Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Ordos escriba una noticia?

México: Cuando la religión mata para encubrir el machismo

02/03/2017 06:40 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

A pesar de vivir en el siglo XXI, de encontrarnos en plena revolución tecnológica y científica, el fanatismo y la ignorancia siguen produciendo muertes de inocentes a manos de creyentes en dioses y en vidas más allá de la muerte… aunque a veces es una escusa

En la antigua Acadia, Mesopotamia, cuando alguien sufría de alguna extraña dolencia, atribuida a algún mal espíritu alojado en el cuerpo del paciente, se le hacía acompañar de una cabra durante el tiempo que durara la enfermedad, mientras tanto, el curandero recitaba sus cánticos mágicos o repetía de forma lastimera su Mantra curativo hasta que se recuperara el paciente.

Si el paciente se curaba y volvía a la normalidad, primero, habría que agradecérselo al curandero y después a la diosa a la que hubiera dirigido sus plegarias el curandero solicitando que la diosa convenciera a los malos espíritus, de que era mejor irse a vivir al cuerpo de la cabra y dejar en paz al cuerpo del paciente.

Miles de años después, los cristianos aprendieron otras mañas  mucho más cruentas y sanguinarias, así aquellos a los que se consideraba embrujados o poseídos por los malos espíritus se les practicaba el exorcismo y si el exorcista no quedaba satisfecho se le quemaba vivo en la hoguera, ya que estaba poseído por el diablo.

Y esto es lo que ha puesto en práctica el reverendo Juan Gregorio Rocha, un iluminado  al que dios pidió  que prendiera fuego a Vilma Trujillo, poseída por los malos espíritus, allá en un remoto pueblo, en El Cortezal, en Nicaragua, un país en el que la izquierda sandinista, lejos de haber mejorado la formación cultural e intelectual de sus ciudadanos, principal objetivo de toda revolución social que se precie, ha facilitado que más de 12 mil  nicaragüenses pasen a engrosar las filas del ejército de los fanáticos religiosos conocidos como Las Asambleas de Dios.

La secta en cuestión es una de esas creaciones por encargo del fanatismo anticomunista, que nace en los EE.UU. para defender al dios de los  buenos, frente a los malos que no creen en dios.

Esta secta nació en el Estado de Arkansas, en Hot Springs, allí donde todos creen en dios, porque lo contrario sería ser comunista, comer muchachitos y matar viejecitas, tal como demostró ese padre de la patria gringa apellidado McCarthy --el que da nombre al macartismo--  esa doctrina que predica el denuncia y detén a todo aquel que sea ateo, pues seguro que es comunista.

La violencia de género nace de la ignorancia y una educación deficiente

Las autoridades nicaragüenses no saben nada, las autoridades religiosas se justifican y atribuyen el asunto a un grupo fanático, como si ellos no lo fueran, en un intento por eludir responsabilidades cuando el asunto es bien sencillo, en nombre de dios se interviene en la vida privada de los hombres, o mejor dicho, de las mujeres.

Pero el asunto es visto por parte de algunas mujeres como un acto de violencia machista, llevado a cabo por iniciativa de un grupo de hombres contra una mujer a la que previamente habían violado y conducido a la hoguera aprovechando la ausencia de su marido y con la complicidad de la secta religiosa.

El Movimiento Autónomo de Mujeres  de Nicaragua, ha tomado cartas en el asunto y como siempre ha venido a poner en evidencia a un gobierno que se dice de izquierdas pero poco o nada hace por la igualdad y contra la discriminación de las mujeres.

Las mujeres nicaragüenses, han de asumir en solitario la lucha por sus derechos y contra la discriminación, frente a una sociedad machista que a su vez cuenta con el agravante de ser semianalfabeta y religiosamente fanática.

Para el MAMN, de lo que se trata es de encubrir una violación bajo la forma de un acto religioso, lo que resulta mucho más grave y condenable.

América Latina necesita de la solidaridad de todos los pueblos de habla hispana para combatir esta lacra social, que el año pasado  se ha cobrado la muerte de 49 mujeres en Nicaragua y que suman miles al año en todo el continente Americano.

Las gentes de la izquierda deberían cuidar más a las mujeres y a la cultura de sus pueblos.

Marzo es el mes de la lucha contra la violencia de género, contra el machismo y la discriminación.

@ordosgonzalo

 

 

 

gonzalo   alvarez-lago   garcia-teixeiro


Sobre esta noticia

Autor:
Ordos (1275 noticias)
Visitas:
2760
Tipo:
Opinión
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.