Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Ecoliberal escriba una noticia?

El New York Times tiene razón sobre los economistas, pero por razones equivocadas

4
- +
17/09/2019 03:00 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

image

imageLa aburrida, cansada y quejumbrosa Vieja dama gris tiene otra opinión sobre la devoción servil de Estados Unidos a la ortodoxia del libre mercado, pero esta vez con un ligero giro: los propios economistas tienen la culpa de la revolución antiestatista.

Sin embargo, aunque el título del artículo era prometedor ?«Culpen a los economistas por el lío en el que estamos metidos», resulta que el autor no tenía ningún interés en examinar la economía como una profesión egoísta o comprometida per se. Simplemente lamenta lo que él ve como su giro a favor del mercado después de la marca del apoyo académico al socialismo en la década de 1930. Así, recibimos las quejas habituales sobre la reducción de las regulaciones, la antipatía por las leyes de salario mínimo, la falta de apoyo a los sindicatos y la «vuelta a los mercados» bipartidista:

A medida que el cuarto de siglo de crecimiento que siguió a la Segunda Guerra Mundial se fue agotando, los economistas se trasladaron a los pasillos del poder, instruyendo a los responsables de la formulación de políticas que el crecimiento podría reactivarse minimizando el papel del gobierno en la gestión de la economía. También advirtieron que una sociedad que tratara de limitar la desigualdad pagaría un precio en forma de menor crecimiento. En palabras de un acólito británico de esta nueva economía, el mundo necesitaba «más millonarios y más quiebras».

En las cuatro décadas comprendidas entre 1969 y 2008, los economistas desempeñaron un papel fundamental en la reducción de los impuestos a los ricos y en la contención de la inversión pública. Supervisaron la desregulación de los principales sectores, incluidos el transporte y las comunicaciones. Ellos leonizaron a las grandes empresas, defendiendo la concentración del poder corporativo, al tiempo que demonizaban a los sindicatos y se oponían a las protecciones de los trabajadores como las leyes de salario mínimo. Los economistas incluso persuadieron a los encargados de formular políticas para que asignaran un valor en dólares a la vida humana ?alrededor de 10 millones de dólares en 2019? a fin de evaluar si las reglamentaciones valían la pena.

Y, por supuesto, ningún artículo del Times sobre economía está nunca completo sin algún tipo de lenguaje de calderilla sobre la desigualdad, el gran no tema de nuestros días. Como siempre, los economistas intelectualistas se centran sólo en su Dios de la eficiencia:

Estuvieron de acuerdo en que el objetivo principal de la política económica era aumentar el valor en dólares de la producción de la nación. Y tenían poca paciencia con los esfuerzos para limitar la desigualdad. Charles L. Schultze, presidente del Consejo de Asesores Económicos del Sr. Carter, dijo a principios de la década de los ochenta que los economistas deberían luchar por políticas eficientes «incluso cuando el resultado son pérdidas de ingresos significativas para grupos particulares, lo que casi siempre ocurre». Una generación más tarde, en 2004, el Premio Nobel Robert Lucas advirtió contra cualquier relanzamiento de los esfuerzos para reducir la desigualdad. «De las tendencias que son perjudiciales para una economía sana, la más seductora, y en mi opinión la más venenosa, es centrarse en cuestiones de distribución».

Más sobre

Es hora de descartar el juicio de los economistas de que la sociedad debe hacer la vista gorda ante la desigualdad. La reducción de la desigualdad debe ser un objetivo primordial de las políticas públicas.

La economía de mercado sigue siendo uno de los inventos más impresionantes de la humanidad, una máquina poderosa para la creación de riqueza. Pero la medida de una sociedad es la calidad de vida a lo largo de toda la pirámide, no sólo en la cima, y un conjunto creciente de investigaciones demuestra que los nacidos en la base tienen menos posibilidades que en generaciones anteriores de alcanzar la prosperidad o de contribuir al bienestar general de la sociedad, incluso si son ricos según los estándares históricos.

Esto no sólo es malo para los que sufren, aunque seguramente ya es suficientemente malo. También es malo para los estadounidenses acaudalados. Cuando la riqueza se concentra en manos de unos pocos, los estudios muestran que el consumo total disminuye y la inversión se rezaga. Las corporaciones y los hogares ricos se parecen cada vez más a Scrooge McDuck, sentados sobre montones de dinero que no pueden usar productivamente.

Es una lástima que el autor haya optado por centrarse en la no cuestión de la desigualdad en su crítica de la economía moderna. La izquierda no puede superar su tonta percepción de que los economistas modernos de alguna manera son esclavos de Milton Friedman y no de Keynes, cuando en realidad el primero no es el ideólogo que imaginan, mientras que el segundo tiene su ADN profundamente entretejido en toda política de estímulo fiscal y monetario.

Pero el punto más importante no es la ideología o la política o los puntos de vista políticos. La economía se ha convertido en una profesión perdida, que sirve a los economistas pero no a la sociedad. La economía está rota, excepto para aquellos que se ganan la vida con ella. No nos hace más ricos, ni más felices, ni más sanos. Eso no nos hace más inteligentes o con más conocimientos. La economía, tal como se enseña y se practica actualmente, no ayuda a explicar el mundo, el papel fundamental de cualquier ciencia social. Mises fue ridiculizado por algunos como un mero «economista literario» por su falta de ecuaciones, tablas y gráficos, pero las estadísticas y los modelos matemáticos que no predicen nada con precisión no sustituyen la verdadera vocación de la economía. Trabajar en un banco de inversión, o peor aún, en un banco central, puede parecer una práctica económica, pero es un movimiento sin acción.

La economía y los economistas de hoy en día están perdidos, pero no de la forma en que lo imagina el New York Times. El verdadero escándalo es el paso de la teoría a los datos como punto de partida para el análisis económico.

Fuente.


Sobre esta noticia

Autor:
Ecoliberal (1816 noticias)
Fuente:
miseshispano.org
Visitas:
59
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Etiquetas
Lugares

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.