Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Jean Bernstein escriba una noticia?

¿Quién es el dueño del Espacio Sideral?

02/11/2014 22:40 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Si yo te bajara el sol //quemadota que te dabas// si te bajara la luna// como diablos la cargabas //si me bajara una estrella //vida te deslumbrabas// mejor, no te bajo el sol, ni la luna, ni la estrella pa que no te pase nada --- Salvador Flores

 

Por: Monica Grady

Traducción y Adaptación de: Jean Bernstein

Fuente: http://archaeologynewsnetwork.blogspot.mx/2014/10/who-owns-space.html?utm_source=feedburner&utm_medium=email&utm_campaign=Feed%3A+TheArchaeologyNewsNetwork+%28The+Archaeology+News+Network%29#.VFbDCfmG-Sq

La Era dorada de la exploración planetaria tuvo viajeros navegantes sobre rutas marítimas nuevas sobre territorio inexplorado. Estos territorios fueron reclamados en nombre de los monarcas quienes hubieron financiado las expediciones. Frecuentemente a esto, existía un conflicto entre rivales, especialmente por las rutas de comercio lucrativa, y la piratería fue quizá un peligro ocupacional o un beneficio del negocio, dependiendo del punto de vista donde estés planteando tu perspectiva. Un ex ingeniero de la NASA ha creado una empresa llamada Elysium Space, que se especializa en un tipo de sevicio funerario muy particular. Previo pago de 1.500 euros, la empresa lanza las cenizas de nuestros familiares al espacio y nos permite seguir su ubicación desde el móvil gracias a una aplicación para android. International Star Registry desde 1979 es una compañía que vende certificados de posesión de estrellas a las cuales les ha puesto nombre de celebridades, dignatarios e individuos que por todo el mundo han usado su servicio para comprar una estrella para un amigo o un miembro de su familia o qué decir de que  El 25 de septiembre de 1954, ante el notario de Talca César Jiménez Fuenzalida, Gajardo pidió que se dejara constancia de su declaración como dueño de la Luna, «desde antes del año 1857» —fórmula legal utilizada entonces para sanear terrenos sin título de dominio—,  mediante la inscripción de una escritura:

JENARO GAJARDO VERA, abogado, poeta, es dueño desde antes del año 1857, uniendo su posesión a la de sus antecesores del astro, satélite único de la Tierra, de un diámetro de 3.475, 99 kilómetros, denominado Luna, y cuyos deslindes por ser esferoidal son: Norte, Sur, oriente y poniente: espacio sideral. Fija su domicilio en calle 1 oriente 1270 y su estado civil es casado. Talca.

(Firma)

Jenaro Gajardo Vera

Carné 1.487.45-K Ñuñoa

Talca, 25 de septiembre de 1954.

 

Conforme a las leyes chilenas, publicó posteriormente tres avisos en el Diario Oficial —requisito fijado en Chile para que cualquiera que poseyera algún derecho sobre el mismo terreno tuviese la oportunidad de impugnar—, a un costo total de CL$42 000 de la época. Como la solicitud fue refrendada, procedió a inscribirla como su propiedad en el Conservador de Bienes Raíces de Talca.

 

La exploración espacial puede ser comparada con la temprana exploración marítima terrestre. Pero ahora hay una creciente preocupación para asegurar que la historia de la exploración especial no seguirá los pasos de su antecesora terrestre, con la rivalidad entre naciones espacialmente distantes paralelizando con la rivalidad entre las grandes potencias marítimas de los siglos XVI y XVII.

La cuestión de quién posee el espacio, si es de "todos" o de "nadie", es una pregunta que continuamente se pone en la palestra. Esto sucede cuando muchas naciones y muchas más corporaciones privadas han venido tranformándose en posibles candidatos para la exploración espacial. Es claro que una regulación del medio espacial es una preocupación inmediata.

Una organización alemana sin fines de lucro, Mars One, ha empezado a seleccionar la tripulación con la esperanza de poner en marte una colonia humana por el 2025. Elon Musk, un pionero de la industria espacial privada, fundó SpaceX con el animo de un día ir a Marte. Planetary Resources, una corporación erigida por algunos líderes tecnólogos, establece que su misión es la de "aplicar técnicas innovadoras y comerciales para explorar el espacio" comenzando con los asteroides.

Actualmente la exploración espacial está controlada por el Tratado del Espacio Exterior de la ONU firmado en 1967. Pero este tratado ya es inadecuado para nuestra era tecnológica. Cuando el tratado fue realizado, la explotación espacial y sus recursos fue mucho menos que un asunto de ciencia ficción.

En 1967 las dos potencias espaciales la Unión Soviética y Estados Unidos estuvieron intentando recobrarse de desastres aeroespaciales. En enero, tres astronautas de la NASA fallecieron cuando la cápsula de comando del  Apolo I se incendió durante una prueba de prelanzamiento. En abril, la primera misión de Soyuz terminó en desastre cuando falló en abrir el paracaídas del módulo de descenso, acarreando con esto la muerte del cosmonauta Vladimir Komorov. Contra este escenario, la firma de un tratado en Octubre de 1967 para proveer la paz utilizando el espacio parecía haber visto una victoria hueca.

Tal tratado actualmente ratificado por 98 países y firmado por otros 27,  prohibió la compraventa de objetos en el espacio exterior por lo que Jenaro Gajardo Vera perdió los derechos de posesión de la Luna y pese al tratado anteriormente citado, en 1980 el estadounidense Dennis Hope formalizó en San Francisco la «compra» de la Luna, dedicándose a vender parcelas en terreno selenitadesde entonces. El 1 de julio de 1984 entró en vigor un acuerdo internacional en que se considera a la Luna como Patrimonio Común de la Humanidad, y como tal nadie puede apropiarse de ella.

Ahora, como sea, el horizonte (si pudiéramos decir así) ha cambiado dramáticamente. China y Japón han tenido misiones exitosas a la Luna y la India recientemente se convirtió en la tercera agencia espacial en enviar una nave a Marte. China tuvo éxito lanzando el Chang'e 5, una misión de prueba tecnológica en preparación para una prueba de retorno lunar.

Por ahora, estas misiones espaciales han sido controladas por gobiernos que firmaron el Tratado del Espacio Exterior. Pero ¿Qué pasaría cuando las compañías individuales comiencen a liderar la agenda de exploración? ¿Podría la piratería espacial convertirse en un problema?¿Quién se hace cargo de la contaminación que causen nuestros artefactos?.

El primer paso preparando el camino para la potencial explotación de los recursos espaciales está tomándose desde el mes pasado, cuando el Congreso Norteanericano a través del subcomité de Ciencia, Espacio y Tecnología comenzaron a discutir el también llamado decreto ASTEROIDS. (American Space Technology for Exploiring Resource Opportunities in Deep Space Act, traducido al español sería el Decreto Norteamericano de Tecnología Espacial para Explorar las Oportunidades de Recursos en el Espacio Profundo), el cual ha sido bocetado para establecer y proteger los derechos de propiedad para la exploración espacial y explotación de los asteroides. El proyecto de ley es un intento de asegurar la legitimidad de intentos futuros de explotar los recursos de un asteroide.

Los acontecimientos de la explosión de las etapas superiores de los cohetes de lanzamiento suponen la contribución más importante al problema de la basura espacial. Cerca de 100 toneladas de fragmentos generados durante aproximadamente 200 explosiones todavía están en órbita. La basura espacial se concentra más en órbita baja de la tierra, aunque algo se extiende hacia más allá de la órbita geoestacionaria.

 

A finales de 2003 había unos 10 000 objetos catalogados. No obstante, se estima en más de 50 000 el número de objetos mayores de un centímetro.

Según la revista Nature,  EEUU tiene fichados en la actualidad más de 9000 objetos artificiales, con un peso total que supera las cinco toneladas. La mayor parte de estos aparatos están en ruina y constituyen un gran riesgo para las misiones espaciales.

 

En la actualidad, según el informe de la Oficina del Programa de la NASA de Restos Orbitales se estima que existen 16 602 escombros de satélites y cohetes orbitando nuestro planeta, imaginénse que se hiciera una luna con el colapso de todos estos materiales o quizá un anillo que circunde a la Tierra artificialmente, lo que harían sus anillos a Saturno o a Neptuno... las consecuencias serían catastróficas.

Desde 1991, se han registrado al menos tres colisiones en la órbita terrestre por culpa de la basura espacial. Estas colisiones se irán multiplicando y, a la vez, aumentarán los objetos peligrosos en órbita. La progresión matemática calculada por los expertos cifran en más de 18 choques al año será el número de accidentes producidos por estas chatarras para dentro de dos siglos.

No está claro si el esfuerzo de minar un asteroide fuera comercialmente redituable, dando las dificultades tecnológicas que podrían sucitarse para llevar a cabo la operación minera del asteroide, no importando si el mineral es regresado a la tierra. Pero porque muchas compañías privadas han empezado a hacer planes para semejante proyecto, los gobiernos deben considerar las consecuencias potenciales nacionales, especialmente dadas las que en los principios del Tratado del Espacio exterior es que "los estados deberán responsabilizarse por las actividades del espacio exterior nacionales sean llevadas por entidades gubernamentales o no gubernamentales",  

El acrónimo  brillante no cambia el hecho que los limites entre la Tierra y el espacio están muy cerca de casa que el Cinturón de Asteroides. Los satélites en órbita alrededor de la tierra también están cubiertos por este tratado. Dos de los principios mencionados establecen que "los estados deben ser responsables por el daño causado por sus objetos espaciales" y "los estados deberán prohibir la contaminación perniciosa del espacio y cuerpos celestes". La Advertencia Situacional Espacial es un término usado para describir el monitoreo y rastreo de objetos naturales y artificiales en la órbita terrestre cercana y su mayor programa intergubernamental.

El lanzamiento de satélites por compañías comerciales primero comenzó a ser una realidad desde aproximadamente 30 años y ahora una actividad en plena escala controlada por leyes internacionales .una clase de Sistema de Control de Tráfico Aéreo para satélites. ¿Qué no hemos tenido un equivalente de la ley de la ONU para el mar, sobrevisto por la Organización Marítima Internacional. Antes la privacidad del espacio se convierta un problema, quizá es tiempo que el tratado de la ONU sobre el espacio exterior sea reforzado por una Organización Internacional Espacial?


Sobre esta noticia

Autor:
Jean Bernstein (168 noticias)
Visitas:
2196
Tipo:
Opinión
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.