Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Danlaur escriba una noticia?

El nerviosismo constitucional

14/10/2013 20:37 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

A pesar de ser muy frecuente el uso común de la expresión "ser nervioso", la explicación de la naturaleza de esta condición no aparece en ningún libro de psiquiatría o de psicología. Este artículo es un intento de explicación

EL NERVIOSISMO CONSTITUCIONAL.

 

 

                                                                                              Dr. Luis Andaur Vignolo

                                                                                                                  Psiquiatra

 

 

Es llamativo el hecho de que en el lenguaje común existan numerosas expresiones en relación con los “nervios” y que no han sido explicadas por la medicina actual. Expresiones como “nerviosismo’’, ‘‘ser nervioso, ‘‘estar mal de los nervios’’, “neurótico”  o “tener nervios”, fueron englobadas difusamente por la medicina de hace algunos años tras el concepto de “neurosis”. Tan difuso es este concepto que hoy ha sido eliminado de las listas de afecciones de tipo médico-psicológico.

 

Pero paralelamente a la postura médica existe la visión de la persona común que sí sabe que existen personas “nerviosas”. ¿Existe una explicaci6n médica del nerviosismo? ¿De qué factores depende? ¿Se trata de una enfermedad o es una molestia menor? ¿Es curable o se trata de algo que hay que aprender a manejar?

 

Acerca de esto el sentido común considera como verdaderos dos postulados:

 

  1. la causa de los nervios son los problemas, y
  2. hay personas que son más nerviosas que otras.

 

El primer punto es verdadero sólo parcialmente ya que son los problemas los que hacen aparecer los “nervios” pero no son la causa de los nervios sino sólo lo que los saca a luz, los que revelan la condición de ser nervioso. Es conveniente, por lo tanto, aprender a diferenciar lo que es “causante” de lo que es “desencadenante”.

 

El segundo punto, totalmente verdadero, es el que nos lleva ahora a tratar de explicar qué es lo que hace que una persona sea más nerviosa que otra.

 

Los síntomas nerviosos.

 

 

Al experimentar una situación de tensión (stress)  la respuesta humana, los síntomas, pueden observarse en tres niveles: fisiológico, psicológico y conductual.

 

A nivel fisiológico, igual que en el resto de los animales, se observa la aparición de un estado de alarma en el cual hay rápidos cambios hormonales en la sangre junto a un aumento de la respiración, la frecuencia cardíaca y el tono muscular. También se seca la boca, hay sudor frío en las manos yaumentan los movimientos del intestino. (Es el equivalente a la fase fisiológica del síndrome general de adaptaci6n, descrito por Hans Selye en 1953).

 

A nivel psicológico aparece un aumento del estado de alerta, una mayor velocidad en la rapidez del pensamiento, cambios en la percepción por una mayor afluencia de datos y aparecen las sensaciones de confusión y temor.

 

A nivel conductual se aprecia inquietud motora, temblor muscular, movimientos involuntarios y falta de coordinación.

 

La aparición de síntomas depende de dos factores centrales: la intensidad del agente de tensión y la capacidad de tolerancia de la persona. Los primeros en aparecer son los fisiológicos, luego los psicológicos y finalmente los conductuales.

 

El nerviosismo apunta al grado en que la respuesta fisiológica conduce a la alteración psicológica y al grado en que esta alteración interna se traduce en síntomas externos,

 

El nerviosismo es pues una condición que se manifiesta en grados variables de una persona a otra: varía la frecuencia con que aparece y varía también su intensidad.

 

 

 

La frecuencia (referida a la aparición de síntomas visibles) oscila entre 1a aparición ocasional y

                        la presencia en forma casi permanente.

La intensidad oscila desde el sobresalto repentino del corazón hasta  la inhibición total de los

                       movimientos (parálisis, estupor o catatonía) y/o  de algunos procesos  psíquicos

                      (confusión, olvidos, amnesias,   “quedar en blanco”).

 

 

Cualquier persona puede presentar normalmente  signos de nerviosismo  en  situaciones especiales de tensión como al estar sometido a exámenes, entrevistas o situaciones de peligro. No se trata por lo tanto de ser o no ser nervioso sino del grado en que se experimenta  esta condición.

 

Tipos de nerviosismo.

 

El ser nerviosoes un estado unitario, global, psíquico y físico; pero para fines prácticos es útil el dividirlo en interno y manifiesto.

 

El interno se refiere a síntomas no visibles tales como la sequedad de la boca, las palpitaciones o la confusión del pensar. El manifiesto presenta síntomas que aparecen en la conducta, como la inquietud motora o el temblor de las manos.

 

Esta distinción es útil ya que algunas personas, siendo muy nerviosas, aparecen como frías e inalterables. Esta falta de expresión del nerviosismo puede deberse a un muy buen manejo voluntario de las actitudes o auna sensibilidad muy alta que bloquea la expresión de los síntomas nerviosos.

 

Otra división posible es la de nerviosismo primarioy secundario.

 

El nerviosismo secundario es el que aparece en directa relación con situaciones conflictivas y en personas que no son habitualmente nerviosas.

 

El nerviosismo primario o constitucional (NC) es un rasgo permanente de la personalidad que es revelado o acentuado por una situación conflictiva.

 

Para que una persona sea catalogada como portadora de un nerviosismo constitucional ha de presentar en forma habitual signos de nerviosismo acentuado ante situaciones de tensión moderada (intranquilidad motora antes de un examen) o síntomas nerviosos en ausencia de situaciones conflictivas (comerse las uñas, por ejemplo). O presentar ocasionalmente  síntomas muy intensos que le dificultan la respuesta adaptativa (temblor muscular, confusión o bloqueos, pérdida del control).

 

Nerviosismo y Sistema nervioso.

 

La función general de un sistema nervioso es mantener el equilibrio del medio interno y regular la adaptación al medio externo. Por esto el nerviosismo  es una condición que altera inicialmente el medio interno y cuando es muy intenso altera 1a respuesta conductual.

 

Un sistema nervioso, para ser considerado como tal en cualquier especie animal,   presenta tres funciones básicas: excitabilidad, memoria y asociación.

 

Sin duda la más directamente relacionada con el nerviosismo es la excitabilidad por ser la que confiere al sistema su capacidad “reaccionar”. (Emparejada  con su opuesto, la inhibición, constituyó el motivo central de estudio en la reflexología de Ivan Pavlov. Para este autor los procesos psíquicos son el resultado del nivel de excitación-inhibición en áreas pequeñas o en todo el cerebro).

 

El NC es el resultado de una excitabilidad aumentada en el funcionamiento del sistema nervioso de una persona.

 

 

 

 

 

Sistema nervioso y excitabilidad.

 

En forma general pueden considerarse como equivalentesa “excitabilidad” los términos “reactividad” y “sensibilidad”. Sin embargo en el uso común el término “sensibilidad” apunta a la condición interna de una persona de ser ‘‘fácilmente afectable”. Por otro lado la ‘‘reactividad’’ se refiere específicamente a la capacidad de reaccionar, de responder a estímulos, que posee toda célula pero que es la función central y más propia de la célula nerviosa. El término “excitable” orienta hacia la expresión externa, conductual, del nerviosismo. Así p. ej. una persona “hipersensible’’ puede no ser reconocible porque presenta una conducta retraída, lenta y pasiva, en cambio la persona “excitable” puede identificarse por una mayor rapidez de las respuestas motoras o por una mayor facilidad para caer en la rabia o la agresividad.

 

La excitabilidad o capacidad de reaccionar del sistema nervioso es una actividad que está condicionada por la actividad eléctrica cerebral (variaciones de voltaje, velocidad de transmisión del impulso nervioso) y por la proporción entre sustancias químicas facilitadoras e inhibidoras de la excitación a nivel de la conexión entre las neuronas (sinapsis). Se trata así de un proceso electro-químico permanente, activo durante toda la vida, que cesa sólo al morir. (La muerte de una persona se comprueba hoy por la ausencia de actividad eléctrica cerebral).

 

La excitabilidad de un sistema nervioso puede variar hacia un aumento o hacia una disminución, condicionando así la reactividad general del sistema. El poseer una alta excitabilidad es una condición interna y permanente del sistema nervioso de algunas personas que determina muchos rasgos de su modo de ser y que facilita la aparición de síntomas nerviosos.

 

 

EL SINDROME POR EXCITABILIDAD AUMENTADA (SEA).

 

Las siguientes son las características más frecuentes de encontrar en personas con SEA:

 

     - Hipersensibilidad: -    Se afectan con mayor facilidad por pequeños detalles y esto les hace

                                           aparecer como exagerados en la expresión de sus emociones.

                                           No soportan situaciones de tensión mantenida: estallan o se alejan de 

                                           la  dificultad.

 

      - Tendencia obsesiva:    -  Les cuesta sacarse una idea de la cabeza

                                             -  Son insistentes, perseverantes, tenaces o “catetes”

 

       - Tendencia agresiva:    - impulso destructivo,

                                             - facilidad para la ironía y la violencia.

 

       - Tendencia oposicionista:   -    rebeldía,

                                                    -    ser porfiado,

                                                    -    negativo o pesimista

                                                    -    ser ‘‘contreras’’.

 

        - Irritabilidad: o tendencia al mal genio.

 

        - Impaciencia:   -   les cuesta esperar, todo tiene que ser ‘‘al tiro”.

                                 -  les cuesta postergar la satisfacción de un deseo.

 

        - Inconstancia:   -  cambian fácilmente de intereses

                                  -  obedecen a sus ganas o a la falta de ganas

 

        - Impulsividad:   -   rápidos para reaccionar

                                    -  dificultad para el control racional de la conducta (primero actúan o dicen

                                       algo y luego se dan cuenta de la importancia de lo que hicieron o dijeron. 

   

       - Dificultad en la concentración: siempre atentos a todo lo que les rodea, les  cuesta fijar  la

                                                            atención en un solo asunto.

     

     

       - Dificultad con el dormir:    - tendencia a dormirse tarde,

                                                     - sueño inquieto

                                                     - despertar temprano.

 

       - Dificultad con la sexualidad:  - comienzo precoz

                                                         - interés y necesidad aumentada

 

                                   Por cierto rara vez aparecen todos juntos. Lo más común es que estén presentes sólo algunos o que un par de ellos se hagan predominantes. También varían a lo largo de los años: un niño hiperquinético puede volverse irritable en la pubertad, rebelde en la adolescencia y obsesivo en la vida adulta.

 

                                   Los exámenes de laboratorio son aún insuficientes para detectar esta condición: el diagnóstico es clínico y se basa en el estudio del modo de ser y en los antecedentes de la persona.

 

Causas de excitabilidad aumentada.

 

Pueden aumentar en forma permanente la sensibilidad del sistema nervioso condiciones médicas como el hipertiroidismo, la epilepsia o las lesiones del sistema nervioso; condiciones sociales como la sobrepoblación o el trabajo a presión y condiciones étnicas como es el caso de pueblos que se caracterizan por su exuberancia emocional y expresiva. En forma ocasional la aumentan el insomnio, el estado de privación en drogadictos, el uso de estimulantes, las hormonas, los anticonceptivos orales y las emociones intensas.

           

                        Pero las dos causas más frecuentes para el aumento estable de la excitabilidad son la herencia y las dificultades perinatales.

Más sobre

 

La herencia:

 

Es parte del saber común el que existen familias que se caracterizan porque la mayoría de sus miembros son nerviosos y ligeros de genio. En las familias que presentan epilepsia primaria o esencial es frecuente hallar miembros que no sufren de crisis epilépticas pero que sí sufren de crisis nerviosas (histéricas) que son fácilmente reconocidos como irritables o hipersensibles.

 

Las dificultades perinatales:

 

                                            La relación entre lesiones del sistema nerviosopor accidentes del parto o asfixias del recién nacido y alteraciones posteriores de la conducta o de la vida psíquica son claramente reconocibles y existen abundantes estudios que lo confirmar. Aunque el interés por los niños con dificultades de aprendizaje data de fines del siglo pasado, sólo recientemente aparecen estudios de envergadura (Rutter, Gallagher, Shaffer, etc.) que los relacionan con disfunción cerebral. Prematuridad, uso de fórceps, asfixias, expulsión prolongada del feto, circulares del cordón o aspiración de secreciones son frecuentes, cuando no obligadas causas de alteraciones de la excitabilidad. O también, como lo ha demostrado Monckeberg en nuestro medio, una desnutrición grave en los primeros seis meses de vida.

 

 

La expresión conductual.

 

El sentido común identifica fácilmente a las personas nerviosas y la gente mayor sabe que ésta es una condición que tiende a ser estable a lo largo de la vida. Pero lo que puede prestarse a confusión es el hecho de que una persona que ha sido nerviosa durante largo tiempo puede, por las experiencias de su vida, eliminar o modificar en su comportamiento las manifestaciones externas del nerviosismo. O, como en otros casos, expresar esta condición sólo en ciertos ambientes: como muchos niños que aparecen como desordenados y rebeldes en el colegio pero que en el hogar son más bien callados y retraídos. O al revés.

 

La visión común identifica el nerviosismo a través de manifestaciones tales como retorcerse los dedos, comerse las uñas, ser miedoso, bloquearse en situaciones de tensión, transpirar demasiado, temblor fino de las manos, ponerse colorado, etc. Pero existen otras formas de expresión que van cambiando a lo largo de la vida.

 

 

 

En las primeras semanas de vida:

                                        En esta etapa es difícil de pesquisar yaque el bebé responde a cualquier estímulo con aumentos de excitabilidad: llanto y aumento de los movimientos.

 

En los primeros meses de vida:

                                                 Algunos signos que apuntan a una alteración de la excitabilidad son: la inversión del ritmo sueño-vigilia; llantos prolongado, intenso e inmotivado; rechazo del pecho y/o alimentación; agresión (mordedura) al pecho materno y movimientos repetitivos de la cabeza antes del sueño. El exceso de movilidad hace que deban ser especialmente vigilados ya que pueden escapar de la cama o el mudador ysufrir accidentes. Una escasa movilidad hace que sean infantes excesivamente plácidos, que “no molestan ni reclaman en caso de hambre o de estar sucios’’

 

En la infancia:

                       Las dos formas más comunes de expresión son las formas hiper e hipo-quinéticas.

 

El niño hiperquinético: se trata de un modo de conducta que es hoy tan conocido que puede ser identificado con bastante facilidad incluso por los no especialistas. Son niños que presentan una inquietud motora constante, impulsivos, parecen incapaces de  protegerse de situaciones de peligro, molestan en la sala de clases, tienden a ser torpes o bruscos en sus juegos, son difíciles de manejar, porfiados yagresivos. Habitualmente presentan seria dificultad en la atención yconcentración con la consiguiente merma del rendimiento intelectual. En líneas generales corresponde al antes llamado síndrome de Disfunción Cerebral Mínima y que hoy se denomina déficit atencional  con o sin hiperactividad.

 

El niño hipoquinético:al revés del anterior este es un niño tímido yretraído; su movilidad corporal está disminuida, rehuye el contacto con el medio ambiente; en el colegio transpira, pálido, si tiene que hablar ante el curso; no sale a  jugar al patio sino que prefiere quedarse en la sala. No se defiende al ser agredido. En este caso, a pesar de la menor movilidad general, es posible postular la existencia de una excitabilidad mayor que en el hiperquinético, lo cual haría dolorosa la relación con el medio ambiente yexplica la tendencia a rehuir el contacto.

 

En cualquiera de estos dos tipos conductuales es donde se dan las hoy llamadas alteraciones del desarrollo: enuresis, tics, dislexias, tartamudez, sonambulismo yterror nocturno.

 

Expresión en la adolescencia:

 

La forma hipoquinética en el caso de con­tinuar por la misma senda, se expresa por el retraimiento y la dificultad para las relaciones sociales.

 

La forma hiperquinética es la que más notablemente acentúa los cambios conductuales que son propios de  este período de la vida: la rebeldía ante el medio, la necesidad de afianzar el yo, la tendencia extremista, la inestabilidad emocional, etc.

 

La rebeldía es sin duda la actitud que más les define y la que más problemas provoca. Les cuesta cumplir horarios. No siguen las normas del hogar, del colegio o la sociedad, por lo cual tienden a caer en conflictos con las figuras de autoridad o figuras con “olor a papá”. Son, sin darse cuenta, “contreras” a toda espectativa que tenga el medio externo sobre ellos: por ejemplo les cuesta expresar cariño o ser atentos en el propio hogar pero lo expresan sin dificultad en otros hogares donde no se sienten obligados a expresarlo. Si se les dice, por ejemplo, que no se junten con algún amigo porque no les conviene, no sólo no acatan el consejo sino que probablemente ese será su mejor amigo. Si la madre aconseja a la hija rebelde que se peine o que se preocupe de su apariencia, lo más probable es que su arreglo personal impresione como un “desarreglo’’. Se aburren con facilidad. No aceptan consejos ni toleran ser criticados. La relación con ellos no presenta mayores dificultades si les dice a todo que sí, las dificultades aparecen cuando reciben un no. Mienten con facilidad pero no con la mentira planificada sino con otra que automáticamente aparece en el momento mismo para salir de una dificultad. Sus amistades e incluso la pareja que eligen en matrimonio por lo general son también portadoras de un NC. Lo cual es bastante lógico ya que, por tener características comunes, se entienden fácilmente (son ‘‘de la misma onda”).

 

Cuando la inteligencia les acompaña pueden orientar su rebeldía hacia una causa justa y llegar a ser líderes provechosos desafiando adecuadamente a la autoridad constituida; cuando no les acompaña tienden a caer en rebeldías muy vanales y poco ajustadas lo cual les acarrea, inevitablemente, un cierto grado de rechazo social. Rechazo que les puede servir luego como justificación para conductas más abiertamente antisociales.

 

Expresión en el adulto.

 

Anormalidad socialmente aceptada:

                                                            Muchas personas portadores de NC logran sobresalir de la normalidad destacándose en labores directivas o creativas en todos los campos del quehacer humano, desde el empresarial hasta el político, desde lo militar a lo artístico. Grandes líderes de la humanidad han sido también grandes nerviosos (piénsese en figuras como Proust, Hölderlin, Gandhi o Napoleón). La creatividad parece ser un privilegio de la anormalidad. La normalidad no sólo no es creadora sino abiertamente conservadora.

 

                    En la vida adulta los rasgos anormales de personalidad pueden ser ostensibles o permanecer ocultos. El grado de aceptación social tiene que ver, por cierto, sólo con los rasgos ostensibles y dependerá de la frecuencia de aparición y del grado de adaptación al medio.

 

Desde una perspectiva muy general puede señalarse que en los adultos el NC se ha focalizado y aparece sólo en determinadas circunstancias o se circunscribe a la expresión de una o dos entre todas las características del síndrome pero revestidas de una justificación socialmente aceptada. Ejemplo de esto último son: la impaciencia pero justificada como dinamismo; la rebeldía pero expresada como exigencia o intransigencia; el mal genio pero justificado como necesidad de orden o disciplina ; la obsesividad pero concebida como perseverancia o tenacidad.

 

La represión muy intensa o casi total del NC, especialmente de la agresividad, condicionada por la interacción social, puede llegar a convertirles en enfermos de úlcera duodenal (más frecuente en los varones),   hipertensión arterial, obesidad y tabaquismo (más frecuente en mujeres), colon irritable, depresión u otras afecciones psicosomáticas.

Las vías de expresión aceptable para la agresividad son la lucha competitiva, la ironía y los diversos grados de rechazo o intolerancia. El rechazo puede estar dirigido a determinadas personas o a grupos más amplios de la sociedad.

 

Anormalidad socialmente cuestionada:

                                                                En los adultos el rechazo del medio está en directa relación con el grado de rigidez de la personalidad (que a menudo es compensatoria de la inestabilidad interna).  Aquí se encuentran las personas que presentan  rasgos de psicopatía y de  fanatismo.

 

Algunos ejemplos más definidos de la expresión del NC en el adulto rechazado son:

 

- El rebelde (o la acentuación del oposicionismo) Puede dividirse en dos tipos: orientado y desorientado. El primero pone su oposición al servicio de una causa razonable que va en dirección más o menos contraria a la del medio ambiente pero que se sostiene por contar con la aprobación de un número significativo de personas. Son los que pueden llegar a ser grandes líderes de la sociedad. El desorientado es un oposicionista “sin causa”: su ir en contra aparece de modo automático en cualquier ambiente y ante hechos vanales, creando dificultades en el medio ambiente más cercano. Se le conoce también como excéntrico, oveja negra o desadaptado.

 

            - El  indefinido (borderline, fronterizo o la falta de autoconciencia). La dificultad para percibirse globalmente les impide poseer una clara noción de sí mismos; sin darse cuenta se vuelven dependientes del medio ambiente al dejar que sea éste quien les defina constantemente el modo de ‘‘ser’’: parecen calzar con todo yen todas partes pero carecen de una orientación estable de sus propios intereses. Dan 1a impresión de gran normalidad en situaciones sociales circunstanciales gracias a un constante afán congraciativo y a un buen manejo de la conducta formal, pero presentan dificultades cuando deben mantener relaciones personales estables. Al no tener muy clara su autoimagen, carecen de principios sólidos y de metas definidas.

 

- El adicto (o la acentuación de lo obsesivo, el oposicionismo y la autoagresividad). Por su alta sensibilidad el portador de NC tolera mal los problemas habituales de la vida y tolera muy mal o no tolera los problemas mayores. Por esto poseen una real necesidad de un calmante. Pero la falta de información que hace del ‘‘tomar píldoras’’ a1go rechazado por el sentido común les lleva al uso de drogas poco adecuadas. El grado de adicción dependerá de la intensidad  y del número de síntomas de NC que destaquen en la persona.

 

La mayoría de las drogas adictivas son efectivas para paliar los síntomas del NC:

 

                        - para la falta de orientación a largo plazo: marihuana.

                         - para la irritabilidad: sedantes.

                        - para la angustia: alcohol, sedantes.

                        - para la fatiga y problemas de concentración: estimulantes, cocaína.

                         - para el dolor yel sufrimiento: calmantes, opiáceos.

           

El modo histérico (o la acentuación expresiva de la hipersensibilidad). Corresponde a quienes el sentido común ve como exagerados en la expresión de sus emociones y sentimientos: se alteran fácilmente, tienen alta emotividad y expresividad (gritan mucho, hablan fuerte, se tiran el pelo, arrojan objetos, insultan, ingieren altas dosis de medicamentos), cambian bruscamente de ánimo, de opinión y de intereses. A juicio de quienes le rodean no hay por donde tomarles. (Existe otra histeria, la del juego por atraer la atención y el cariño, que depende del aprendizaje. Esta, para mejorarse, precisará de psicoterapia, la otra del sedante más adecuado).

 

Características conductuales con rasgos psicopáticos.

 

La acentuación de uno o varios de los síntomas componentes del NC junto a los mecanismos de adaptación que se desarrollen para evitar el temor y la inseguridad (sentimientos que pueden considerarse como los más básicos del ser humano), pueden constelar modos de comportamiento que caen o bordean el campo de las personalidades anormales o caracteropatías.

 

- El  narcisista (orgulloso): Actúa constantemente evitando aparecer como inferior a los demás, con unagran necesidad de aparecer perfectos. Altivos y despreciativos para con los otros, también pueden aparecer como bruscos, precipitados, arrogantes. En contraste con esta apariencia, interiormente se sienten inadecuados, vacíos, desamparados y con temor a ser descubiertos.

 

Una posible explicación es considerar esta alteración como una respuesta conductual en oposición a la sensación interna de fragilidad e inferioridad. La conducta altiva estaría inconscientemente justificada

en base a algún rasgo positivo de la personalidad que se sobrevalora (atractivo personal, fuerza o destreza física) o por la pertenencia a una situación familiar o social de cierto prestigio en el pasado o en el presente.

 

- El obsesivo o controlador: Son personas muy ordenadas, puntuales, detallistas. A menudo aparecen como fríos, poco emocionales o apartados de toda situación potencialmente asustante. Por ser temerosos de perder el control y del llegar a depender de otros están a la defensiva ante cualquier intento de controlarlas y, por lo mismo, tratan de mantener el máximo de control posible sobre el entorno. Para conseguir algo con ellos hay que presentarles un plan de acción y explicarles en detalle todo lo que se va a hacer.

 

En este caso la defensa contra un temor e inseguridad exagerados se consigue por la vía de la lucha constante (y a veces muy enérgica) para conseguir un orden externo.

 

- El hipervigilante (paranoide): Tienen el temor constante a ser heridos. Perciben el entorno de tal modo que ven conspiraciones en circunstancias vanales. Son críticos permanentes del medio y las personas, evasivos y desconfiados. El culpar siempre al medio o a los otros por todo lo malo que ha pasado en sus vidas les hace aparecer como víctimas sufrientes.

 

Es una alteración que puede concebirse como producto de una atención predominantemente dirigida hacia afuera a la que se suma una visión negativo-amenazante hacia el medio ambiente.

 

- El aislado (esquizoide):  Parecen no necesitar del contacto humano pero sí necesitan de la soledad y la privacidad. Siempre “metidos hacia adentro” (introvertidos o retraídos), cuesta saber lo que piensan o sienten. Hipersensibles pero de apariencia fría. Es el resultado final más frecuente de la variedad hipoquinética de la infancia.

 

- El  mártir lamentante: Su única forma de comunicación con los otros parece ser sólo a través de una larga letanía de quejas y contratiempos. No sólo culpan a los otros sino que les hacen sentir culpables. No expresan la agresividad directamente sino en forma indirecta siendo impuntuales o postergando las fechas de sus compromisos. Se ven como muy sacrificados y se quejan de haber sido “aprovechados” por algunas personas. Pareciera que sienten que la única forma de ser queridos, cuidados o tomados en serio es estando enfermos. Quienes viven con ellos pueden presentar rabia, frustración o sentirse culpables.

 

Los fracasos y dificultades no son asumidos como algo personal (quizás por el excesivo dolor que esto les acarrearía) y se atribuyen a los otros. La agresividad, que podría acarrear más dificultades, es reemplazada por la actitud de víctima sufriente.

 

- El sociópata y simulador: El mal manejo de la agresividad les lleva a herir a los otros e incluso a sí mismos. Parecen incapaces de sentir culpa. Impresionan como inteligentes, adecuados y hasta encantadores pero es gracias al uso de roles que han perfeccionado por años y que lo juegan como lo haría un actor. Desgraciadamente ellos mismos no tienen una real conciencia de lo que es la culpa ni tampoco del estar desempeñando un papel. Pueden presentar antecedentes delictuales y van por el mundo mintiendo ymanipulando. Y siempre justificando todas sus acciones.

 

Se trata de una condición en la cual lo más central parece ser la dificultad para percibir la realidad con cierta amplitud. De sí mismos sólo captan actitudes aisladas pero no logran tener una visión global de su comportamiento. Del entorno captan sólo situaciones aisladas y no logran captar adecuadamente la situación real.

 

Consideraciones finales

 

No se dispone aún de medios de laboratorio como para evaluar el nivel de excitabilidad. El electro-encéfaloqrama carece de signos específicos para señalarlo. La velocidad de conducción nerviosa podría a futuro aportar alguna evidencia, pero actualmente se utiliza sólo con fines orientados al diagnóstico de trastornos neurológicos. Tampoco se han realizado estudios de prevalencia por la dificultad para delimitar la condición, pero debiera ser bastante alta, tanto como un 20% o 30% de la población general, si se considera que un test de amplia difusión como el MMPI (Test de Minnessota) acepta estos porcentajes como frecuencia normal de perfiles desviados en una muestra standard.

 

El NC es una condición anormal, no una enfermedad. Pero una condición que crea en el portador una especial predisposición:

     - a enfermarse de los nervios.

     - a tener dificultades de rendimiento intelectual.

     - a caer en problemas por consumo de drogas o alcohol.

     - a tener dificultades de adaptación social.

-          a presentar problemas de pareja.

-           

El NC no es posible (todavía) de ser erradicado en forma definitiva. Se trata de una condición permanente pero que no provoca mayores problemas si el afectado aprende a manejarla y si el medio socio-familiar entiende que tal comportamiento no es voluntario y que no es posible cambiarlo a través de consejos o castigos.

 

 

La importancia de su detección precoz aparece especialmente en relación a tres áreas:

 

- médica: permitiendo un tratamiento causal más a fondo que el que se aplica a las diferentes crisis nerviosas que estas personas padecen. Además su detección precoz es el único modo de implementar medidas preventivas realmente eficaces.

 

- personal: a menudo la persona afectada ignora el por qué de su “ser diferente” y no raramente sufre por no poder superarse. El explicarles la causa no sólo les deja más tranquilos ycon menos sentimientos de culpa sino que les ofrece la posibilidad de desarrollar pautas de manejo.

 

-  social: si el bienestar social depende, entre otros factores, de la adecuada integración de sus miembros, el beneficio es fácil de imaginar si se piensa en la gran variedad de dificultades que se podrían evitar, en la familia, colegios yla sociedad en general, al mejorar en estas personas sus problemas de adaptación.

 

                                                    ------------------------------

 

                                                                                                                  

 

 

 

Temuco, Octubre de 2013.-


Sobre esta noticia

Autor:
Danlaur (1 noticias)
Visitas:
185
Tipo:
Opinión
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.