Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Redacción Política escriba una noticia?

La ley de seguridad ciudadana indigna a los defensores de los DDHH

12/12/2014 17:30 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

image

Rebautizada por algunos como 'ley mordaza', el proyecto de Ley de Seguridad Ciudadana, que se aprobó el jueves en el Congreso de los Diputados, provoca indignación entre los defensores de los derechos humanos, para quienes ataca desde la libertad de expresión hasta la protección de los inmigrantes.

Con los únicos votos a favor del Partido Popular, que dispone de mayoría absoluta, y toda la oposición en contra, se dio luz verde a este proyecto. A principios de 2015, debe pasar al Senado donde, si no hay modificaciones, se aprobará de forma definitiva.

El texto inicial de 2013, muy duramente criticado, fue suavizado por el Ejecutivo. Sin embargo, prevé aún multas de hasta 600.000 euros para manifestaciones no autorizadas en lugares que puedan perturbar los servicios públicos o de hasta 30.000 por obstruir acciones de las autoridades como desobedecer a la policía o impedir los desahucios.

La nueva norma "está en condiciones de garantizar más y mejor la seguridad ciudadana al tiempo que lo hace con más seguridad jurídica, y garantiza más y mejor (...) los derechos y libertades de los ciudadanos", según el ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz.

No obstante, para la asociación Jueces para la Democracia, "la ley se dirige esencialmente a disuadir a los ciudadanos de que ejerzan sus derechos fundamentales", ha explicado este viernes a la AFP su portavoz, Joaquim Bosch.

Especialmente, teniendo en cuenta que en rarísimos casos las protestas en España registran enfrentamientos, pese a la draconiana política de austeridad aplicada por el Gobierno de Mariano Rajoy tras su llegada al poder en diciembre de 2011, que originó tantas manifestaciones en los últimos años que la alcaldesa de la capital, Ana Botella, llegó a pedir que fueran limitadas.

En opinión de Bosch, ahora "el Gobierno lo que pretende es una regulación paralela para poder sancionar protestas" por la rápida vía administrativa.

- Devolución de clandestinos -

image

Recientemente se introdujo en el texto una cláusula que legaliza las devoluciones "en caliente" de inmigrantes interceptados en la frontera, especialmente en Ceuta y Melilla, sometidos a una fuerte presión migratoria.

Allí, la Guardia Civil devuelve regularmente al vecino Marruecos a los inmigrantes que acaban de franquear la valla fronteriza entrando en territorio europeo.

Estas devoluciones están "prohibidas por 11 normas, tanto del derecho español como del derecho comunitario e internacional", denuncia la ONG Amnistía Internacional (AI), para quien se impide así a los inmigrantes "acceder a su derecho a buscar asilo y acceder a un procedimiento con todas las garantías, incluyendo asistencia letrada".

"No se trata de una cuestión humanitaria ni de sentimiento, sino de una cuestión de derechos humanos", fustiga el director de AI España, Esteban Beltrán.

El Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) había afirmado a finales de octubre estar "preocupado" por esta iniciativa española, al tiempo que pedía "que no se utilice la violencia en las fronteras", después de que vídeos difundidos por algunas ONG mostrasen a la Guardia Civil golpeando a los inmigrantes encaramados a la valla.

"Hay mucha hipocresía, desde despachos del norte de Europa donde no tienen este problema, desde el centro y desde otros lugares que dan lecciones de humanitarismo. Yo les diría que me den su dirección y que enviamos a esa gente con el compromiso que les van a mantener y les van a dar un puesto de trabajo", lanzó el jueves Fernández Díaz, reclamando una vez más ayuda para combatir la inmigración clandestina.

AI denuncia también la sanción con hasta 30.000 euros del "uso no autorizado de imágenes" de agentes de las fuerzas de seguridad, considerando que puede coartar a periodistas y activistas que difundan grabaciones de "abusos" policiales.

Y Human Rights Watch teme incluso que la imprecisa prohibición del "deslucimiento de bienes (...) en la vía pública" pueda "conducir a que los indigentes sean sancionados por dormir en un banco del parque o sentarse en la esquina de una calle" con hasta 600 euros.


Sobre esta noticia

Autor:
Redacción Política (31941 noticias)
Fuente:
AFP
Visitas:
1447
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Etiquetas

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.