Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Llop escriba una noticia?

Mi opinión, tu opinión....

13/05/2022 04:30 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

A todos nos gusta dar nuestra opinión y que ésta sea escuchada, valorada y que se tenga en cuenta, creo que eso es una verdad indiscutible al menos en el caso de la mayoría de personas que conozco.

Las personas opinamos de todo lo que se habla con la familia, con los amigos, en el trabajo.

¿Pero la opinión de unos y de otros es igual de atendida? Quiero decir que ¿no parece que hay algunas personas cuyas intervenciones son más escuchadas y se les presta más atencion?

¿A que se debe esa diferencia? ¿Es debido quizás a la seriedad o personalidad de las personas que opinan frente a otras?

¿No se atiende menos a las personas más joviales o inseguras frente a las serias y a las que se quieren mucho a si mismas?

Hay personas que hablan con una especie de seguridad como si fueran Sócrates o Aristóteles, y parecen convencer más a los demás.

Creo que no tiene que ocurrir que esas personas sean más cultas o inteligentes que otras, sino que tienen algo que les hace más interesantes.

Puede que sea el aplomo, que sea una seguridad fuerte en si misma, e incluso una especie de falta de vergüenza ante los demás, una nula timidez.

En realidad, también hay personas a las que no les importa si su opinión es valorada o escuchada, y nunca la dan, no se mojan.

Creer en uno mismo y en sus aseveraciones, es algo importante a la hora de que nuestra opinión resalte sobre las demás.

¿Y aparte que es lo que hace que las personas sigan y atiendan a unos más que a otros?

No tiene que ver la belleza, ni al parecer ningún rasgo físico, quizás el tono y el timbre de la voz y la forma de expresarse con seguridad.

 Puede que haya dos tipos de pasado en las vidas de estas personas, o bien no tuvieron atención de sus padres y familiares, o fueron siempre escuchados y atendieron sus palabras como importantes desde su tierna edad.

Si eres un buen orador, te escucharemos, y luego guarda silencio para que los demás hablemos, los buenos oradores deben de ser buenos escuchadores

Pero lo cierto es que puede que sea una mezcla de ambas formas de vida temprana o ninguna de ellas... pudiendo ser algo genético en parte o no.

Todos conocemos a personas que tienen nuestra atención y la de todos los demás, y que de alguna manera se imponen frente a las nuestras.

No hablo de los maleducados que al final todos abandonamos, sino de otro tipo de personas que tienen un aplomo fuerte.

Podría ser que esos casos fueran debidos a cierto tipo de niños mimados pero no de forma sobreprotectora, sino todo lo contrario, tratados como adultos y escuchados como si fueran una persona mayor.

Cuando un niño/a se encuentra fuerte y su opinión es valorada como la de una persona adulta, se acostumbra a que sus ideas sean escuchadas y a expresarlas.

También es cierto que cuando ocurre justo lo contrario, hay una reacción como de sobreponerse a las malas situaciones vividas y dan una plus de seguridad personal.

Es bueno que los padres eduquemos a nuestros hijos en el arte de la lógica, del hablar en público y que valoremos sus ideas de forma fuerte pero natural, sin exageraciones.

De grandes egos, hinchados por una educación digamos no correcta en la cual al niño se le da siempre la razón, o una en la cual no tiene figuras paternas y su vida es más incierta, o una vida normal ... se llega a situaciones distintas en cada caso, aunque creo que siempre tienen algo que ver con el futuro de la persona y su seguridad al hablar en público y ser atendido.

La timidez también influye en la oratoria ante un público del tipo que sea, familiar, social y de trabajo.

Quizás las personas menos serias en su día a día, gocen de menos atención que las personas ceñudas a las que les cuesta reir e incluso sonreir.

Todos merecemos ser escuchados, pero eso es un trabajo en si mismo, es un arte que hay que trabajar en el día a día, y no es desde luego algo fácil de conseguir.

Les deseo que sean escuchados de vez en cuando y se sientan satisfechos de que sus ideas sean discutidas lleguen o no a buen puerto.

Amén.

   


Sobre esta noticia

Autor:
Llop (232 noticias)
Visitas:
3563
Tipo:
Opinión
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.