Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Gonzalo Sánchez Del Pozo escriba una noticia?

Facebook, una almoneda de datos

06/04/2018 11:00 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Los datos en Facebook se cotizan como si de una bolsa de valores se tratara. Son las anunciantes, operando en un contexto de oferta y demanda, los que dan valor a miles de registros afines a sus productos. El escándalo de la fuga de datos hace tambalearse al imperio de Mark Zuckerberg

Aunque ya sabíamos que la gratuidad de las redes sociales, en este caso la red social de Mark Zuckerberg, es solo aparente ya que esos datos son vendidos a los anunciantes, lo que desconocíamos hasta ahora es que el valor de los datos fluctúa, como si en un parqué de bolsa virtual se tratase.

Como en otras muchas cosas, esos datos están sujetos a la ley de la oferta y la demanda, y el precio que pagan los anunciantes por esos datos sufre fluctuaciones; en realidad la compra -venta de esos datos no se hace individuo a individuo, sino que estos se agrupan en miles de registros.

Esa agrupación es producto de la segmentación: Facebook vende a los anunciantes los datos de aquellos perfiles de los que saben que pueden ser potenciales clientes de sus productos o servicios.

Los datos como piedra angular

En la nueva economía digital, los datos son el «maná» del que se alimenta toda la industria ligada a esta nueva actividad económica y no revelamos nada nuevo al decir que con el análisis ya no de los datos, sino de los metadatos (los datos de los datos), servicios de información, como la norteamericana NSA, son capaces de radiografiar a cualquier persona o colectivo.

En esta nueva industria, los datos, y los metadatos, son la materia prima con la cual trabajan desde redes sociales, como Facebook y Twitter, hasta oscuras empresas, como Cambrigde Analytica, a la cual se acusa de haber sido determinante para lograr el Brexit.

Estimaciones de la Unión Europea, valoran este mercado de los datos en 300.000 millones de euros anuales, y se espera que para el 2020, se llegue a los 736.000 millones de euros.

Facebook, una bolsa de valores de datos

La red social que fundase Mark Zuckerberg, valora en 8, 76 dólares, el ingreso medio que lograba con cada perfil de esa red social a finales del año 2017, lo que supone valorizar los datos de cada usuario, lo que supone cuatro veces menos que si esos datos se venden a empresas en Estados Unidos o Canadá.

Otra de las peculiaridades de esta atípica bolsa de valores, es que la negociación con esos datos se realiza en tiempo real, por lo que el mismo perfil puede fluctuar con respecto a los ingresos que Facebook logra con él.

En esencia, la negociación de esos datos, depende, como en cualquier bolsa de valores, de la oferta y la demanda, por lo que los anunciantes pujarán más por aquellos perfiles que más se acerquen a su público objetivo.

La supuesta gratuidad de Facebook, no lo es tal

Esta red social que se gestó en el Campus de la Universidad de Harvard, destaca sobre todo por la capacidad que tiene de segmentar los perfiles de sus usuarios; esta segmentación depende de los datos que le damos, sin saberlo, todos los usuarios.

Con ello, y como ya hemos explicado, Facebook «vende» estos perfiles a los anunciantes, y no todos los perfiles valen igual: en el caso concreto de los bancos, un perfil de un ciudadano suizo puede triplicar el valor con respecto al de un nacional checo.

Los perfiles no se venden uno a uno, sino que se negocian en grandes «paquetes», que pueden estar integrados por miles de usuarios. Realmente, son los anunciantes los que determinan el precio de esos «paquetes» de usuarios.

Facebook, que se gestó en el Campus de la Universidad de Harvard, destaca sobre todo por la capacidad que tiene de segmentar los perfiles de sus usuarios

El principal valor de los perfiles que se negocian, aunque Facebook recaba muchos datos, es la ubicación de los mismos, siendo el dato que da verdadero valor a esos perfiles; a partir de ellos, se puede determinar, por ejemplo, desde la capacidad de compra hasta el rango de intereses.

Un ejemplo claro de fluctuación: las últimas elecciones norteamericanas

Las últimas elecciones presidenciales norteamericanas, en las cuales salió vencedor Donald Trump, son un ejemplo claro de como fluctúa el precio de los datos, a la hora que la maquinaria electoral demócrata y republicana, llegase a los votantes.

En las elecciones norteamericanas, se pudo ver que el precio de perfiles de Facebook, en los Estados en los cuales se dilucidó que candidato se iba a hacer con la presidencia, llegaron a tener precios estratosféricos.

Por lo tanto, se puede llegar a interpretar, que finalmente el resultado de las elecciones norteamericanas estuvo determinado por la capacidad que tuvieron republicanos y demócratas para lograr llegar a sus potenciales votantes.

El escándalo del filtrado de datos a Cambridge Analytica

Recordemos que, en esencia, el escándalo proviene a que una empresa británica, Cambridge Analytica, logró, a partir de una aplicación académica, acceder a millones de perfiles de Facebook, y esa información pudo ser vital para lograr el Brexit.

Facebook, ha tenido que admitir, que la filtración de datos afectó a 87 millones de perfiles de esa red social, y que en el caso de España ha afectado a 140.000 usuarios. La mayor parte de esos millones de usuarios cuyos datos fueron filtrados, eran norteamericanos.

En el caso concreto de Cambrigde Analaytica, esta empresa británica, habría tenido acceso fraudulento a los datos de 50 millones de perfiles, y como ya hemos indicado, ese robo de datos podría haber sido determinante en el resultado del referéndum de Brexit.

Se pone en duda que Zuckerberg deba seguir como CEO de Facebook

 

Es una de las últimas polémicas que se está sustanciando en la red de redes, que no es otra que la continuidad de Mark Zuckerberg como CEO de la red social que el mismo fundó.

A pesar de ello, el joven neoyorquino, no ha «escurrido el bulto» y ha admitido errores que han llevado a esa enorme fuga de datos, y además ha afirmado que “de lo errores se aprende”.

De cualquier modo, Zuckerberg cree que sigue siendo la persona idónea para liderar el Facebook, un proyecto en el que lleva desde el año 2004, y que lo ha convertido, además de uno de los norteamericanos más ricos, en una de las personas más influyentes del mundo.

Las consecuencias no han tardado en llegar

La polémica no le ha salido gratis a Facebook, ya que importantes empresas y personas, como es el caso de Elon Musk, fundador de, entre otras, Tesla y SpaceX, o parte de los cofundadores de WhatsApp, han decido borrar sus cuentas de la red social Facebook.

La campaña para el abandono de Facebook, se ha vehiculado a través de hashtag #DeleteFacebook, y todavía nadie es capaz de evaluar el alcance de la misma.  

Otra de las consecuencias ha sido el desplome en bolsa de Facebook, donde en pocas jornadas ha llegado a perder 53.000 millones de su capitalización bursátil; de seguir así, podría provocar la descapitalización completa de esa red social.

En esta nueva industria, los datos, y los metadatos, son la materia prima con la cual trabajan redes sociales, como Facebook y Twitter

Fuente - El Diario / El Economista / Wikipedia / El Mundo


Sobre esta noticia

Autor:
Gonzalo Sánchez Del Pozo (197 noticias)
Visitas:
3618
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.