Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Fidelam escriba una noticia?

Diversidad sexual y el conservador debate de la Derecha

22/11/2009 09:22 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Tras conocerse que la franja presidencial del candidato la Coalición por el Cambio, Sebastián Piñera, incluye imágenes de una pareja gay, se ha instalado en el imaginario de muchos y muchas el error sobre un supuesto debate entre personajes conservadores y liberales de la Derecha,

Tras conocerse que la franja presidencial del candidato la Coalición por el Cambio, Sebastián Piñera, incluye imágenes de una pareja gay, se ha instalado en el imaginario de muchos y muchas el error sobre un supuesto debate entre personajes conservadores y liberales de la Derecha, nada más alejado de la realidad, aún cuando la señal constituye un avance.

Se ha sostenido que Piñera, y aquellos de la Derecha que lo apoyan en la inclusión de una pareja homosexual en la franja, estarían representando sólo por ese motivo a un sector más progresista de sus otros aliados, quienes han rechazado contra viento y marea cualquier referencia a las minorías sexuales en la campaña.

La verdad es que esta pugna entre la Derecha no es, bajo ninguna punto de vista, una rencilla entre conservadores y liberales. Es sólo un “problema” entre quienes son “más conservadores” y quienes son “menos conservadores”.

En efecto, lo que está discutiendo la Derecha es sí da o no visibilidad a una pareja homosexual en una franja presidencial, un debate anacrónico y prehistórico, pues la temática de lesbianas, gays, bisexuales y transexuales (LGBT) ya tiene, con diferente intensidad y matices, presencia en la televisión, incluidas las teleseries diurnas que llegan a todo tipo de público.

La visibilidad de la diversidad sexual fue el primer objetivo que el movimiento LGBT se planteó por allá en 1991, cuando la sola exposición de las minorías sexuales causaba polémica. Pero ese período, tan oscuro y totalmente censurador, ya pasó.

La Diversidad Sexual se ha hecho visible en todos los espacios, incluidos aquellos que eran inimaginables, como la docencia y Carabineros, mientras que en las calles es posible ver continuamente a parejas homosexuales que expresan su afecto, mientras otros miles han participado de actividades públicas organizadas por el Movilh, como ocurrió el sábado anterior en el Paseo Bulnes con “Gay Parade Chile, Open Mind Fest.”, donde participaron 25 mil personas.

Se ha sostenido que Piñera, y aquellos de la Derecha que lo apoyan en la inclusión de una pareja homosexual

Hasta la Conferencia Episcopal ya dio en el pasado señales de apertura en este plano, cuando el 2006 se reunió por primera vez con la organización que dirijo, señal inédita en América Latina que también dio Pïñera en las anteriores elecciones presidenciales al darse también cita con el Movilh.

Visibilidad y diálogo son parte de un proceso ya vivido y lo que ahora está en discusión es la igualdad de derechos sociales, políticos, legales, económicos y culturales. En este plano, y no en el de la visibilidad, es donde cualquier candidato presidencial debe demostrar si es o no progresista. Y es que el progresismo o el conservadurismo se definen en relación al contexto social donde se ubica una determinada propuesta, no son procesos sin marcos o carentes de referentes o comparaciones.

Así vemos a una Derecha que en la práctica debate si mantiene lo conseguido en la sociedad, la visibilidad (postura liderada por Piñera) o sí se restringe y boicotea lo avanzado, señal ultra-conservadora de aquellos personajes opositores a la inclusión de una pareja gay en la franja de su candidato.

En otras palabras, la pugna de la derecha adelanta lo que podría ser su próximo gobierno para las minorías sexuales: un claro peligro, dada la división interna en torno los avances conseguidos y debido a la carencia de mínimas garantías de nuevos cambios para la integración y la no discriminación.

La situación es más oscura al considerar que en la práctica Piñera ha sido más conservador que en las pasadas elecciones, pues en las actuales no ha querido dialogar con la diversidad sexual, ni tampoco afianzó su compromiso anterior con las uniones civiles, pues de ello no habla en su programa presidencial.

Sólo se ha referido mediáticamente a políticas genéricas, basadas en un documento elaborado por Allamand y Chadwick. Un documento que es sólo de trabajo, y no un proyecto de ley, menos una unión civil, pues hay rechazo de toda la derecha a dar este nombre a la propuesta. ¿Se puede hablar entonces de apertura y progresismo de una parte de la derecha?. Claramente no.


Sobre esta noticia

Autor:
Fidelam (4709 noticias)
Visitas:
125
Tipo:
Nota de prensa
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Etiquetas
Personaje

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.