Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Pedroalberto escriba una noticia?

Una película de Bourne pero sin Matt Damon

08/08/2012 18:30 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Para aquellos que no han visto los avances, la acción tiene lugar en el mismo marco de tiempo que la anterior entrega, The Bourne Ultimatum

Febrero de 2010: los Juegos Olímpicos de invierno están en su apogeo en Vancouver (Canadá), la canciónFireflies del grupo Owl City es número uno en los rankings musicales... y la franquicia Bourne está en crisis.

El director Paul Greengrass ha decidido no seguir, alegando que no tiene nada más para contribuir. Días después, Matt Damon lo sigue.

"Jason Bourne ha recuperado la memoria tres veces hasta ahora", le decía la estrella a los periodistas, mientras promocionaba su película bélica Green Zone en Estados Unidos.

"No creo que nadie quiere verme decir 'me olvidé' otra vez".

Los productores piensan hacer "un Bond", simplemente reemplazar a Damon con otro actor, pero no se siente muy apropiado en una serie tan anclada en la realidad.

Entonces surge la idea de una presecuela, pero las ideas no convencen.

Sin estrella, ni director, ni guión, el productor Frank Marshall llama al escritor Tony Gilroy, arquitecto de los tres primeros filmes de Bourne. ¿Puede generar algunas ideas en dos semanas?

Paul Greengrass y Matt Damon

Greengrass y Damon decidieron que no podían aportar nada más a la franquicia.

"Se quedaron sin combustible y todo el mundo salió corriendo, nadie sabía qué hacer", recuerda Gilroy.

Tony comenzó a cotejar ideas con su hermano Dan. Hoy dice que encararon la tarea como un "problema matemático".

"Al final llegamos a esta idea maestra: todo lo que se había visto antes era una pieza de un rompecabezas mucho más grande".

"Desgarramos la cortina y vemos que la conspiración detrás de todo esto es de una dimensión mayor".

Y entonces Bourne había renacido. Inspirado por la historia que había creado, Gilroy aceptó la dirección de la película.

La segunda Treadstone

Para aquellos que no han visto los avances, la acción tiene lugar en el mismo marco de tiempo que la anterior entrega, The Bourne Ultimatum.

Mientras Jason Bourne revela el secreto programa de súper espías de la CIA, Treadstone, nos enteramos que hay varias operaciones similares y que todas deben ser canceladas debido al accionar de Bourne.

Esto pone en peligro a Aaron Cross, un agente de la operación Outcome (descrita como "Treadstone, pero sin inconsistencias"), cuyos responsables quieren borrarlo del mapa.

Interpretado con una intensidad furioza por el protagonista de The Hurt Locker, Jeremy Renner, Cross es más duro y más frío que el escrupuloso Bourne.

Él también posee una fuerza y una habilidad súper humana. Una secuencia lo tiene trepando el costado de un edificio de tres pisos en un solo plano de 10 segundos.

"¡Ése soy yo!" exclama Renner. "Yo hice el 99% de las escenas de riesgo en la película".

" He caracterizado varios personajes indeseables, mucho más indeseables que este tipo, y aun así la audiencia puede sentir cierta empatía hacia ellos"

Jeremy Reener

"¿Cuántos intentos tomó? 25 ¿Cuántos rasguños y magulladuras? Unos cuantos".

Mientras Jason Bourne revela el secreto programa de súper espías de la CIA, Treadstone, nos enteramos que hay varias operaciones similares

El personaje de Renner es un veterano de Afganistán y, a diferencia de Jason Bourne, un recluta voluntario en el submundo de las operaciones encubiertas.

Por los primeros 30 minutos de la película apenas dice una palabra.

¿Estaba preocupado Gilroy de que la audiencia no simpatizara con el personaje?

"Confiamos en que al comienzo te sientas intrigado. Contamos su historia después y ojalá esto luego explique lo que has visto, pero hay que tener agallas para hacer esto".

Renner dice que él nunca estuvo preocupado por la reacción de la audiencia.

"He caracterizado varios personajes indeseables, mucho más indeseables que este tipo, y aun así la audiencia puede sentir cierta empatía hacia ellos".

"Por eso no estaba realmente preocupado de que la gente no lo quisiera. Además, su historia está escrita de forma brillante. Mi trabajo en realidad era no arruinarla".

La cuestión moral

Si bien los principios morales de Cross nunca están muy claros (¿está peleando por su supervivencia o en contra del sistema?), eso no ocurre con los que guían las acciones de sus antagonistas.

Edward Norton interpreta al coronel Eric Byer, encargado de los proyectos Treadstone y Outcome y director de una oscura agencia de inteligencia.

"Él siente que tiene que hacer cosas que son muy desagradables para servir a una misión mayor", explica el actor.

Tony Gilrod

El director descubrió que algunas de sus ideas más fantásticas para el filme ya se estaban ejecutando en la realidad.

"Él no es el villano entusiasta que se frota las manos. Es una persona de convicciones intensas sobre el equilibrio entre la maldad necesaria y el propósito superior".

"Todos los personajes principales participan en este mundo tenebroso que conjuga ciencia, gobierno y militares, donde la gente toma estas decisiones moralmente turbias", dice Norton.

Gilroy sostiene que las historias oscuras de los servicios secretos que aparecen en la película están basadas en proyectos militares reales".

"Existe un apetito real por tener soldados con más energía, mayor resistencia al dolor y menos necesidad de dormir", explica.

El director dice que su investigación fue más orientada a "confirmar" que a buscar inspiración. Para su asombro, algunas de sus ideas más estrafalarias "ya estaban siendo ejecutadas".

Para Norton, este escenario es el que le da a The Bourne Legacy su anzuelo.

"El éxito de las películas de Bourne es que son películas de espionaje específicamente diseñadas para esta era. Ellas hablan de esa intensa percepción, a nivel global, de que existe una desagradable intimidad entre las corporaciones y los gobiernos".

"No quiero hacer juicios de valor entre estos filmes y los de Bond o Misión Imposible, pero creo que esas historias son definitivamente fantasía, mientras que Bourne invoca las preguntas morales de la época".


Sobre esta noticia

Autor:
Pedroalberto (1260 noticias)
Visitas:
762
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.