Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Rodolfo Varela escriba una noticia?

Día Mundial de la Radio

13/02/2013 16:10 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Sobre la historia de la radio, su adaptación, su aprovechamiento aquí, y aprovechando el Día Mundial de la Radio voy a referirme a temas vinculados a la radio pero que tienen menor presencia en los análisis. Compañía, el porque de su popularidad. image

Dama de compañía

Ella, la radio, no ocupa un lugar prioritario ni en la casa ni en la oficina. En eso jamás podrá competir con la televisión, que preside el salón de estar o es el aparato irreemplazable a los pies de la cama. El radio tampoco puede desplazar a Internet que llega a través del computador ubicado en el centro del escritorio o siempre a la mano sobre cualquier superficie plana.

Ella, como una chica tímida está en cualquier parte porque su grandeza se encuentra precisamente en su modestia. No es invasiva ni consentida. Uno puede hacer otras cosas y escuchar radio. La imagen, es de naturaleza cautivadora, nos embruja con sus encantos, nos atornilla al sillón o a la cama y nos sume en un estado de concentración y ausencia. Los recursos digitales como internet o sus aplicaciones en el teléfono "enganchan" como se dice ahora.

La radio no padece de delirios de grandeza ni de complejos de centro de mesa, porque sabe que los amigos de verdad están ahí, en las buenas y en las malas, sin hacer demasiado ruido, y dispuestos a acompañarnos de tu a tu. Así, el grado de cercanía afectiva es considerable. La voz llega a través del oído, en tono confidencial, una voz confiable porque nos cuenta las noticias, nos regalonea con los chismes del día, nos ofrece música, nos encandila con los pormenores del partido de la tarde y esos relatos deportivos transformados en verdaderas epopeyas en donde pelean solo héroes. Pero si hasta cuándo vamos al estadio llevamos un receptor de radio para ver y escuchar el partido. Cuántas veces no está mejor la transmisión que lo que sucede en la cancha.

La radio nos hace palpitar con testimonios de vida y nos ofrece la posibilidad de participar en directo sin la limitación de los 30 segundos de otros medios. Y cuando estamos solos, cuando las sombras preconizan la aparición de los fantasmas, de las añoranzas, cuando todo se viste de negro, la radio viene a sacarnos de la tentación del pozo. Son incontables las veces que salva vidas amargadas, a punto de saltar al vacío. Un saludo a tiempo, una idea oportuna, el anuncio de una melodía, una señal cualquiera puede conjurar el riesgo y reubicarnos nuevamente en la realidad de la vida con todas sus pequeñeces y grandezas.

Mucho menos dramática y mucho más cotidiana es la compañía que brinda en las más variadas realidades, comenzando por su presencia, cada mañana, cuando la dueña de casa o el dueño queda sola/o después de la partida del marido, "mujer" como dicen acertadamente en Chile. Allí está la radio para informar y entretener mientras hacemos cualquier cosa. Cuando los conductores recorren calles y caminos, allí está la radio como una pasajera bienvenida.

image Portale CB 118 la primera de Chile

La popularidad

Desde hace unos años la radio ocupa el segundo lugar de confianza entre los latinoamericanos según los informes de Latinobarómetro. Su directora, Marta Lagos, me ha dicho que una las razones es que la radio no está tan expuesta a la crítica como, por ejemplo, es el caso de los partidos políticos, o los responsables de la economía. Es cierto. Como también lo es que lo mismo es válido para la televisión, los periódicos e Internet. Y sin embargo, la gente cree y confía más en la radio. ¿Por qué? Hay razones explicables y otras no tanto. Entre las primeras está el hecho que la voz, sin condimentos artificiales, entabla contactos emocionales que serán siempre más creíbles que cualquier "escenificación", que cualquier puesta en escena. En esos momentos de sincera intimidad nos descubrimos a nosotros mismos. Claro, es un mérito y un riesgo. Cuando la manipulación usurpa esta virtud puede llevar a las peores consecuencias.

Otro elemento de popularidad se encuentra en la sintonía – nunca mejor dicho – que la radio consigue cuando comunica de forma espontánea y sin rebuscamientos. Es como si una amiga cualquiera nos contara lo que pasa. Otros medios asumen una actitud distinta con la imagen, con el lenguaje, incluso con el tiempo. Las noticias duran más en radio que en televisión.

A la segunda categoría, las menos explicables, pertenecen lo que los entendidos llaman la parte indeterminada del ser humano, y que hoy, merced a la neurociencia es cada vez más conocida. Quiero decir aquí, sin entrar en mayores honduras, que la radio parece llegar con más fuerza a los ocho sectores cerebrales que tienen relación con la empatía. Es como si la voz pudiese ponerse con mayor facilidad en el lugar del otro, como si la voz rememorara las simpatías más conocidas, presentes en la memoria colectiva. Recordemos que los pueblos más primitivos creían que una palabra, cualquiera; un sonido, cualquiera, nos ponía en contacto con los dioses. La voz como médium para sintonizar con la divinidad.

Soy muy consciente de que la radio, como las palabras, pueden servir para la vida y el amor, como para la cultura de la muerte y el odio. Por eso, en este día mundial vale la pena recordar que el desafío que tiene la radio y los otros medios de comunicación son sus deberes sociales, la necesidad de respetar la diversidad de opiniones, la equidad, la participación y el tratar a la gente y a la información con el respeto que se merecen.

La radio de verdad está para servir, informar, entretener y educar o no es radio.


Sobre esta noticia

Autor:
Rodolfo Varela (1371 noticias)
Fuente:
rodolfovarela.blogspot.com
Visitas:
79
Licencia:
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Etiquetas

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.