Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Ascohastalanausea escriba una noticia?

Parabens Dilma

05/10/2014 19:30 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Dilma Rousseff ganó la primera vuelta de las elecciones presidenciales en Brasil este domingo. Se enfrentará a Aécio Neves en segunda vuelta. Los retos del definitivo vencedor y de los gobernadores de los estados es inmenso en todos los frentes

 

Y Dilma Rousseff, actual presidenta y líder del Partido de los Trabajadores (PT), ganó con el 40% de los votos las disputadas elecciones brasileñas -votar es una obligación- aunque necesitará de una segunda vuelta frente a su rival socialdemocrata Aecio Neves (PSDB) el próximo día 26 de Octubre, al no alcanzar el 50% de los sufragios. La gran derrotada, para las expectativas que le daban las encuestas, sería Marina Silva que consiguió en torno al 20%. 

Brasil, el país donde los haya de las macro cifras, en extensión, fronteras, recursos naturales, población, PIB, biodiversidad, agua potable, etc. etc. apostó finalmente por la continuidad, por el “malo conocido...” por prorrogar una década larga de progreso general en medio de las peligrosas derivas populistas de su entorno sudamericano tipo Venezuela o Argentina y de las que, aunque en menor medida, tampoco escapan hoy Bolivia, Uruguay y Ecuador.

Progreso que arrancó de la mano de su antecesor en el mismo partido Lula da Silva que puso el broche a su mandato con la nominación de Brasil como sede de los dos eventos mas importantes del mundo: los Mundiales de Fútbol 2014 y la organización de los Juegos Olímpicos del próximo 2016 y que cristalizó con su discípula y sucesora Dilma Rousseff.

Sin embargo y como ocurre muy a menudo, la visión que se tiene desde fuera de Brasil como país emergente y atractivo, dista mucho de la que tienen de si mismos los brasileños, más aún después de perder estrepitosamente la ansiada sexta copa del mundo como país anfitrión que eran. Para los brasileños Brasil está mal o muy mal. Y como esa opinión la comparte la inmensa mayoría de la clase media o baja, hablamos de 170 millones de los casi 200 que calculan -el empadronamiento existe pero no es muy riguroso-, se puede decir que los contentos son excepción.

Las razones del descontento son muchas y como es comprensible ninguna tiene que ver con la belleza del país, su folclore, su música, sus costumbres, sus aficiones, sus gentes encantadoras, ni sus playas. Lamentablemente, todo lo que en Brasil no depende de los gobiernos, federal o estatal, funciona y gusta. El problema del descontento en Brasil emana de las erróneas decisiones o actuaciones de sus mandatarios y la lista en tan larga que abruma su sola lectura.

Una divisa, el real, débil frente al euro o el dólar, impide la importación masiva y a precio razonable de bienes y servicios provenientes del primer mundo que la población desea y ambiciona porque los conoce por internet: colonias, ropas y complementos, vehículos, alimentos y bebidas, útiles, teléfonos móviles, etc. etc. Su falta o su precio les provoca la lógica insatisfacción.

El nivel de descontento de la población es muy preocupante

Unas jornadas laborales de 10 y 12 diarias, de lunes a sábado, que con los desplazamientos alcanzan las 14/16h, por un salario de unos 270€ mensuales. Una cesta de la compra en las grandes superficies de alimentos, bebidas y productos de aseo y limpieza incomparablemente más cara que la misma cesta en España.

Unos medios de transporte insuficientes, caros, obsoletos y mal mantenidos. Unas infraestructuras que, en lo que a carreteras se refiere, solo existen desdobladas entre las grandes capitales, mientras que el 90% de la red viaria restante, o son caminos de tierra o asfaltos de decenas de años sin re-asfaltar, con más agujeros por metro cuadrado que un colador. El tren, como medio de transporte de personas, ni se conoce ni se le espera.

Un nivel de endeudamiento domestico altísimo como consecuencia de políticas de fomento del consumo que incentivan pagar en seis o mas mensualidades cualquier bien de consumo por escaso que sea su valor. Hoy es un secreto a voces en Brasil que los beneficios del pequeño, mediano y gran comercio es precisamente los intereses que los comercios comparten con los bancos por esos aplazamientos.

 

Unos intereses que, pretextando las autoridades monetarias razones de restricción del crédito y del consumo, alcanzan niveles incomparables con cualquier país del mundo, de hasta el 100 por 100 anual. En Brasil el tipo medio de interés por créditos al consumo está entre el 7 y el 10%... mensual!!!

Una inflación al alza, un crecimiento a la baja, ya negativo, un recalentamiento en sectores como el inmobiliario que hacen temer la existencia de una burbuja inmobiliaria, una inseguridad ciudadana en ascenso, una pobre red hospitalaria y asistencial pública y una corrupción imparable a todos los niveles de la administración federal, estatal y municipal, son el resto de los males que más atenazan a sus ciudadanos.

Brasil hoy es un gigante con recursos sobrados para encarar con suerte sus próximos 20 años y pasar de ser la séptima economía del mundo a situarse entre las cinco primeras pero el reto es que sus ciudadanos se lo crean y lo perciban. Como aquí en España, las raíces pueden ser muy vigorosas pero como alimento para el pueblo, no son suficientes.

Los brasileños han apostado por el "malo conocido"

 

AscoHastaLaNáusea


Sobre esta noticia

Autor:
Ascohastalanausea (267 noticias)
Visitas:
1763
Tipo:
Opinión
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.