Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Ecoliberal escriba una noticia?

Nozick sobre la preferencia temporal

7
- +
07/06/2020 02:00 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

image

imageMe gustaría discutir algunos de los comentarios de Nozick sobre la preferencia temporal en su artículo «Sobre la metodología austriaca», pero hay un obstáculo para hacerlo. A Nozick le gustan los argumentos intrincados, y la sección del documento sobre la preferencia de tiempo es especialmente difícil. Por esa razón, me voy a concentrar sólo en algunos de los muchos puntos que aborda.

Nozick crítica este pasaje de La acción humana, que reconoce con razón que es vital para el argumento de Mises sobre la preferencia de tiempo:

La preferencia temporal es un requisito categórico de la acción humana. No se puede pensar en ningún modo de acción en el que la satisfacción dentro de un período más cercano del futuro no sea ? otras cosas siendo iguales ? preferida a la de un período posterior. El acto mismo de gratificar un deseo implica que la gratificación en el instante presente es preferible a la de un instante posterior. Quien consume un bien no perecedero en lugar de posponer su consumo para un momento posterior indefinido, revela así una mayor valoración de la satisfacción presente en comparación con la satisfacción posterior. Si no prefiriera la satisfacción en un período más cercano del futuro a la de un período más lejano, nunca consumiría y así satisfaría los deseos. Siempre acumularía, nunca consumiría y disfrutaría. No consumiría hoy, pero tampoco lo haría mañana, ya que el día de mañana lo confrontaría con la misma alternativa. (p. 796)

Nozick hace tres objeciones a lo que dice Mises. Primero, «una persona podría ser indiferente entre hacer un acto ahora y hacerlo después, y hacerlo ahora. ('¿Por qué no hacerlo ahora?') Así que la acción ahora puede mostrar preferencia por el tiempo (débil), pero no tiene por qué mostrar preferencia por el tiempo (fuerte)». Por «preferencia débil», Nozick quiere decir que si prefieres A a B, o bien prefieres A a B o eres indiferente entre ellos. Esta noción es estándar en la economía neoclásica.

El problema con esta objeción es simple. Mises niega que la indiferencia pueda demostrarse en la acción. Según él, si elige A sobre B, entonces su elección muestra que prefiere A a B. Su «escala de preferencia» sólo existe en el momento de la elección. Su «preferencia demostrada» es justo lo que usted elige de hecho en una ocasión dada. Nozick es consciente de que Mises tiene este punto de vista, pero sin embargo lo critica basándose en un punto de vista que Mises rechaza explícitamente.

Y Mises tiene razón en hacerlo. Tenemos un entendimiento de sentido común de elegir algo porque preferirías tenerlo a cualquier alternativa disponible que conozcas. Si no tienes este entendimiento, claramente te estás perdiendo algo, y resulta que el concepto de preferencia de Nozick no le permite articular este entendimiento. Lo mejor que puede ofrecer es una «fuerte preferencia», en la que se prefiere fuertemente A a B si y sólo si se prefiere débilmente A a B y no se da el caso de que se prefiera débilmente B a A. Pero la «fuerte preferencia» no nos dice lo que significa preferir algo. De hecho, la «preferencia débil» es parásita en esa misma noción, ya que hay que entender lo que significa preferir A a B para comprender la definición: se prefiere débilmente A a B si se prefiere A a B o se es indiferente entre ellos.

El siguiente punto de Nozick no es mejor. Él dice:

Una persona puede actuar ahora para obtener una satisfacción particular, sin importarle si llega tarde o temprano. Actúa ahora porque la opción de obtener la satisfacción es fugaz y no estará disponible más tarde. Así pues, una persona puede tener una razón, distinta de la preferencia de tiempo, para actuar ahora; preferir algo más pronto que tarde no es necesario para actuar ahora.

Aquí el problema radica en un simple descuido. Mises habla de «bienes no perecederos», lo que en este contexto significa bienes que el actor tiene la opción de consumir ahora o en un momento posterior. Las satisfacciones que son «ahora o nunca» están fuera del alcance del argumento.

El punto final de Nozick se basa en un malentendido más fundamental. Él dice:

El hecho de que actuemos constantemente no puede mostrar que siempre tenemos preferencia de tiempo para todos los bienes, Como mucho, muestra que cuando una persona actúa (y la opción también está disponible más tarde) tiene preferencia de tiempo entonces para el bien particular que luego actúa para obtener. Esto es compatible con una alternancia de períodos de preferencia de tiempo para el bien G, y períodos sin preferencia de tiempo para el bien G. La persona actúa para obtener G durante uno de los períodos de preferencia de tiempo para G. Esto es considerablemente más débil que la preferencia de tiempo general». (Énfasis en el original.)

Nozick tiene razón cuando dice que cuando prefieres conseguir un bien ahora a más tarde, estás demostrando preferencia de tiempo sólo para ese bien en particular ahora. Pero para los austriacos las preferencias existen sólo para las acciones que ocurren en momentos particulares. Cuando Nozick dice que preferimos G ahora a G en el futuro cuando actuamos, pero tal vez no tenemos preferencia de tiempo para G cuando no actuamos, esto es desde la perspectiva austriaca vacía. No tenemos preferencias cuando no actuamos.

Nozick tiene más que decir sobre la preferencia de tiempo. Él ofrece un relato evolutivo de cómo la preferencia temporal podría haber surgido y utiliza este relato para plantear un problema de «doble descuento» para la posición austriaca estándar. Espero abordar estos puntos en otro artículo, pero debo hacer una advertencia. La discusión de Nozick es aún más enrevesada que lo que he estado hablando en este artículo.

Me gustaría concluir subrayando una diferencia básica entre Nozick, por un lado, y Mises y Rothbard, por el otro. Nozick suele preocuparse por los contrafactuales. La preferencia, por ejemplo, implica no sólo lo que elige, sino lo que elegiría en varias circunstancias hipotéticas. Para Mises y Rothbard, por el contrario, es el acto individual lo que importa. Como dice Goethe, «Im Anfang war die Tat!» (En el principio era el hecho).

Fuente.


Sobre esta noticia

Autor:
Ecoliberal (2241 noticias)
Fuente:
miseshispano.org
Visitas:
37
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.