×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
0
Posición en el Ranking
0
Usuarios seguidores
Sus noticias
RSS
  • Visitas
    620.562
  • Publicadas
    336
  • Puntos
    0
Veces compartidas
141
¡Consigue las insignias!
Trimestrales
Recientes
Visitas a noticias
17/08/2015

image

Fantasmas del pasado

La segunda temporada de True Detective llegó a su fin, dejando tela para cortar acerca de lo que corresponde a las resoluciones que se llevaron a cabo y al destino elegido para cada uno de los personajes que intervinieron en ella. Muchas opiniones contrapuestas se hicieron oír apenas terminó el episodio inicial. Las comparaciones (odiosas para unos cuantos pero inevitables) con la entrega anterior fueron tornándose cada vez más recurrentes, ganando espacio de forma gradual conforme al avance de la serie. La brillante y sólida historia protagonizada por Matthew McConaughey y Woody Harrelson dejó la vara muy alta de cara a lo que viniera luego. Así como a sus personajes, melancólicos y acechados por un tiempo lejano que los aturde cotidianamente, la segunda temporada de True Detective también es perseguida por los fantasmas del pasado, siendo en este último caso antecedentes que representaron excelencia en el planteamiento y en la puesta en escena de cada suceso.

image

Nic Pizzolatto apostó nuevamente por la creación de una atmósfera oscura, podrida e intrigante. Las drogas, los vicios y la maraña de acontecimientos que se sortean, corrompen el ambiente. El guión, sugerente aunque algo enrevesado, deja la sensación de confundirnos en determinados tramos. No hay nada para reprochar en lo que concierne al rubro técnico, así como tampoco respecto a las actuaciones. En este punto, vale destacar el trabajo realizado por Colin Farrell en la piel del detective Ray Velcoro. Probablemente se trate del participante que mayor interés y atracción haya despertado en el observador. Detrás de él se posiciona Vince Vaughn de solvente labor. El resto no desentona ni mucho menos; Rachel McAdams , Taylor Kitsch y Kelly Reilly acompañan de manera convincente. Lo interesante (aunque en leves secuencias extenuante) radica en los problemas personales que aquejan a cada una de las figuras. El pasado, como se mencionó anteriormente, es para nuestros protagonistas una mochila pesada que cargan sobre la espalda día a día. Pizzolatto nos va revelando, capítulo a capítulo, algún que otro asunto que nos permita ir encastrando cada pieza en el rompecabezas personal de cada individuo. Pero lo sombrío no siempre funciona y es factible que en ciertos pasajes de True Detective los minutos se hagan cuesta arriba, producto de tan acentuado dramatismo y diálogos que en su intento de querer sonar continuamente elegantes, pierdan impacto o nivel de enlace.

image

La corrupción y la prostitución ocupan un lugar importante en la trama de esta segunda temporada. Asimismo las conspiraciones y las traiciones. La impunidad con la que se mueven los que poseen una posición casi omnipotente de poder pisa fuerte en la narración. Pasada la mitad de la serie, las cosas se van poniendo progresivamente más oscuras, tensas, retorcidas y, como fruto de lo que se desprende de ese sinuoso camino, también más cautivadoras. Nic Pizzolatto nos introduce en situaciones que molestan y que forman parte de la realidad de muchos países. La impotencia emerge y crece con intensidad a medida que los episodios corren; los sabores amargos parecen predominar, mientras quien se encuentra expectante del otro lado de la pantalla se pregunta, con dudas y temores, cómo se resolverá todo en el desenlace. *SPOILER : Pizzolatto apuesta todas sus fichas a desenmascarar la triste y desmoralizadora verdad que rodea a quienes se llenan los bolsillos con actividades ilícitas. En True Detective el final es desolador, penoso por cómo acaban algunos de sus personajes y por cómo los malos triunfan en la puja por el poder, en sus acciones por tapar cualquier investigación e implicar a inocentes. Prácticamente todo resulta en vano. Sin embargo, queda encendida una pequeña luz de esperanza, con las pruebas de las que se vale la detective Bezzerides, lejos de su país. Este es el máximo acercamiento a un final feliz que su creador nos puede ofrecer. *FIN DE SPOILER. A fin de cuentas, se trata de una aceptable, inquietante y atmosférica segunda temporada. El parangón con la primera le juega una mala pasada. Si se la analiza aisladamente, el resultado es más positivo.

PUNTAJE FINAL: 7,8

Más recientes de Alaneche

Lost River - Crítica

Lost River - Crítica

Fantasía y pesadillaRyan Gosling toma el mando en la dirección (y en el guión) de Lost River, película que representa su ópera prima detrás de las cámaras 21/09/2015

Cop Car - Crítica

Cop Car - Crítica

Juego de niñosCop Car, la propuesta de Jon Watts(director de Clown), contiene la pausa, el tono y el relajado andar que suele caracterizar, entre otras cosas, a muchas obras de cine independiente 12/09/2015

Southpaw - Crítica

Southpaw - Crítica

El último uppercutSouthpaw, el flamante trabajo de Antoine Fuqua (Training Day, The Equalizer) es un drama de boxeo casi estereotipado que aparenta beber de varias fuentes propias de obras cinematográficas similares 29/08/2015

El Clan - Crítica

El Clan - Crítica

La casa del horrorEl esperado film de Pablo Trapero, que inquietaba de la misma forma en que motivaba con lo que se podía apreciar en su tráiler, no decepciona. Esencial resulta la mano del director de Carancho para que la narración conserve el interés y mantenga netamente enfocado al espectador 23/08/2015

Misión Imposible 5: Nación Secreta - Crítica

Misión Imposible 5: Nación Secreta - Crítica

Ethan Hunt, la manifestación viva del destinoLa saga de Misión Imposiblese mantiene viva y no da muestra alguna de sufrir una recaída grave. Al menos esa es la impresión que queda al término de esta quinta entrega, que llegó con la fuerza de un aluvión tras su desenfrenado tráiler 02/08/2015

Mostrando: 6-10 de 335