×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×

EcoliberalMiembro desde: 10/02/17

Ecoliberal

http://www.miseshispano.org

0
Posición en el Ranking
0
Usuarios seguidores
Sus noticias
RSS
  • Visitas
    5.891.377
  • Publicadas
    2.256
  • Puntos
    0
Veces compartidas
269
¡Consigue las insignias!
Trimestrales
Recientes
Visitas a noticias
28/01/2021

imageimage

image

Presentación de Hans-Hermann Hoppe en la conferencia del aniversario número 20 del Instituto Mises en Auburn, Alabama, llevada a cabo en octubre de 2002.

Es un gran honor haber sido elegido para ser el orador inaugural y quiero explicar la singularidad de Ludwig von Mises. El siglo XX ha sido el siglo del socialismo y de la guerra total, del bolchevismo, del nacionalsocialismo, y más permanentemente de la socialdemocracia o del liberalismo al estilo estadounidense y el neoconservadurismo; y ha sido el siglo de innumerables ruinas económicas como también de casi 200 millones de muertes. Un hombre por sobre todos, durante toda su vida, se ha erigido como un baluarte contra el Zeitgeist del siglo XX y ese es Ludwig von Mises con su paradigma de una mancomunidad libre y próspera, es decir, del capitalismo, la libertad y la paz.

Dos de las tres variantes del socialismo a las que Mises se opuso, el nacionalsocialismo y el bolchevismo, ya han sufrido su bien merecido destino y colapsaron como Mises había predicho mucho antes. Mises explicó:

" Los déspotas y las mayorías democráticas están borrachos de poder. Deben admitir a regañadientes que son susceptibles a las leyes de la naturaleza. Pero rechazan la misma noción de ley económica. ¿No son ellos los supremos legisladores? ¿No tienen ellos el poder para aplastar a cualquier oponente? Ningún señor de la guerra es propenso a reconocer algún límite que no sean aquellos impuestos a él por una fuerza armada superior".

" La historia económica es un largo historial de políticas gubernamentales que fracasaron porque fueron diseñadas con un atrevido menosprecio por las leyes de la economía".

Mises explicó que tanto el nacionalsocialismo como el bolchevismo eran tales sistemas diseñados con atrevido menosprecio por la naturaleza de los hombres y la economía.

Bajo el bolchevismo, todas las fábricas, tiendas y granjas están formalmente nacionalizadas, son departamentos del gobierno operados por la administración pública. Cada unidad del aparato de producción está en la misma relación con la organización central superior como lo hace una oficina de correos local con el director general de correo.

Bajo el nacionalsocialismo, la propiedad privada de los medios de producción es nominalmente conservada, sin embargo, ya no hay emprendedores, sino solo gerentes de comercios. Estos gerentes de comercios están obligados a obedecer incondicionalmente las órdenes emitidas por la oficina superior de gestión de la producción del gobierno. Esta oficina dice a los gerentes de los comercios qué y cómo producir, a qué precios y de quién comprar, a qué precios y a quién venderlo; asigna a cada trabajador a su trabajo y fija su salario, decreta a quién y en qué términos el capitalista debe confiar sus fondos. El intercambio de mercado es simplemente una farsa, todos los salarios, precios y las tasas de interés son fijados por el gobierno. Hay precios, salarios y tipos de interés solamente en apariencia. De hecho, son meramente términos cuantitativos en las órdenes del gobierno que determinan el trabajo, el ingreso, el consumo y el nivel de vida de un ciudadano.

Mises explica que ambos sistemas querían sobre todo dedicarse a la planificación económica. Sin embargo, en realidad no eran sistemas de planificación económica en absoluto. En la ausencia de precios reales para los factores de producción, ningún cálculo económico es posible. Los precios de los insumos no se pueden comparar con los precios de los productos y, por lo tanto, la asignación incorrecta permanente de los factores de producción ?es decir, el caos económico? debe ocurrir.

Ya no tenemos que seguir preocupándonos por el socialismo de estilo ruso o alemán, al menos no por el momento. Lo que queda hoy es sólo la tercera variedad de socialismo que es la socialdemocracia o el capitalismo democrático, o lo que Mises ha llamado 'intervencionismo'. Mises dice:

" Las universidades financiadas por los impuestos están bajo el dominio del partido en el poder, las autoridades intentan asignar solo profesores que estén listos para avanzar ideas que ellas mismos aprueban. Como todos los gobiernos no socialistas de hoy están firmemente comprometidos con el intervencionismo, asignan solo intervencionistas. En su opinión, el primer deber de la universidad es vender esta filosofía social oficial a la generación emergente".

Ahora bien, ¿cuál es este tercer sistema? Así es como Mises lo caracterizó:

" Los herederos de la doctrina intervencionista repiten una y otra vez que no planean la abolición de la propiedad privada de los medios de producción, de las actividades empresariales y del intercambio de mercado. Pero, por supuesto, todos estos defensores de la política moderada enfatizan con el mismo vigor que rechazan el manchesterismo y el liberalismo de laissez faire. Es necesario, dicen ellos, que el Estado interfiera en el fenómeno del mercado cuando y donde sea que el juego libre de las fuerzas económicas resulte en condiciones que aparecen como socialmente indeseables. Eso significa que el mercado es libre siempre que haga exactamente lo que el gobierno quiere que haga. Es libre de hacer lo que las autoridades consideran que son las cosas correctas, pero no de hacer lo que consideran incorrectas. La decisión sobre lo que está bien y lo que está mal depende del gobierno".

Ese es el tercer sistema.

Ahora bien, ¿cuál es el veredicto de Mises sobre este tercer sistema? Antes de que yo quiera abordar esta cuestión, no obstante, es apropiado ilustrar la afirmación de Mises sobre la prevalencia del intervencionismo en la academia actual. Para mostrar el predominio del intervencionismo en la academia, uno no puede hacer algo mejor que tomar los ejemplos de los dos llamados "economistas de libre mercado" más destacados en la actualidad, a saber, Friedrich Hayek y Milton Friedman.

Para estar seguros, ambos, Friedman y Hayek, tienen una mejor apreciación de las potencialidades de la propiedad privada y del libre mercado que la mayoría de los otros economistas (por no hablar de los científicos sociales en general), sin embargo, ambos también han sido cooptados por los poderes que existen. De hecho, hay pocos líderes gubernamentales que no dicen cosas muy elogiosas sobre Hayek y Friedman, mientras que Mises es característicamente ignorado.

Ambos, Hayek y Friedman, son, si quieres, libertarios del establishment que definen, por así decirlo, los límites de lo que hoy es considerado como un discurso responsable. Ese es el motivo por el cual es particularmente revelador mostrar cómo incluso ellos se han tragado plenamente el principio del intervencionismo.

Según Hayek, el gobierno es "necesario" para realizar las siguientes funciones: no simplemente el "cumplimiento de la ley" y la "defensa contra enemigos externos", sino que "en una sociedad avanzada el gobierno debe usar su poder de recaudar fondos mediante el cobro de impuestos para proporcionar un número de servicios que, por diferentes razones, no pueden ser proporcionados, o no pueden ser proporcionados adecuadamente, por el mercado". Ahora un breve comentario sobre esto. Puesto que en todo momento un número infinito de tareas y bienes no es proporcionado por el mercado, Hayek, aquí, básicamente le da al gobierno un cheque en blanco.

Entre estas cosas está "la protección contra la violencia, las epidemias, o los desastres naturales como inundaciones y avalanchas; pero también muchas de las comodidades que hacen tolerable la vida en las ciudades modernas, la mayoría de las carreteras... la provisión de medidas estandarizadas, y muchos tipos de información que van desde registros de tierras, mapas y estadísticas hasta la certificación de la calidad de ciertos bienes y servicios ofrecidos en el mercado".

Funciones adicionales del gobierno son "asegurar un ingreso mínimo para todos"; el gobierno debería "distribuir sus gastos en el tiempo de tal forma que intervendrá cuando la inversión privada decae"; debería financiar escuelas y la investigación como también hacer cumplir "regulaciones de construcción y las leyes de pureza de alimentos, la certificación de ciertas profesiones, la restricción de la venta de ciertos bienes peligrosos (como armas, explosivos... [y así sucesivamente]), así como también regulaciones de seguridad y salud para el proceso de producción y la provisión de instituciones como teatros, campos de deportes, etc. ..."; y debería hacer uso de su poder de "dominio eminente" para mejorar el "bien público".

Además, según Hayek, generalmente se sostiene que "hay ciertas razones para creer que con el incremento general de la riqueza y de la densidad de la población, la porción de todas las necesidades que pueden ser satisfechas solo por la acción colectiva continuará creciendo".

En su libro «Los fundamentos de la libertad», Hayek quiere que el gobierno brinde más estabilidad monetaria. El gobierno debería implementar un sistema extensivo de seguro obligatorio, que él denomina "coerción para evitar mayor coerción".

La vivienda pública subsidiada es una posible tarea para el gobierno y también la planificación y regulación del urbanismo fueron consideradas funciones apropiadas del gobierno siempre que "la suma de las ganancias sea mayor que la suma de las pérdidas". Y finalmente, "la provisión de instalaciones y oportunidades para la recreación, o la preservación de la belleza natural o de sitios históricos, o lugares de interés científico, ... parques naturales, reservas naturales, etc." fueron consideradas por Hayek como tareas del gobierno.

Ahora, ¿qué argumentarían los socialdemócratas o neoconservadores con esta larga lista de funciones del gobierno? Tampoco pueden quejarse de Milton Friedman, su lista es más corta pero apenas menos extensa.

Según Friedman, no solo la defensa interna y externa son tareas del gobierno. El gobierno, apoyado en general por impuestos sobre la renta, es responsable de romper los monopolios del mercado, el gobierno garantiza una renta mínima (la propuesta del llamado 'impuesto a la renta negativo'), el gobierno está a cargo de la planificación macroeconómica y su banco central en particular se encarga de la emisión de dinero fiduciario y la tarea de la estabilización monetaria.

Y luego está la cláusula de 'ábrete sésamo' para la intervención gubernamental de efectos vecindarios. Según Friedman, es legítimo que el gobierno interfiera con el resultado del mercado libre siempre que las acciones de cualquier persona tengan efectos vecindarios, es decir, si A hace algo que beneficiará a B y B no tiene que pagar por ello. Friedman considera que esto es un defecto del mercado. Y es entonces tarea del gobierno corregir este defecto cobrando impuestos a B para pagar a A por este beneficio.

De este modo, la financiación de la educación pública ?es decir, el programa de cheques de Friedman? es supuestamente una función del gobierno. Igualmente la financiación de los parques urbanos debe confiarse al gobierno. Pero, como es fácil de ver, este argumento del efecto vecindario se presta a sí mismo a infinitas posibilidades para la intervención del gobierno, incluso si Friedman no reconoce todas. Por ejemplo, la redistribución igualitaria de ingresos puede ser una y se ha afirmado que reduce la tasa de delincuencia generalizada y, por lo tanto, puede ser justificada en términos de efecto vecindario. Asimismo, todo tipo de sistema de seguridad social obligatorio puede también ser justificado como Friedman no puede admitir pero admite al menos implícitamente, concretamente, al argumentar que, de lo contrario, sin estos sistemas de seguro obligatorio, los no asegurados se convertirían en cargas para el público.

Esto (Friedrich Hayek y Milton Friedman) es tanto como lo que puedes obtener en el establecimiento académico de hoy. O, más precisamente, esto es tanto como lo que puedes obtener en los departamentos de economía. Las cosas son mucho peores en otros campos como la filosofía, la historia, la sociología, las ciencias políticas y la literatura.

Ahora, sobre Mises y su paradigma muy diferente del capitalismo y la paz. Para tomar la primera piedra angular del programa intervencionista respaldado igualmente por Hayek y Friedman, es decir, un ingreso mínimo garantizado por el gobierno, Mises lo rechaza y escribe:

Más sobre

" Ninguna comunidad civilizada ha permitido insensiblemente la muerte de los incapacitados. Pero la sustitución de un reclamo legalmente ejecutable para apoyar o sustentar la ayuda caritativa no parece estar de acuerdo con la naturaleza humana tal como es. No son las preposesiones metafísicas, sino las consideraciones de la experiencia práctica las que hacen desaconsejable promulgar un derecho viable al sustento".

La actividad caritativa debe ser privada y voluntaria y una sociedad capitalista seguramente sería una rica que se permite este tipo de tareas. Además, Mises enfatiza que la asistencia social obligatoria y todas las formas de seguro social son contraproducentes, es decir, conducen a más del mismo problema ?que es la pobreza y las cargas públicas? que tenía la intención de resolver. Él escribe:

" El aspecto destruccionista del seguro de accidentes y de salud radica sobre todo en el hecho de que tales instituciones promueven accidentes y enfermedades, dificultan la recuperación y muy a menudo crean, o al menos intensifican y alargan, los trastornos funcionales que siguen a una enfermedad o accidente".

" Sentirse saludable es muy diferente de estar saludable en el sentido médico (...) Al debilitar o destruir por completo la voluntad de estar bien y de poder trabajar, el seguro social genera enfermedades e incapacidad para trabajar; produce el hábito de quejarse ?que es en sí mismo una neurosis? y neurosis de otros tipos. En resumen, es una institución que tiende a fomentar la afección, por no decir los accidentes (...) y las enfermedades. Como institución social, enferma física y mentalmente a las personas o, al menos, ayuda a multiplicar, alargar e intensificar la afección".

" El seguro social ha convertido la neurosis del asegurado en una peligrosa enfermedad pública. Si la institución se amplía y desarrolla, la enfermedad se propagará. Ninguna reforma puede ser de ayuda. No podemos debilitar o destruir la voluntad de salud sin producir enfermedad".

Ahora bien, ¿quién ha tenido razón en el asunto de la asistencia social el gobierno? ¿El intervencionista Hayek o Friedman y otros que van mucho más lejos que ellos? ¿O Mises? Creería que la respuesta parece ser bastante clara si simplemente miras al mundo.

En segundo lugar, ambos, Hayek y Friedman apoyan un sistema de educación obligatoria de escuelas operadas o financiadas por el gobierno. Mises, que creció bajo condiciones multiculturales del Imperio Habsburgo, rechaza la segunda piedra angular de la visión intervencionista como incompatible con las relaciones pacíficas entre personas de diferentes idiomas, religión, nacionalidad y etnicidad. Él escribe:

" En todas las áreas de nacionalidad mixta, la escuela es un premio político de la máxima importancia, no se le puede privar de su carácter político mientras siga siendo una institución pública y obligatoria. De hecho, solo hay una solución. El Estado, el gobierno, las leyes, no deben ocuparse de ninguna manera de la escolarización y la educación. Los fondos públicos no deben utilizarse para tales propósitos. La crianza y la instrucción de los jóvenes deben dejarse enteramente a los padres y asociaciones e instituciones privadas".

Asimismo, Mises reconoce que la educación gubernamental no puede sino conducir al adoctrinamiento, escribe:

" Tan pronto como uno quiere ir más allá de la lectura, escritura y aritmética, surgen serias dificultades. La enseñanza en el nivel elemental necesariamente se convierte en adoctrinamiento, el partido que opera las escuelas está en condiciones de hacer propaganda de sus doctrinas y de desacreditar a las de otros partidos. El problema no tiene que ver solamente con la enseñanza de la religión y de ciertas series de ciencias naturales en discrepancia con la Biblia, tiene que ver aún más con la enseñanza de la historia y de la economía".

De nuevo, ¿quién tiene razón en el tema de la educación? ¿Hayek, Friedman y los intervencionistas? ¿O Mises? Tal como sucede, cada vez más personas reconocen la verdad de las ideas de Mises en la necesidad de separar la educación y el Estado completamente.

En tercer lugar, ambos, Hayek y Friedman abogan por un papel del gobierno con respecto al dinero, al menos el primer Hayek lo hizo. Friedman en particular, como su admirado predecesor Irving Fisher, ha sido de por vida un enemigo del dinero mercancía, es decir, del patrón oro internacional. Y ha sido un defensor del dinero fiduciario nacional de fluctuación libre emitido por un banco central monopolista con el fin de la estabilización monetaria, es decir, la producción de dinero de entre todos los bienes está bajo el control total y exclusivo del gobierno.

Mises se opuso vigorosamente a todo esto, señala que no existe tal cosa como un nivel de precios; todos los índices de precios son científicamente arbitrarios y, por lo tanto, la tarea de estabilización monetaria es inútil. Pero, lo que es más importante, ¿cómo puede un dinero fiduciario producido por el gobierno totalmente separado del oro ser considerado compatible con un mercado libre? De hecho, los resultados de tal estructura institucional se pueden predecir fácilmente. Supongamos que Smith tiene el poder de monopolio para imprimir dinero. ¿Qué hará? Lo imprimirá virtualmente de la nada y luego irá a comprar un activo real con este dinero, enriqueciéndose así como lo hace cualquier falsificador a costa de otros. Es decir, el resultado del papel moneda del gobierno es la inflación permanente y una disminución constante en el poder adquisitivo del dinero. Para estar seguros, Friedman aconseja al banco central que no sea demasiado inflacionario: solo tres o cuatro por ciento por año. ¡Pero qué tan ingenuo tienes que ser para creer que esto podría funcionar! Las personas no se convierten en ángeles al convertirse en banqueros centrales. La tentación de enriquecerse mediante la falsificación legal es prácticamente hablando irresistible. Solo mira a tu alrededor. Ahora, ¿cuál es el consejo de Mises en lugar de eso? La separación total del gobierno y el dinero, un dinero internacional de oro producido por el mercado. Por supuesto, Mises está al tanto de los argumentos intervencionistas y escribe:

" Los nacionalistas están luchando contra el patrón oro porque quieren separar sus países del mercado mundial y para establecer la autarquía nacional tanto como sea posible. Los gobiernos intervencionistas y grupos de presión están luchando contra el patrón oro porque lo consideran el obstáculo más serio para sus esfuerzos por manipular los precios y los salarios. Pero los ataques más fanáticos contra el oro son hechos por aquellos que intentan expandir el crédito. Con ellos, la expansión del crédito es una panacea para todos los males económicos. Podría reducir o incluso abolir las tasas de interés, elevar los salarios y los precios en beneficio de todos excepto los capitalistas parasitarios y los empleadores explotadores, liberar al Estado de la necesidad de equilibrar su presupuesto; en resumen, hacer que todas las personas decentes prosperen y sean felices. Solamente el patrón oro, ese diabólico artificio de los malvados y estúpidos economistas ortodoxos, impide a la humanidad la prosperidad eterna".

Ahora bien, así no lo explica Mises.

Él escribe:

" La importancia del hecho de que el patrón oro hace que el aumento de la oferta de oro dependa de la rentabilidad de producir oro es, por supuesto, que limita el poder del gobierno para recurrir a la inflación. El patrón oro hace una determinación del poder adquisitivo del dinero con independencia de las ambiciones cambiantes y doctrinas de partidos políticos y grupos de presión. Esto no es un defecto del patrón oro; es su principal excelencia. (...) El patrón oro elimina de la arena política la determinación de los cambios inducidos de efectivo en el poder adquisitivo. Su aceptación general requiere el reconocimiento de la verdad de que no se puede enriquecer a todas las personas imprimiendo dinero. El aborrecimiento del patrón oro está inspirado en la superstición de que los gobiernos omnipotentes pueden crear riqueza a partir de trozos de papel".

Además, así como la educación privada no gubernamental es un requisito para las relaciones pacíficas entre poblaciones lingüística, religiosa o étnicamente heterogéneas, también un dinero internacional de oro producido por el mercado es un requisito para las relaciones internacionales pacíficas. En contraste, cualquier moneda nacional y las políticas monetarias nacionales desintegran los mercados internacionales y la división del trabajo y, por tanto, causan resentimiento y conflicto. Y las monedas fiduciarias emitidas por el gobierno, a diferencia del dinero de oro, facilitan enormemente la financiación de la guerra. El dinero puede simplemente imprimirse y, por consiguiente, los conflictos internacionales llegan con más probabilidad a la guerra.

Ahora, ¿quién tiene razón en la cuestión del dinero? ¿Friedman y los intervencionistas monetarios o Mises? De nuevo, la pregunta es obviamente sólo retórica.

Por último, pero no menos importante, debe plantearse la cuestión de cómo limitar el poder del Estado de expandirse más allá de las que puedan ser sus funciones legítimas. Hayek y Friedman comparten una visión ingenua del gobierno. El gobierno es visto como el proveedor indispensable de algunos vagamente definidos bienes públicos o de la libertad o de hacernos libres, y [el gobierno] es autolimitado por medio de constituciones y controles y contrapesos intrainstitucionales.

En claro contraste, la visión de Mises del gobierno es dura y realista. Él escribe (y esto es algo muy diferente a lo que alguna vez escucharías de Hayek o Friedman):

" Es importante recordar que la interferencia del gobierno siempre significa una acción violenta o la amenaza de tal acción. Los fondos que gasta un gobierno para cualquier propósito son recaudados mediante impuestos. Y los impuestos se pagan porque los contribuyentes tienen miedo de oponer resistencia a los recaudadores de impuestos. Saben que cualquier desobediencia o resistencia es inútil. Mientras esta sea la situación, el gobierno es capaz de cobrar el dinero que quiere gastar. El gobierno es, en última instancia, el empleo de hombres armados, policías, gendarmes, soldados, guardias de prisiones y verdugos. La característica esencial del gobierno es la aplicación de sus decretos golpeando, matando y encarcelando".

Existe, según Mises, solamente una tarea legítima del gobierno y esa es la protección de la propiedad privada contra la invasión o depredación por parte de agresores antisociales. Solo los agresores antisociales pueden ser golpeados, asesinados o encarcelados.

Mises escribe:

" El programa del liberalismo, entonces, si se condensara en una sola palabra, tendría que leerse: propiedad, es decir, la propiedad privada de los medios de producción... Todas las demás exigencias del liberalismo resultan de esta exigencia fundamental".

Pero, ¿cómo evitar que el gobierno haga algo más que proteger la propiedad privada? ¿Cómo evitar que el gobierno se convierta en un agresor? ¿Cómo evitar que asuma tareas tales como la redistribución de ingresos y de la riqueza, la educación y el dinero? Esto sólo es posible, explica Mises, siempre y en la medida en que exista un derecho reconocido a la secesión ilimitada. Él escribe:

" El derecho a la autodeterminación con respecto a la cuestión de la pertenencia a un Estado significa así: siempre que los habitantes de un territorio en particular, ya sea un solo pueblo, un distrito completo, o una serie de distritos adyacentes, lo hagan saber mediante un plebiscito celebrado libremente que ya no desean permanecer unidos al Estado al que pertenecen en ese momento, sino que desean formar un Estado independiente o adherirse a algún otro Estado, sus deseos deben ser respetados y cumplidos. Esta es la única forma viable y eficaz de prevenir revoluciones y guerras civiles e internacionales. (...) Si fuera de alguna manera posible conceder este derecho de autodeterminación a cada persona individual, tendría que hacerse".

Es decir, la respuesta de Mises a la pregunta de cómo domar al Estado es esencialmente reduciéndolo al rango de una organización de membresía voluntaria. E implícito en esta respuesta está también una predicción: en la medida en que un Estado no permite la secesión, se alejará cada vez más de su tarea de protector de la propiedad privada y se volverá cada vez más totalitario.

Y de nuevo, ¿quién tiene razón en los límites del crecimiento del Estado? ¿Hayek y Friedman y los intervencionistas o Mises? ¡Nuevamente qué pregunta!

Hayek y Friedman no pueden ser considerados más que soñadores, mientras que Mises proporciona una explicación perfecta para el desarrollo de los Estados Unidos desde 1861, es decir, el momento en que el derecho de secesión fue violentamente suprimido, y vimos después un rápido crecimiento en el poder del Estado.

Bajo el bolchevismo y el nacionalsocialismo, los libros de Mises fueron prohibidos y su vida hubiera estado en peligro. Y aun así los eventos han demostrado que tenía razón. Bajo condiciones intervencionistas, Mises pudo sobrevivir y trabajar, sin embargo, excepto por unos pocos años en Suiza de 1934 a 1940, se le impidió adquirir alguna vez un puesto académico regular. Y mientras que Hayek y Friedman fueron Premio Nobel y sus puntos de vista se pueden escuchar en todas partes, Mises y sus escritos han sido rechazados o ignorados por el establecimiento académico hasta el día de hoy. Y, sin embargo, todas sus predicciones sobre el intervencionismo se hacen realidad ante nuestros ojos.

Pero uno debe salir de la academia, o la corriente principal de la academia, debe ir al Instituto Mises para escuchar estas verdades: que el socialismo moderado también es contrario a la naturaleza del hombre y la economía y que también está destinado a colapsar, y que solo la propiedad privada y el capitalismo de laissez faire pueden producir prosperidad y paz. Permítanme brindar por Mises, el más grande economista del siglo XX, y Lew Rockwell, el brillante emprendedor intelectual que hizo posible todo esto.

Gracias.

Traducido del inglés por Oscar Eduardo Grau Rotela. El material original se encuentra aquí.

Más recientes de Ecoliberal

Una solución libertaria al nefasto sistema penitenciario actual

Una solución libertaria al nefasto sistema penitenciario actual

Entre los muchas servicios ilegítimos, injustos y deplorables que proveen coercitivamente los políticos y funcionarios a través del Estado, uno de los peores es el sistema penitenciario moderno en países occidentales 12/02/2021

En búsqueda de mejores libertarios

En búsqueda de mejores libertarios

"[...] el liberalismo es radicalmente incompleto. Si existe algo a lo que pueda llamarse una personalidad «liberal», se trata de una criatura bastante poco determinada." Douglas Rasmussen & Douglas Den Uyl. Las normas de la libertad 09/02/2021

La benevolencia del capitalismo deportivo: un negocio que paga por talentos que de otro modo no tendrían utilidad

La benevolencia del capitalismo deportivo: un negocio que paga por talentos que de otro modo no tendrían utilidad

La práctica del deporte siempre ha sido una actividad constante en la realización de las sociedades. El discurso tradicional del deporte suele basarse en el cultivo de una vida saludable como una filosofía personal que estimula otros objetivos individuales 09/02/2021

Libertarismo cristiano. Ayn Rand está muerta

Libertarismo cristiano. Ayn Rand está muerta

Este artículo fue publicado originalmente el 28 de mayo de 1990 en el National Review. En la derecha vieja, el conservadurismo cultural se daba tan naturalmente como la devoción al libre mercado y la aversión a las guerras en el extranjero 02/02/2021

El socialismo y el rencor

El socialismo y el rencor

"El socialismo es la filosofía del fracaso, el credo de la ignorancia y la prédica de la envidia; su virtud inherente es la distribución igualitaria de la miseria" 01/02/2021

Mostrando: 1-5 de 2.255