Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Fidelam escriba una noticia?

Le dicen la geisha Soy Anita Alvarado

02/10/2009 17:44 1 Comentarios Lectura: ( palabras)

La repercusión pública que tuvo la inverosímil historia japonesa de Anita Alvarado –la llamada geisha chilena– atravesó rápidamente las fronteras de Chile. Ésta fue una de las primeras entrevistas

Soy Anita Alvarado

La repercusión pública que tuvo la inverosímil historia japonesa de Anita Alvarado –la llamada geisha chilena– atravesó rápidamente las fronteras de Chile. Ésta fue una de las primeras entrevistas en las que la mujer desplegó su desfachatada personalidad y con ella se publicaron las primeras fotos de su exagerada y controvertida mansión. Texto y fotos han dado la vuelta al mundo.

Por Andrea Lagos

Cinco millones de dólares le traspasó el japonés Yuji Chida a su mujer chilena, Anita Alvarado. Ahora, él está preso en su país por desfalco. Y ella disfruta la vida -junto a amigos, hijos y parientes- en una descomunal mansión que se mandó a construir en Chicureo.

La repercusión pública que tuvo la inverosímil historia japonesa de Anita Alvarado –la llamada geisha chilena– atravesó rápidamente las

Autorretrato

"Tengo 29 años recién cumplidos. Nací en El Bosque, en el paradero 33 de Gran Avenida y estudié en el Colegio San Ramón. De chica fui bien patuda. Estoy bautizada en la religión pentecostal, pero soy una creyente medio descarriada: fumo, tomo, me corto el pelo, me arreglo y me pongo aros. Tuve mi primer hijo a los 17 años, así es que no pude seguir estudiando. Me gusta Lavín, pero ni siquiera voto, porque me da lata hacer la fila. Me cargan los jales y mando a la punta del cerro a quien me ofrezca uno. En mis empresas les hago exámenes de droga a mis trabajadores. Les reviso el pelo y la sangre. Los artistas de la tele son los peores: se las dan de grandes hombres cuando sus miserias van por dentro. La mayoría le hace a la coca. Gonzalo Cáceres peló mi casa en un diario porque tengo cuadros de mujeres y hombres piluchos, y yo los pongo para que los vean mis hijos y no me salgan maricones. No tengo idea quiénes son los autores de las pinturas, por ahí está escrito el nombre. ¿Que si iría a la tele? Ni amarrada, pero lo pensaría si me ofrecieran buena plata".

En 1991 Anita Alvarado quebró el chanchito. Con las monedas del ahorro que había guardado en greda, compró un pasaje hacia Japón. Tenía 19 años, había tenido dos hijos -que dejó en Chile al cuidado de su mamá- y no sabía hablar ni inglés ni japonés, pero se las arregló para ubicar a una colombiana a quien le dijo: "Oye, linda, soy chilena, ¿dónde puedo trabajar?" Al día siguiente estaba instalada con una minifalda, "sirviendo tragos, encendiendo cigarrillos y animando la conversación", en el snack Ángel -una especie de bar- de la provincia de Aomori. En ese mismo lugar, un año después, conoció al japonés Yuji Chida, un supuesto heredero millonario que la atiborró de costosos regalos e invitaciones. A las dos semanas eran novios y él "no escatimó en gastos" para ver feliz a su enamorada.


Sobre esta noticia

Autor:
Fidelam (4709 noticias)
Visitas:
2258
Tipo:
Nota de prensa
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

×
¿Desea borrar este comentario?
Borrar
0
+ -
Responder

Usuario anónimo (04/06/2010)

maraca culiá, todos la encuentra la raja y toda la gueá, va a la tele y todo, cuando en realidad ella le robó la plata de la pensión a un grupo de jubilados japoneses que habian trabajado toda su vida para que al final su plata de la jubilación se la gastara esta maraca carerraja en puras gueas flaites y feas de mal gusto, que lo unico que hacen es demostrar quien es esta perra...........