Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Miseshis escriba una noticia?

Libertad o control del Estado: No hay una verdadera «tercera vía»

29/05/2019 02:00 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Cada intervención del Estado en la economía puede no ser socialismo, pero es un paso hacia el socialismo.

Los intervencionistas afirman abogar por una «tercera vía» de la organización económica, que preserva la naturaleza productiva del capitalismo, mientras que simplemente frena algunos de sus excesos destructivos.

Por ejemplo, la senadora Elizabeth Warren el año pasado se describió a sí misma como una «capitalista hasta la médula», incluso declarando que «creo en los mercados y los beneficios que pueden producir cuando funcionan».

Sin embargo, agregó la advertencia de que son los «mercados con reglas» los que pueden crear valor e insistió en que «los mercados funcionaron mejor» durante el período de 1935 a 1980, en gran parte debido a la «regulación más agresiva de los mercados».

¿Pero hay una «tercera vía» razonable?

La diferencia definitoria entre socialismo y capitalismo, como lo describe Ludwig von Mises en su ensayo de 1950 «Middle of the Road Policy Leads to Socialism», es «la sustitución del control público de los medios de producción por el control privado».

Entendido más adecuadamente, el socialismo eliminaría la propiedad privada de los medios de producción de los capitalistas.

Por lo tanto, los esfuerzos para imponer una «regulación de los mercados más agresiva», que generalmente equivale a impuestos confiscatorios y regulaciones del Estado más estrictas, pueden no alcanzar el socialismo real, pero erosionan la característica definitoria del capitalismo, es decir, la propiedad privada sobre los medios de producción.

Aquí es importante tener en cuenta que la propiedad implica el derecho a utilizar, comercializar o disponer de otra manera de la propiedad que el propietario considere oportuno, siempre que sus acciones no infrinjan los derechos de los demás.

Cualquier restricción al uso del propietario, por lo tanto, representa una erosión de los derechos de propiedad privada sobre los medios de producción, y un paso en la dirección del control centralizado, o público, sobre esos medios.

Los impuestos, naturalmente, erosionan los derechos de propiedad del capitalista al confiscar por la fuerza una parte de los frutos de la utilización por parte del capitalista de los medios de producción bajo su propiedad, y pasarlos a manos de una autoridad centralizada.

Las regulaciones que restringen el libre intercambio en el mercado también restringen los derechos de propiedad privada. De hecho, como lo discutió Mises, establecer controles de precios incluso sobre un producto no solo restringirá el libre intercambio de ese artículo, sino que también dará lugar a un efecto dominó por el cual el resultado final puede ser un socialismo completo.

Tomemos el caso de un precio máximo impuesto por el Estado a la leche, establecido detrás de la razón para hacer que la leche sea asequible y, por lo tanto, disponible para más consumidores. «El resultado es que los productores marginales de leche, los que producen al costo más alto, ahora incurren en pérdidas» porque no pueden vender sus productos con ganancias, escribió Mises.

En respuesta, estos productores utilizarán sus medios de producción como vacas, equipo agrícola y mano de obra para producir, por ejemplo, mantequilla, queso o carne. El resultado será menos leche disponible para los consumidores.

Más sobre

Como tal, el precio máximo creará una condición contraria a lo que el gobierno pretendía con el techo en primer lugar. Provoca un estado de cosas «incluso menos deseable que el estado de cosas anterior que fue diseñado para mejorar», escribió Mises.

Para corregir esta situación, el Estado debe agregar «un segundo decreto que fije los precios de los factores de producción necesarios para la producción de leche» para que los productores marginales no sufran más pérdidas.

Pero luego se reducirá la oferta de los factores de producción para la leche, «y nuevamente el gobierno está de vuelta donde comenzó», observó Mises. Esta intervención adicional desencadenará una reacción en cadena que se propagará rápidamente, ya que «la misma historia se repite en un plano más remoto».

Si el Estado no quiere admitir la derrota y quiere evitar la escasez de leche, deberá continuar fijando precios máximos para los factores necesarios para producir los factores de producción de la leche y luego los factores necesarios para producir esos factores, y así sucesivamente, ad infinitum.

«Así, el Estado se ve obligado a ir más y más lejos, fijando paso a paso los precios de todos los bienes de los consumidores y de todos los factores de producción» para ver la cantidad de leche que el gobierno quiere ver producida, escribió Mises.

Y ninguna industria puede ser excluida de estos controles de precios, porque, como señaló Mises, «el capital y el trabajo tenderían a fluir hacia ellos y el resultado sería una caída en la oferta de esos bienes» cuyos precios fueron fijados por orden del Estado.

En este punto del control gubernamental de los precios sobre todos los medios de producción, Mises concluyó: «Esto ya no es capitalismo, es una planificación integral por parte del Estado, es socialismo».

Esto tampoco fue una teorización. Como señaló Mises, durante la Segunda Guerra Mundial, «Gran Bretaña recurrió nuevamente a los precios máximos de algunos productos básicos vitales», lo que condujo a una reacción en cadena tal como lo describió Mises hasta que el país «sustituyó la planificación general de toda la economía del país por libertad económica». Para cuando concluyó la guerra, «Gran Bretaña era una comunidad socialista».

No existe una «tercera vía» sostenible para organizar la economía. La lucha fundamental es entre el capitalismo y el socialismo, entre la verdadera propiedad privada sobre los medios de producción y su propiedad colectiva.

Cualquier intervención, incluso aquellas que se consideran benignas, corrompe los derechos de propiedad privada y empuja la economía hacia el socialismo. Como sostuvo Mises: «El intervencionismo no puede considerarse como un sistema económico destinado a quedarse. Es un método para la transformación del capitalismo en socialismo mediante una serie de pasos sucesivos».

El artículo original se encuentra aquí.


Sobre esta noticia

Autor:
Miseshis (1633 noticias)
Fuente:
miseshispano.org
Visitas:
1587
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.