Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Elhogardelaspalabras escriba una noticia?

Herida (1992), De Louis Malle. El Infierno De La PasiÓn.

08/09/2014 08:30 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

imageStephen Fleming es el tipo de hombre que podríamos definir como un triunfador. Alto cargo del gobierno conservador británico, Stephen es también un perfecto padre de familia, que goza de una vida privada sin sobresaltos, junto a su discreta y opulenta esposa (una Miranda Richardson que estuvo nominada al Oscar por este papel). Parece una persona que encaja como un guante en el tipo de imagen pública que todos quisiéramos transmitir ante la sociedad. Un hombre atractivo, elegante, familiar, cuya carrera política está en alza. Este tipo de existencia podría parecer un paraíso para cualquiera, la culminación de un existencia ejemplar, pero en su interior Stephen sabe que le falta algo. Para él su vida no es más que un apacible purgatorio sin muchas emociones. Su propio hijo se queja, en una vida familiar, de haber tenido una infancia tan perfecta como vacua. Stephen podría suscribir esas palabras, pero sabe que debe callar y seguir sonriéndole a su suerte.

Todo va a cambiar cuando conozca a Anna, la novia de su hijo. Malle solo tiene que filmar un perturbador intercambio de miradas entre ambos personajes para que el espectador se sienta partícipe de una pasión tan descabellada como irresistible. Anna es una mujer muy hermosa y algo perturbadora, atormentada por un dramático suceso de su pasado. Lo que surge entre ambos es una relación volcánica y casi enteramente sexual. Stephen siente que tiene que poseer a su objeto de deseo y no le importa poner en peligro los basamentos de su existencia para conseguirlo: su obsesión por esta mujer es tal, que no le importa tirar toda una vida de éxitos por la borda y herir a sus seres más queridos para estar con ella. Algo que hubiera sido impensable solo unos días antes, cuando aún no había cruzado la raya de esa locura que es para él una pasión desmedida como nunca había conocido.

Como es bien sabido, todo pecado tiene sus consecuencias. Un político triunfador, maniático del control y del trabajo, se deja arrastrar por sus instintos más primitivos. Por unos minutos de placer, arrastra noches enteras de remordimiento, de traición a sus principios. No le importa. Es capaz de abandonar momentáneamente sus responsabilidades políticas en Bruselas y coger un tren a París para echar un efímero polvo en un portal con su amante. Todo este placer prohibido, esta excitación de tener una vida oculta acabará pidiendo cuentas a Stephen de la manera más dramática posible. Una pregunta queda en el aire ¿se arrepentirá de sus acciones o pensará que todo mereció la pena? ¿será que Stephen solo empezó a vivir cuando conoció a Anna? Louis Malle filmó una adaptación muy sobria de la novela de Josephine Hart, plena de erotismo y con un Jeremy Irons que llena la pantalla con una actuación tan memorable como de costumbre, cuya conclusión podría ser ésta: el hombre jamás llega a conocerse a sí mismo.


Sobre esta noticia

Autor:
Elhogardelaspalabras (792 noticias)
Fuente:
elhogardelaspalabras.blogspot.com
Visitas:
1780
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Etiquetas

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.