Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Belu Feno escriba una noticia?

El grito de una sociedad que dice “¡BASTA!”

27/06/2015 14:20 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

#NiUnaMenos, el hashtag más polémico del momento, llega para hacerse presente en el Congreso Nacional. Diversas opiniones, reclamos y formas de protesta al respecto. ¿Serán sus voces escuchadas? Sea como sea, algo es seguro: el 3 de junio ya no será “una fecha más” en nuestra historia

Mujeres, hombres y niños se movilizaron en distintos puntos del país por una causa común: detener los femicidios y la violencia de género. El furor del fenómeno fue tal que, incluso, traspasó fronteras. En las calles de Chile, México, Uruguay y Miami la gente se unió a protestar por la misma razón. Pero, ¿cómo logró #NiUnaMenos tal magnitud? Impulsada desde Twitter tras el brutal asesinato de Chiara Páez, la convocatoria logró imponerse rápidamente en la agenda de los medios. A su vez, el historietista argentino, Ricardo Siri Liniers, contribuyó a la causa con un dibujo de Enriqueta. Y, como era de esperarse, este no tardó en viralizarse por las redes sociales. “Este dibujito es una de las experiencias más fuertes que tuve como dibujante.  Ayer en la marcha lo vi repetirse y multiplicarse por todos lados (...) Un dibujito para decir algo obvio. Que a las mujeres se las respeta. Qué cosa tan chiquita y tan grande puede ser un dibujito”, comentó Liniers en su cuenta oficial de Facebook.

Capital Federal. 3 de junio. La marcha empezó a palpitarse desde temprano: noticieros, diarios y programas de radio no dejaron pasar la oportunidad para hablar de ello. Incluso los subtes se sumaron a la consigna, compartiendo el mensaje “Ni una menos” en los letreros luminosos que, habitualmente, muestran el estado de las líneas. Quienes entraban a la estación no podían evitar leerlo. Ni una menos. Ni-una-menos. El concepto estaba claro; el pasar o no la acción dependía ahora de nosotros. Y, efectivamente, así fue.

Una hora antes de su inicio “formal”, alrededor de las 16 hs., las calles que rodean la Plaza del Congreso estaban casi repletas; apenas si se podía caminar. Sorpresivamente, solo se veían policías mujeres controlando la zona. Además, jóvenes y adultos. Niños y ancianos. Todos juntos dispuestos a generar un cambio en nuestra realidad. ¿Y cómo hacerlo si, primero, no enseñamos a los más pequeños? Madres sobrevivientes del maltrato pretenden que sus hijas sean mujeres fuertes y, sus hijos, caballeros que las respeten. Por eso, no podían faltar para marchar junto a ellas: “El problema empieza cuando los más chicos ven hombres violentos y  mujeres que lo toman como algo normal. Hay que criarlos en un ámbito de cariño, amor y comprensión para que, cuando sean grandes, no sufran ni ejerzan la violencia”.

Pasadas las 17 hs., remeras estampadas, banderas y originales carteles inundaron el lugar. “El dibujo es mi manera de comunicar y apoyar esta causa”, comentó un no docente de arquitectura.  Por su parte, diferentes cátedras de diseño de la FADU tomaron la iniciativa de unirse para crear llamativas láminas. Sin embargo, de entre toda esa ola de carteles, se destacó una señora levantando un simple ramo de flores. “Para las que no están, las que no pueden hablar... las que nunca más van a poder decir una palabra. Eso representa cada pétalo; a cada una de ellas” y, agregó, “lo que pido, para el bien de todos, es que las madres que reconocen a sus hijos golpeadores -y no se animan a denunciarlos- ya no los escondan, porque terminan arruinando la vida de otra familia. Eso cambiaría la historia, tomar conciencia del dolor ajeno”.

Y sí, hubo hombres, bastantes, que salieron a las calles a exigir lo mismo que las mujeres. Algunos de ellos sostenían carteles que, simplemente, decían “¡Perdón!”. Pero, ¿cuál es su punto de vista respeto a los tan renombrados “piropos”? Unos coinciden en que, aunque sea en menor grado, no deja de ser violencia. “La palabra ‘piropo’ ya está fuera de moda. Es una falta de respeto, nadie tiene por qué decirle nada a nadie en ningún tono o contexto”. Otros, en cambio, afirman no llegar a ningún extremo; ni feministas, ni machistas. “Mientras el piropo sea en un marco de respeto, no tiene por qué ser violencia”. Sin importar su posición, es innegable que el ver tantos hombres apoyando la causa marca un inicio; la esperanza de un futuro sin desigualdades de género. 

Más sobre

En la marcha estuvieron presentes distintos grupos; entre ellos, el Ejército de Salvación y el Frente de Mujeres de Nuevo Encuentro, el partido político de Martín Sabbatella. “Estamos acá para visibilizar todo lo que es la violenciahacia las mujeres”, comentaron los miembros del partido, quienes llamaron la atención por estar levantando carteles con los colores del arcoíris (en alusión al orgullo gay).  “Es la línea que venimos practicando en nuestro partido, en la que se cuestiona la heterosexualidad, tan opresiva, como norma obligatoria. Apoyamos a las lesbianas, travestis, bisexuales, transexuales; a todas las personas que escapan de la ‘heteronorma’”. Entre sus frases más llamativas: “Negar la atención en salud para tu identidad trans, también es violencia”, “que dos pibas no puedan chapar en una pizzería, también es violencia” y “ser mostradas como objetos sexuales en la TV, también es violencia”.

A lo lejos, unos carteles reformularon la consigna, y clamaban “#NiUnaTravaMenos”. Porque “se encarna todo dentro de lo mismo. Cuando matan a las chicas transexuales o travestis, eso es también femicidio, que no sale en ningún medio. Todos los días mueren un montón de ellas y nadie habla al respecto. Su promedio de vida es de solo 35 años”. Indignada, una travesti agregó: “Que lo publiquen en Clarín, a ver si dejan de matarnos”.

Cerca de las 17:45 hs., los actores Érica Rivas y Juan Minujín junto a la historietista Maitena, leyeron un discurso en el que reclamaron nueve medidas concretas al Estado para evitar la violencia de género y los femicidios. Entre ellas, se destacó que falta reglamentar artículos de la Ley 26.485 contra la Violencia de Género, sancionada en 2009. Así, luego de casi 30 minutos, concluyeron: “Erradicar la violencia contra las mujeres puede ser difícil, pero no es imposible (...) No queremos más mujeres muertas por femicidio. Queremos a cada una de las mujeres vivas. A todas”.

Cayó el sol. El Congreso de la Nación se tiñó de violeta; el color que representa la lucha contra la violencia de género. Una suelta de globos y fuegos artificiales iluminaron la plaza, acompañados al grito colectivo de: "¡Ni una menos!, ¡ni una menos!".

 


Sobre esta noticia

Autor:
Belu Feno (1 noticias)
Visitas:
1776
Tipo:
Suceso
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.