Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Ordos escriba una noticia?

Elecciones en Galicia 2020

9
- +
13/07/2020 05:36 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

El modelo nacional folclórico de Manuel Fraga, se ha consolidado en una Galicia bilingüista cada vez menos rural y más urbanita, marcada por el voto juvenil identitario de corte galleguista, frente a una izquierda que no sabe conectar con lo gallego

Salvando las distancias, algo similar está aconteciendo en Euskadi con la izquierda, pero con la gran diferencia de la ausencia de una derecha estatal que no es capaz de asumir que Euskadi existe.

Cuando Manuel Fraga decidió “retirarse” a Galicia, inició una andadura que pocos entendieron pero que ha dado sus frutos a lo largo de estos años.

Primero su visita a la Cuba de Fidel y la invitación a que Fidel Castro visitara a sus parientes en Lugo, algo que escandalizó a la derecha de su propio partido, que tragó a regañadientes.

Segundo su empeño en el uso y defensa de la lengua gallega entre los suyos hasta el punto de exiliar en Madrid a un Mariano Rajoy incapaz de hablar en gallego e incapaz de reconocer su condición de homosexual.

Tercero los constantes lloriqueos en actos públicos, en los que se emocionaba recordando a sus ancestros o cuando citaba a Rosalía de Castro, eso sí, se cuidó mucho de no citar a Castelao más allá de lo imprescindible.

A su vez supo dominar a los caciques de las aldeas y provincias, con la excepción de Baltar, al que arreaba capones en privado o por boca de su ahijado José Cuíña.

Fraga construyó un partido de la derecha gallega que se identifica y reconoce con Galicia a través de su folclore y su lengua, más cerca del centro que de la derecha españolista y eso le ha permitido mantenerse en el poder desde el retorno a la democracia.

Así las cosas se entiende mejor que el Partido Popular de Galicia sea un partido distinto del resto del Estado español y nada que ver con mucha diferencia con el PP del País Vasco, marcado por su carácter fascista y anti vasco.

Para nota, durante el agradecimiento por el triunfo de Núñez Feijóo en Santiago de Compostela, no había ni una sola bandera española y en su agradecimiento repitió cuatro veces Rajoy y una sola vez Casado…y no fue por casualidad.

La derecha gallega gana elecciones sin mencionar a España ni agitar banderitas rojigualdas

Pero la gran triunfadora de estas elecciones ha sido Ana Pontón, una mujer que ha sabido liderar y resucitar al BNG como fuerza política de la izquierda nacionalista desde 2016, obteniendo entonces 6 diputados y pasando ahora a 19, convirtiendo al BNG en la segunda fuerza política de Galicia.

Un BNG que ha aprendido de sus propios errores y que se ha centrado en convertirse en el partido de la izquierda en Galicia por encima de cualquier diferencia politicoideológica.

Ana Pontón, supo trasladar a las personas al centro de la política del BNG poniendo en segundo plano la cuestión nacional, algo que nunca antes había hecho la formación nacida de la UPG siempre centrada en la liberación nacional como única consigna.

Supo asimilar el discurso de ERC y hacer del BNG una fuerza política con la que se sienta identificada la mayoría de los gallegos de una izquierda atomizada después de los experimentos de Beiras y las gentes de los viejos y nuevos partidos a la izquierda del PS de G.

El BNG ha sabido entender que el electorado gallego no se comporta igual ante las elecciones autonómicas que ante las elecciones al Congreso del Estado español.

La frase que resume el mensaje de Ana Pontón es la de su cierre de campaña: “Quen quera Cambio, que me siga”.

Respecto al PS de G, nada nuevo bajo el sol, no logra despegar de su suelo electoral y se mantiene gracias al voto militante y fiel de una izquierda más atenta a lo que pueda pasar en Madrid que a lo que sucede en Galicia.

Un partido falto de iniciativas, cuadros políticos desgastados y caras muy vistas que poco o nada tiene que decir a los jóvenes.

El PS de G, más parece una lista de espera a ver lo que cae de Madrid, que un partido enraizado y comprometido con el pueblo gallego.

Y para nota con sobresaliente, ha sido la humillante derrota del la extrema derecha en Galicia.

El Partido Popular tiene mucho que reflexionar, pero no menos el PSOE con el que no me voy a ensañar.

 

@ordosgonzalo

 

 

gonzalo   alvarez-lago   garcia-teixeiro


Sobre esta noticia

Autor:
Ordos (1335 noticias)
Visitas:
135
Tipo:
Opinión
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.