Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Ecoliberal escriba una noticia?

Los límites del cálculo económico

03/02/2020 03:00 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

image

imageEl cálculo económico no puede comprender las cosas que no se venden y compran contra el dinero.

Hay cosas que no están en venta y para cuya adquisición se deben hacer sacrificios que no sean de dinero y el valor del dinero debe ser gastado. El que quiera entrenarse para grandes logros debe emplear muchos medios, algunos de los cuales pueden requerir el gasto de dinero. Pero las cosas esenciales para dedicarse a tal esfuerzo no son comprables. El honor, la virtud, la gloria y también el vigor, la salud y la vida misma juegan un papel en la acción como medios y como fines, pero no entran en el cálculo económico.

Hay cosas que no pueden ser evaluadas en dinero, y hay otras que pueden ser evaluadas en dinero sólo con respecto a una fracción del valor asignado a ellas. La tasación de un edificio antiguo debe ignorar su eminencia artística e histórica en la medida en que estas cualidades no sean una fuente de ingresos en dinero o bienes vendibles. Lo que sólo toca el corazón de un hombre y no induce a otras personas a hacer sacrificios para su logro, queda fuera del alcance del cálculo económico.

Sin embargo, todo esto no perjudica en lo más mínimo la utilidad del cálculo económico. Aquellas cosas que no entran en las posiciones de contabilidad y cálculo son finales o mercancías de primer orden. No se requiere ningún cálculo para reconocerlos plenamente y tenerlos debidamente en cuenta. Lo único que necesita el hombre actuante para hacer su elección es contrastarlos con el total de los costes que su adquisición o conservación requiere. Supongamos que un ayuntamiento tiene que decidir entre dos proyectos de abastecimiento de agua. Una de ellas implica la demolición de un hito histórico, mientras que la otra, a costa de un aumento del gasto de dinero, preserva este hito. El hecho de que los sentimientos que recomiendan la conservación del monumento no se puedan estimar en una suma de dinero no impide en absoluto la decisión de los concejales. Los valores que no se reflejan en ninguna relación de cambio monetario son, por el contrario, por este mismo hecho elevados a una posición particular que hace la decisión bastante más fácil. Ninguna queja está menos justificada que la lamentación de que los métodos de cálculo del mercado no comprenden cosas no vendibles. Los valores morales y estéticos no sufren ningún daño por este hecho.

El dinero, los precios del dinero, las transacciones del mercado y el cálculo económico basado en ellos son los principales objetivos de las críticas. Los locuaces sermoneadores desacreditan la civilización occidental como un sistema mezquino de tráfico y venta ambulante. La complacencia, la autojustificación y la hipocresía se regocijan al despreciar la «filosofía del dólar» de nuestra época. Reformistas neuróticos, literatos desequilibrados mentalmente y demagogos ambiciosos se complacen en acusar a la «racionalidad» y en predicar el evangelio de lo «irracional». A los ojos de estos parlanchines, el dinero y el cálculo son la fuente de los males más graves. Sin embargo, el hecho de que los hombres hayan desarrollado un método para comprobar en la medida de lo posible la conveniencia de sus acciones y para eliminar el malestar de la manera más práctica y económica no impide que nadie organice su conducta según el principio que considera correcto. El «materialismo» de la bolsa de valores y de la contabilidad empresarial no impide a nadie estar a la altura de Thomas à Kempis o morir por una causa noble. El hecho de que las masas prefieran las historias de detectives a la poesía, y que por lo tanto vale más escribir la primera que la segunda, no se debe al uso del dinero y la contabilidad monetaria. No es culpa del dinero que haya gángsters, ladrones, asesinos, prostitutas, funcionarios corruptos y jueces. No es verdad que la honestidad no «paga», sino que paga a los que prefieren la fidelidad a lo que consideran justo a las ventajas que podrían derivar de una actitud diferente.

Otros críticos del cálculo económico no se dan cuenta de que es un método disponible sólo para las personas que actúan en el sistema económico de la división del trabajo en un orden social basado en la propiedad privada de los medios de producción. Sólo puede servir a las consideraciones de los individuos o grupos de individuos que operan en el marco institucional de este orden social. Por consiguiente, se trata de un cálculo de beneficios privados y no de «bienestar social», lo que significa que los precios del mercado son el hecho último para el cálculo económico. No puede aplicarse a consideraciones cuyo estándar no es la demanda de los consumidores tal como se manifiesta en el mercado, sino las valoraciones hipotéticas de un organismo dictatorial que gestiona todos los asuntos nacionales o terrenales. Quien busca juzgar las acciones desde el punto de vista de un supuesto «valor social», es decir, desde el punto de vista de «toda la sociedad», y criticarlas en comparación con los sucesos de un sistema socialista imaginario en que su propia voluntad es suprema, no tiene ningún uso para el cálculo económico. El cálculo económico en términos de precios del dinero es el cálculo de los empresarios que producen para los consumidores de una sociedad de mercado. No sirve para otras tareas.

Quien quiera emplear el cálculo económico no debe mirar los asuntos a la manera de una mente despótica. Los empresarios, capitalistas, terratenientes y asalariados de una sociedad capitalista pueden usar los precios para calcularlos. Para asuntos que van más allá de los objetivos de estas categorías es inadecuado. No tiene sentido evaluar en dinero objetos que no se negocian en el mercado y emplear en los cálculos elementos arbitrarios que no se refieren a la realidad. La ley determina la cantidad que debe pagarse como indemnización por haber causado la muerte de un hombre. Pero el estatuto promulgado para la determinación de las enmiendas debidas no significa que haya un precio por la vida humana. Donde hay esclavitud, hay precios de mercado de los esclavos. Donde no hay esclavitud el hombre, la vida humana y la salud son res extra commercium. En una sociedad de hombres libres la preservación de la vida y la salud son fines, no medios. No entran en ningún proceso de medios contables.

Es posible determinar en términos de precios del dinero la suma de los ingresos o la riqueza de un número de personas. Pero no tiene sentido calcular el ingreso o la riqueza nacional. Tan pronto como nos embarcamos en consideraciones ajenas al razonamiento de un hombre que opera dentro del paladar de una sociedad de mercado, ya no nos ayudan los métodos de cálculo monetario. Los intentos de determinar en dinero la riqueza de una nación o de toda la humanidad son tan infantiles como los esfuerzos místicos de resolver los enigmas del universo preocupándose por las dimensiones de la pirámide de Keops. Si el cálculo de un negocio valora un suministro de patatas en 100 dólares, la idea es que será posible venderlo o sustituirlo contra esta suma. Si se estima que una unidad empresarial completa es de 1.000.000 de dólares, significa que se espera venderla por esta cantidad. Pero, ¿cuál es el significado de los artículos en una declaración de la riqueza total de una nación? ¿Cuál es el significado del resultado final del cálculo? ¿Qué hay que entrar en ella y qué hay que dejar fuera? ¿Es correcto o no encerrar el «valor» del clima del país y las habilidades innatas y adquiridas del pueblo? El hombre de negocios puede convertir su propiedad en dinero, pero una nación no puede.

Los equivalentes monetarios utilizados en la actuación y en el cálculo económico son los precios del dinero, es decir, las relaciones de intercambio entre el dinero y otros bienes y servicios. Los precios no se miden en dinero, sino que consisten en dinero. Los precios son los precios del pasado o los precios esperados del futuro. Un precio es necesariamente un hecho histórico, ya sea del pasado o del futuro. No hay nada en los precios que permita vincularlos a la medición de los fenómenos físicos y químicos.

Fuente.


Sobre esta noticia

Autor:
Ecoliberal (2241 noticias)
Fuente:
miseshispano.org
Visitas:
1003
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Lugares

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.