Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Miseshis escriba una noticia?

El fracaso del control de precios, antes y ahora

4
- +
19/09/2019 03:00 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

image

imageMientras el Congreso controla los precios de los médicos y hospitales en forma de la Ley de costos de atención médica más bajos (LHCC, por sus siglas en inglés) , los legisladores deben aprender de la historia. Por suerte, el mensaje es muy claro: los controles de precios han resultado desastrosos en todo el mundo a lo largo del tiempo, y este caso no será diferente.

La LHCC fue presentada inicialmente al Senado de los Estados Unidos después de que el Presidente Trump anunciara que buscaba soluciones al problema de la facturación médica por sorpresa, que ocurre cuando los pacientes asegurados son llevados a hospitales fuera de la red. El proyecto de ley trataría de resolver este problema limitando todos los costos de atención médica fuera de la red, no sólo los de las facturas médicas por sorpresa, a una tasa mediana dentro de la red con un tope de precios.

Nuestros representantes electos en Washington, al parecer, no han repasado su historia. Por todos los relatos históricos, esta política está destinada a la catástrofe, y ya es hora de que nuestros congresistas sepan por qué.

La Roma del siglo III

La antigua Roma es uno de los primeros ejemplos del fracaso de los controles de precios. Antes de su caída, Roma estaba acosada por un Estado de bienestar con más receptores que proveedores. Según el antiguo historiador Lactancio, «el número de beneficiarios comenzó a superar al de los contribuyentes de tal manera que, con los recursos de los agricultores agotados por el enorme tamaño de las requisas, los campos se volvieron desiertos y las tierras cultivadas se convirtieron en bosques».

Pronto, Roma se vio obligada a rebajar su moneda hasta el punto de que sus monedas de plata contenían sólo el 0, 02% del metal precioso. Como resultado, los precios se dispararon, amenazando la economía de todo el imperio. El emperador Diocleciano intentó detener la hemorragia fiscal con un sistema de control de precios de 900 productos básicos y 130 grados de mano de obra y fletes, imponiendo una pena de muerte a los infractores.

El resultado fue una escasez generalizada. «[M]ucha sangre fue derramada sobre artículos pequeños y baratos», escribió Lactancio, añadiendo que «muchos habían muerto, la pura necesidad llevó a la derogación de la ley». Decir que los controles de precios eran ineficaces en Roma sería quedarse corto, pero eso era entonces, y eso es ahora. ¿Podrían las economías modernas haber tenido éxito donde nuestros antepasados fracasaron?

La Nueva York del siglo XXI

Entra en los controles de alquiler de la ciudad de Nueva York en 2019. Las leyes de estabilización del alquiler de la ciudad, diseñadas para proporcionar vivienda asequible y generalizada, fueron recientemente objeto de una demanda judicial. Los propietarios de toda la ciudad, descontentos con la imposición del control de alquileres, argumentan que sus derechos constitucionales son violados diariamente.

Estas leyes obligan a los propietarios a proporcionar propiedades a los inquilinos bajo contratos de arrendamiento «estabilizados», también conocidos como contratos de control de precios. Esta estabilización de la renta continúa hasta que el inquilino, o los miembros de la familia del inquilino, deciden mudarse. En un ejemplo absurdo , una pareja alquiló un apartamento en 1975, y hoy la nieta de la pareja vive en el apartamento a la mitad de la tarifa del mercado.

Además, los propietarios se ven obligados rutinariamente a dar a los inquilinos sobornos exorbitantes para forzarlos a salir de sus propios edificios. Un propietario pagó un soborno de más de $1.000.000 a una pareja que pagaba $1.500 en renta por mes!

La Venezuela moderna

En otro lugar, Venezuela, donde se encuentran las mayores reservas de petróleo del mundo, los controles de precios han provocado una escasez de todo, desde papel higiénico hasta carne. El déficit presupuestario de la nación es del -29, 95% de su PIB. Los médicos y abogados se han visto obligados a pasar de contrabando gasolina a través de la frontera con Colombia. Mientras tanto, los cirujanos a menudo son testigos de muertes por falta de medicamentos y equipo médico.

En última instancia, los controles de precios siempre fracasan porque socavan la integridad de los mercados económicos, que fijan los precios de acuerdo con la percepción pública.

Una vez más, los controles de precios estaban entre los culpables.

Mises sobre los controles de precios

Ludwig von Mises esclareció acertadamente este fenómeno. En su discurso de abril de 1950 ante el Club Universitario de Nueva York, Mises explicó la insensatez del intento del Estado de aumentar la disponibilidad de leche fijando el precio del producto.

En el Ejemplo de Mises , los controles de precios de la leche conducen a controles de precios de los factores necesarios para la producción de leche. Y cuando las fábricas aumentan sus precios en otros lugares para compensar la pérdida de ingresos, se necesitan más controles de precios. Este proceso continuará ad infinitum. En poco tiempo, el gobierno se ve obligado a fijar los precios de todos los bienes de consumo y factores de producción, sólo para controlar el costo de la leche. «Esto ya no es capitalismo; es una planificación integral del Estado, es socialismo», dijo Mises.

Y ahora, el gobierno de los Estados Unidos está intentando la misma táctica para controlar los costos de la atención médica. No es ninguna sorpresa entonces, que la LHCC haya sido comparada con las políticas de un solo pagador. Ambas políticas utilizan sistemas de control de precios, y ambas resultarían en la socialización de la industria de la salud. Mientras que la LHCC intenta resolver el gravísimo problema de la facturación médica por sorpresa, instituir el socialismo dentro del campo de la medicina es un precio demasiado alto para pagar.

Mientras que la asistencia médica en los Estados Unidos a veces impone dificultades a los individuos en casos como la facturación médica por sorpresa, los sistemas de libre mercado inevitablemente conducen a mejores resultados a largo plazo. La interferencia del gobierno federal en el mercado de la salud sólo empeorará y complicará los problemas, al tiempo que creará escasez y obstaculizará la innovación durante las próximas décadas.

Fuente.


Sobre esta noticia

Autor:
Miseshis (1669 noticias)
Fuente:
miseshispano.org
Visitas:
48
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.