Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Galdo Fonte escriba una noticia?

Los custodios de la Constitución

13
- +
08/09/2017 15:13 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Mal vamos, cuando los directamente connotados con la corrupción tras la indignidad de su conducta, intentan ahora redimir sus miserias erigiéndose en custodios de la Constitución

En septiembre de hace justo seis años, los ahora partidarios de repercutir al “procés catalá” el peso de la Constitución en todo su alcance, es decir el   PP y PSOE, previo pacto y sin sometimiento a referéndum, prestaban aprobación en el Congreso de los Diputados   a la primera de sus reformas de gran calado, con la exclusiva finalidad de introducir de forma urgente en esta Ley Fundamental   el principio de estabilidad financiera, y todo,    por rendición a las   exigencia de los mercados promotores de la crisis y siguiendo a pie juntillas la pautas del credo neoliberal.

Aquella reforma exprés, al dar prioridad absoluta al pago de los intereses y el capital de la deuda pública de las Administraciones sobre cualquier otra necesidad de gasto, hizo que la repercusión de la austeridad expansiva de acompañamiento, quebrara el consenso constitucional, pues además de   entregar a la Troika en bandeja nuestra soberanía como país   para nunca más recuperarla, situando los intereses de los acreedores por encima de los servicios públicos y los derechos sociales, resultó probado por tanto la conculcación y desmantelamiento de las garantías de la ciudadanía, que hasta entonces fueran base fundamental de nuestra Ley de Leyes

Echar en cara por tanto a los que a pesar de su implicación en aquella funesta reforma, actualmente siguen usurpando la condición de abanderados de la Constitución; pues lo cierto es que con tan lesiva decisión sacrificaron otros objetivos constitucionales de carácter fundamental, que precarizaron todavía más las condiciones de vida del pueblo español, como así puso de manifiesto la patente reducción del gasto público   en esferas tan esenciales como la Educación y Sanidad. Un grave perjuicio que no hizo más que distanciarnos de la condición democrática, que en buena lógica, debiéramos encontrar inscrita en la Carta Magna.

Pero al parecer, los mismos que no repararon en formatear el Ordenamiento Supremo a las exigencias del establishment financiero, son quienes a pesar de su implicación en el actual deterioro, se reafirman en mantener su insensibilidad social y su incapacidad en reconocer el carácter plurinacional del Estado español, como así pone de manifiesto que superadas tres décadas desde la Transición, el nuestro sea el país con el gasto social más exiguo de la Unión y que todavía a pesar de nuestra singularidad no se haya asumido que Catalunya- como otros ámbitos territoriales del Estado- son en sí mismo una nación. Una forma poco ortodoxa   de Utilizar el constitucionalismo restrictivo con la planificada intención de colocar fuera de juego a quienes defienden la diversidad plurinacional del país.

Hechos que vienen   a demostrar que el espíritu garantista y social que formalmente se le atribuye a la Constitución está confiscado  por la oligarquía económico-financiera, hasta el punto de poder afirmar sin ambages que nos hallamos   ante una usurpación de nuestro foro fundamental, cuya repercusión, hace inoperativos   los mecanismos de control y las instancias fiscalizadoras del sistema constitucional. Convirtiendo así a la propia Carta Magna en un sin sentido, totalmente impropio de una democracia real y cuya derivación hace inviable que los teóricos derechos de la ciudadanía se puedan traducir en realidad.

En la actual tesitura, la Carta Magna en un sin sentido totalmente impropio de una democracia real, haciendo inviable que los teóricos derechos de la ciudadanía se puedan traducir en realidad

Por tanto mientras que tal eventualidad siga dominando el escenario político y de forma reiterada se contravengan los artículos del texto constitucional relativos a los derechos y libertades en el ámbito de la ciudadanía, huelga decir que   responsable de tal quebrantamiento, lejos de custodiar la Constitución, con su proceder   están rechazando el espíritu de su propia finalidad.

Lo cierto es que a mayoría social padece en sus carnes los efectos de un falso constitucionalismo, que lejos de garantizar el cumplimiento de sus derechos inherentes, se utiliza en lo subliminal de su concepto como fórmula   de dominio político, con la única intención   de monopolizar su aplicación   en ventaja   de sus propios intereses, de los mercados y de su órbita de adláteres.

En esa vía, lo que ahora está ocurriendo   con el “procés catalá” no debe resultar sorpresivo, pues   fue el afianzamiento del bipartidismo quien causó en gran medida la suspensión del   consenso constitucional, y muy especialmente el contrapunto de agitación antinacionalista de Mariano Rajoy, que desde su radical conservadurismo, en vez de promover vía de avenencia con Catalunya para conseguir su adecuado encaje en España, se decantó por interponer recurso contra su Estatuto, cuya sentencia fue sin duda el detonante de la actual problemática y causa fundamental del estallido soberanista.

El establecimiento de un nuevo marco de relación entre ambas partes y el rescatarse de la vía democrática del consenso institucional, es la única salida al conflicto, de cuya gestión, Rajoy debe quedar apeado por su contraproducente implicación

 


Sobre esta noticia

Autor:
Galdo Fonte (301 noticias)
Visitas:
114
Tipo:
Opinión
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Personaje
Organizaciones

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.