes" de derechos civiles y libertades, es decir, el artífice efectivo  de la instauración  del autoritarismo de nuevo cuño  que maquillado para la ocasión  intentan hacer pasar por una democracia real e integradora 

Por más vueltas que quieran darle,   lo cierto es que  el neoliberalismo es totalmente incompatible con la democracia,   con los derechos de la ciudadanía y opuesto inclusive a los principios que presidieron la Transición.

Circunstancia que  el Presidente Rajoy como ejerciente de oficio se niega a asumir a  pesar del fracaso cosechado y  del malestar causado a la población con las políticas de austeridad y demás  atrocidades  antisociales de aplicación,  aún  cuando  no existe justificación argumental  para  dar continuidad  al actual “Estado mínimo y de centralidad de mercado” que sustenta el tradicionalismo  político   a costa cercenar en vano  derechos y libertades a la ciudadanía.

 La era neoliberal  resultó ser  la del agotamiento de la racionalidad, referencia expresa de lo políticamente inservible  y argumentación  sobrada para afrontar formas alternativas de Estado, de sistemas políticos  y de representación política, que   en dirección contraria a lo hasta ahora  recorrido establezcan nuevas pautas de comportamiento y de restitución de  los derechos y libertades transgredidas.

 Ese que no otro   debe ser el objetivo a cumplir y el  compromiso que todo demócrata debe tomar.

 

Más recientes de Galdo Fonte

La Constitución vino a verme

La Constitución vino a verme

Actuar como custodio de la Constitución, a sabiendas que lo esencial de su fundamento fue impuesto por la cúpula militar franquista a los representantes de la voluntad popular, es una conducta indefendible y opuesta a la integridad de los demócratas 29/09/2017

Llegó Don Mariano y mandó parar

Llegó Don Mariano y mandó parar

La actuación represiva del PP para sofocar el estado de agitación que con sus políticas generó en Catalunya, por mas que Rajoy utilice como argucia la mitificación de la Constitución y del Estado de Derecho, por su carga involutiva, no debe contar con el apoyo de ningún demócrata 23/09/2017

Constitución en fase terminal

Constitución en fase terminal

Considerando el categórico fracaso de la Constitución de 78, reafirmarse en defender su valor normativo, es cuando menos, una insensatez política por la interferencia que tal actitud induce en la exigible e inevitable formulación de un nuevo proceso constituyente 15/09/2017

Los custodios de la Constitución

Los custodios de la Constitución

Mal vamos, cuando los directamente connotados con la corrupción tras la indignidad de su conducta, intentan ahora redimir sus miserias erigiéndose en custodios de la Constitución 08/09/2017

Las dicotomías de Rajoy

Las dicotomías de Rajoy

La Constitución legitima la intervención de los poder públicos sobre los mercados para salvaguardar el interés socia y el neoliberalismo, niega que la política democrática y que las instituciones públicas puedan disciplinar los asuntos económicos del país; y en esta dicotomía está Rajoy 02/09/2017

Mostrando: 21-25 de 314