Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Redacción Política escriba una noticia?

En el Ohio industrial, la tentación Donald Trump

14/03/2016 13:51 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

image

Stephen Emmert, exobrero portuario que militaba en su sindicato, perdió el trabajo en los años 90 y aunque se definía como de izquierda, hoy rechaza el sistema político y piensa que Donald Trump sería el mejor candidato para él.

"Antes yo era un demócrata convencido, sindicalista", relata Emmert a la AFP mientras se prepara para asistir a un mitin del candidato republicano.

Emmert perdió su empleo hace dos décadas a causa de la automatización y se convirtió en conductor de camiones. Dice estar harto del sistema y no se imagina votando por la favorita demócrata Hillary Clinton, quien representa para él todo lo que detesta de la política actual.

Impensable para ellos 20 años atrás, varios de sus amigos y vecinos se inclinan hoy hacia el multimillonario Donald Trump, como lo hicieron los "demócratas Reagan", que contribuyeron a que el republicano Ronald Reagan llegara a la Casa Blanca en los años 80.

"¡Mire todas esas fábricas vacías! Trump traerá empleos", sueña Emmert.

Ohio, que vota el martes en primarias cruciales, es un Estado industrial. Los trabajadores sufrieron mucho en los últimos años, pero desde las orillas del Lago Erie hasta la industriosa ciudad de Canton, con frecuencia son ellos quienes deciden las elecciones.

Lo ilustra el hecho de que ningún republicano ganó nunca una presidencial si no triunfó en Ohio en las elecciones generales.

Trump ya ganó la primaria en el Estado vecino de Michigan. Para triunfar en Ohio deberá formar una amplia coalición e incluso lograr un importante apoyo de trabajadores sindicalizados, normalmente demócratas.

- Trump "traerá empleos" -

Su principal adversario no es otro que John Kasich, gobernador del Estado, quien le lleva una leve ventaja en los últimos sondeos.

Aunque la tasa de desempleo en el país se sitúa en su nivel más bajo, Ohio perdió 200.000 empleos desde las elecciones de 2000, principalmente a causa de la relocalización de fábricas hacia China, México y otros países que ofrecen mano de obra más barata y ventajas fiscales.

Más sobre

En consecuencia, la propuesta de Trump de aumentar los impuestos a las importaciones da en el blanco con Emmert y sus amigos.

image

"Muchos de nuestros empleados y administradores están fascinados con el candidato Donald Trump", comenta también un dirigente de la Cámara de Comercio que solicitó conservar el anonimato.

Ohio es uno de los 10 Estados clave en la elección presidencial, considerado como un microcosmos del país, con una base conservadora, independientes, suburbios más progresistas y una creciente población latina.

"Mucha gente, tanto republicanos como demócratas, piensa que Trump podría ser el salvador que traerá empleos", explica Kevin Berger, propietario de una librería en Cleveland. Este hombre de 31 años encarna el conflicto interno que parece afectar a muchos trabajadores de Ohio que dudan entre Trump y Bernie Sanders, el principal opositor de la candidata demócrata favorita, Hillary Clinton, quien se presenta como un socialista.

Sanders prometió reducir las desigualdades económicas, dice Berger, pero "personalmente pienso que Trump será mejor para nuestra economía y nuestros negocios".

Richard Trumka, integrante de la dirección del mayor sindicato estadounidense, AFL-CIO, que cuenta con 12 millones de miembros, advierte contra esa tentación: "Trump busca gente como nosotros", pero el candidato republicano "piensa que los salarios ya son demasiado altos", recuerda.

Joe Immormino, vendedor de chatarra en un suburbio de Cleveland cuyo negocio se hundió en los últimos años, está ahora "120%" a favor de Trump.

"Me gustaría que hubiera un empresario en el poder", afirma.

A los 57 años, valora mucho la promesa del multimillonario de aumentar los impuestos a los materiales venidos de China, Rusia o Turquía, que invaden el mercado.

"Quiero ver lo que hace alguien que nunca estuvo en política", afirma Immormino. "Hagamos eso y veamos qué pasa. ¿Qué podría ser peor que ésto?"


Sobre esta noticia

Autor:
Redacción Política (31941 noticias)
Fuente:
AFP
Visitas:
1261
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.