Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Miguel Ángel Núñez escriba una noticia?

El difícil camino de la equidad

08/03/2017 09:20 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

"Ser libre no es meramente deshacerse de las cadenas de uno, sino vivir de una forma que respete y mejore la libertad de los demás". (Nelson Mandela)

Estoy batiendo un record, desde hace aproximadamente unos tres meses no pasa un día que no reciba un insulto, aunque estoy suponiendo que es la misma persona que me escribe todos los días y se da el trabajo de leer lo que escribo, aunque no le entra nada y como todo cobarde que se respete, siempre me agrede en privado y como anónimo, una ventaja que da Internet, esconderse, especialmente cuando no se tiene la valentía de defender las convicciones con argumentos, sino como todo pusilánime con insultos y descalificaciones, sin dar la cara.

Hoy me trató de "burro" y "blasfemo", por defender la equidad de género, su fijación mental favorita. Lo lamentable es que se hace llamar "hermano", "teólogo", y "defensor de la fe". ¿Qué pasará por su mente perturbada? Me encantaría conocer al psiquiatra que lo atiende para poder entender la confusión cognitiva que padece.

Lo cierto es que hoy se conmemora el "Día mundial de la mujer" , y digo así porque no creo que haya mucho que celebrar. Aún seguimos con algunas diferencias abismantes, no sólo en el trato que reciben las mujeres, sino por la forma en que son observadas por los varones, algunos de los cuales se creen muy "progresistas" y "adelantados a su época".

En casi todos los rincones de la tierra en la jornada se dirán discursos, se hablará de la necesidad de cambio, en otros lugares se harán actos simbólicos como en Chile donde algunas organizaciones han hecho llamados a las mujeres para que vayan hoy a trabajar de luto, porque siguen muriendo mujeres a manos de la violencia machista y sigue habiendo maltrato de quienes diciéndose racionales actúan como seres irracionales.

Lo más penoso, es que las instituciones religiosas, las que están llamadas por Cristo "a sanar a los quebrantados de corazón; a pregonar libertad a los cautivos" y " poner en libertad a los oprimidos" (Lucas 4:18), son las que siguen en la tesitura de mantener a una buena parte de sus feligreses "quebrantados" con argumentos de discriminación y violencia simbólica; esclavas de ideas sexistas que pretenden silenciarlas; y "oprimidas" en contextos donde sus derechos humanos no son respetados, empezando por el derecho a ser tratada como un ser humano, independiente del género.

Por cierto, muchos de esos religiosos ayunan, porque son fieles, pero han olvidado que el verdadero ayuno es "soltar las cargas de opresión" y "dejar ir libres a los quebrantados" y que "rompan todo yugo" (Isaías 58:6). Pero, perdonémoslos, esa parte aún no la leen.

El sábado escuchaba a una inteligente mujer decir en la escuela sabática que le indignaba estar en una iglesia que maltrataba a la mujer y la mantenía sujeta a esquemas patriarcales, pero que había decidido quedarse con la esperanza de que algo cambiara, aunque agregó al final, "pero en algún momento me puedo cansar e irme".

Y con pena sé que es el sentimiento de miles de mujeres que pertenecen a congregaciones religiosas donde las tratan como seres humanos de segunda categoría.

Lo más desagradable y desconcertante, es que hay miles de mujeres que son líderes de opinión en sus contextos laborales, personas que ocupan cargos de responsabilidad política, laboral y gerancial, pero cuando llegan a la iglesia deben guardar silencio, mientras algunos varones con un discurso paternalista y misógino las conminan a "obedecer a sus esposos" y "someterse al liderazgo masculino" porque así "lo ha decidido dios" y lo pongo en minúscula a propósito, porque no me reconozco en esa herejía, el Dios que adoro "no hace acepción de personas" (Deuteronomio 10:17).

Debo reconocer que me avergüenza pertenecer a una iglesia que discrimina. Cuando algunos de mis amigos que no son cristianos me preguntan por algunas prácticas, simplemente, no tengo palabras, guardo un silencio de vergüenza.

Cómo explicarle a ellos, por ejemplo, las palabras de un administrador que suele tratar a las mujeres como "hermanitas" y "espositas", y actúa como aquellos padres que les hablan a sus niños en palabras de bebé porque supuestamente son tan infantiles que no logran entender. Me entristece tener a líderes que aún no han entendido que la Edad Media se acabó.

He sido, en los últimos años, discriminado, acusado, injuriado y maltratado por defender la ordenación de la mujer al ministerio pastoral, en las mismas condiciones de los varones. La razón, para mi mente es muy sencilla. No hay dones de primera y segunda categoría en la Biblia. El pastorado es un don, y no existen dones para varones y dones para mujeres, así de simple y contundente.

Pero la razón de fondo, por la que defiendo con pasión la equidad de género, es porque soy orientador familiar y terapeuta matrimonial, y cada día veo los efectos de un discurso sexista en los matrimonios. Cuando se dice que las mujeres deben ser "protegidas", "guiadas", "adiestradas", "dominadas", "controladas", "enseñadas a obedecer", y otras tonterías similares, y que además, no tienen autorización para liderar, porque son simplemente, mujeres, ni siquiera porque son seres humanos de derecho, en el fondo lo que hacen es autorizar a los violentos a violentar a sus esposas, novias, hermanas, madres, tías y todas las mujeres, porque como varones, supuestamente, tendrían un derecho divino para hacerlo.

En los últimos tiempos se ha introducido un machismo cordial, cuando algunos con sonrisas le dicen a las "hermanitas" que deben ser "obedientes" al supuesto mandato bíblico de someterse a los maridos, y en ellos, a todos los varones. Que deben conformarse con ese extraño engendro llamado "ministerio de la mujer", y quedarse "orando" mientras los varones hacen lo que ellas no deben.

Hay mucho que hacer aún, comenzando por educar a hijos e hijas con criterios distintos. Cambiar esquemas mentales discriminadores, comenzando por las mujeres machistas, que con sus actitudes de sometimiento servil validan el sexismo masculino.

Quisiera ser parte de una iglesia sin discriminación, donde cada persona sea tratada por el don que ha recibido y no por el género.

Un lugar de encuentro, donde varones y mujeres nos reconociéramos con dones y talentos, que no nos ponen en una jerarquía uno sobre otro. Pero, aún falta mucho para eso, así que en conmemoración al Día de la mujer, hoy también visto de luto estricto, comenzando por la tristeza que hay en mi corazón al ver tanta dureza de corazón y de mente en tantos varones sin sensibilidad ante lo que ocurre a su alrededor.

Lo siento, pero no hay nada que celebrar, sólo reflexionar e intentar hacer la diferencia en el lugar donde nos toca estar.

Copyright: Dr. Miguel Ángel Núñez

#MiguelÁngelNúñez #reflexiones #ensayos


Sobre esta noticia

Autor:
Miguel Ángel Núñez (63 noticias)
Fuente:
alpasarlashoras.blogspot.com
Visitas:
1132
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Etiquetas

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.