Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Sixtojavier escriba una noticia?

Garajonay y los mitos del amor romántico

16/05/2017 07:32 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Aranzazu del Castillo Figueruelo

Cuenta la leyenda que en un día Gara, princesa de Agulo (La Gomera) y sus amigas visitaron uno de los manantiales de la isla con propiedades mágicas, los Chorros de Epina. Sus aguas revelaron a la joven un turbio futuro amoroso y Gerián, el sabio, le advirtió que "huyera del fuego, o este la consumiría".

Al poco tiempo llegó desde Tenerife un grupo de Menceyes, entre los que se encontraba el hijo del Mencey de Adeje, Jonay. El amor se apoderó de ellos en cuanto sus miradas se cruzaron.

Nada más anunciar el noviazgo, el Teide, como furioso, comenzó a escupir fuego y lava, dejando un paisaje aterrador desde la Gomera. Recordando la advertencia del sabio los padres prohibieron la relación entre los jóvenes. Pero al regresar a Tenerife, Jonay se sentía tan mal que decidió tirarse al mar y nadar al encuentro de su amada.

Escaparon hacia el monte para amarse libremente, pero, aun así, fueron descubiertos por sus familiares. Sintiéndose acorralados, los jóvenes pusieron entre ellos una vara de cedro afilada por ambos lados y se fundieron en un profundo abrazo poniendo así fin a sus vidas.

La leyenda de Gara y Jonay, que da nombre al Parque Nacional de Garajonay, es una de esas historias de amor romántico que impregna nuestra cultura desde antiguo. Como tantas otras, transmite una serie de ideas sobre el amor y las relaciones que gradualmente van calando en nuestro sistema de creencias.

Las creencias son ideas o pensamientos que asumimos como ciertos y que guían nuestro comportamiento e interpretaciones del mundo. Poseen una elevada carga emocional y son muy resistentes al cambio. Cuando parten de supuestos erróneos, son rígidas y absolutistas hablamos de creencias irracionales o mitos.

Precisamente, el amor y las relaciones de pareja es un ámbito donde abundan las falsas creencias. Asumirlas sin cuestionar su veracidad lleva a las personas a actuar según una serie de "debes" o "tienes qué", que interfieren en sus relaciones íntimas y en su propia felicidad. El problema radica normalmente en que conllevan expectativas poco realistas hacia la pareja y la relación, haciendo mucho más probable la decepción y frustración. Pero no solo eso, también están asociados a otros riesgos como la justificación del control o la agresión hacia la pareja.

Los siguientes son solo algunos de los mitos más comunes:

  1. El amor todo lo puede. Esta idea de amor como cura o solución a todos los problemas puede ser utilizado como excusa para no modificar conductas o actitudes negativas. Por otra parte, el amor es importante, pero no lo único en una relación de pareja. La comunicación, el respeto o el apoyo son también ingredientes indispensables.
  2. El amor es eterno. La creencia de que el amor es un sentimiento que puede y debe perdurar es errónea y lleva a las personas a sentirse presionadas cuando la "se apaga la llama". El enamoramiento de los primeros meses y las intensas reacciones emocionales asociadas tienen una base neuropsicológica cuya duración es limitada. El cocktail de romanticismo tiene su pico de máxima expresión durante el primer año y se atempera gradualmente durante los siguientes cinco años, momento en el que comienzan a valorarse otros matices de la relación (cariño, complicidad, proyectos, etc.).
  3. La media naranja. La obsesión por encontrar a la persona que nos complemente está muy instaurada en nuestra cultura. Si bien podemos estar con una persona que nos sume y a la que sumemos, no debemos buscar en ella la solución a nuestros vacíos o carencias. De nuevo este mito puede funcionar como excusa o freno para trabajar en el propio crecimiento personal.
  4. Los celos son un signo y un requisito de amor. Los celos están basados en el miedo a la pérdida de la otra persona y constituyen una estrategia errónea para garantizar su permanencia. Provoca agobio y favorece que ocurra precisamente lo que tememos.
  5. El amor es incondicional. Existe un tipo de amor que es, o debería ser, incondicional: el de una madre/padre hacia su hijo. Amar a la pareja sin ningún tipo de condición puede ser peligroso porque puede llevarnos a tolerar y aguantar todo y más por ella.
  6. El amor romántico es superior a otros tipos de amor, no puedo vivir sin estar en pareja. El amor de pareja proporciona sentimientos intensos muy agradables. Esto no quita que se pueda ser igualmente feliz sin estar emparejado, puesto que el amor que puede proporcionar un amigo o un familiar pueden ser igualmente muy satisfactorios. Esta creencia refleja un miedo irracional a estar solo y una dependencia hacia la pareja.

Todos estos mitos poco tienen que ver con la realidad, pues ofrecen una visión del amor distorsionada y cosificada. Está en manos de cada uno cuestionar las creencias preestablecidas para construir una concepción del mismo más saludable y satisfactoria.


Sobre esta noticia

Autor:
Sixtojavier (506 noticias)
Fuente:
revistabinter.com
Visitas:
975
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.