Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Eonhadico escriba una noticia?

Descubren dos enanas blancas contaminadas por material rocoso similar el terrestre

09/05/2013 18:50 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

imageEn el espacio tenemos un incansable detective que desde hace años nos ha permitido realizar los mayores descubrimientos astronómicos de las últimas décadas. Y aunque podríamos decir que ya se encuentra en la tercera edad tecnológica, el telescopio Hubble aún es capaz de sorprendernos ya que nos ha mostrado los indicios de la presencia de planetas rocosos similares a la Tierra en uno de los lugares más inesperados, en la atmosfera de dos cadáveres estelares.

Pero no hay que echar las campanas al vuelo, estos lejanos mundos ya no son tales, sino los restos polvorientos de ellos. Estas dos estrellas enanas blancas sufren una contaminación externa procedente de objetos rocosos que caen sobre ellas, un descubrimiento que sugiere que los mundos rocosos podrían ser comunes en los cúmulos estelares.

Estas enanas blancas son los tenues restos de estrellas que una vez fueron similares a nuestro Sol y se encuentran a unos 150 años luz de distancia, situadas en el cúmulo de las Híades, en la constelación de Tauro (El Toro), un grupo estelar que, comparativamente con la edad de la galaxia, es relativamente joven, tiene tan sólo 625 millones años de edad.

Una da las teorías existente que nos explica la formación estelar indica que las estrellas suelen 'nacer' en grupos, a veces, en el caso de nuestro Sol, alguna de estas estrellas se escapan, pero otras permanecen unidas a las demás formando así un cumulo estelar. El problema es que, hasta ahora, tan solo hemos sido capaces de detectar la presencia de cuatro planetas en torno a las estrellas de estos cúmulos de los más de 800 exoplanetas confirmados. Esta escasez podría deberse a la naturaleza de las estrellas del cúmulo, soles jóvenes y muy activos que lanzan al espacio grandes llamaradas estelares que podrían complicar los estudios.

Pero un nuevo trabajo, dirigido por Jay Farihi de la Universidad de Cambridge, Reino Unido, se ha centrado en las estrellas 'jubiladas' del cúmulo para buscar en ellas signos de formación planetaria.

Las observaciones espectroscópicas del Hubble identificaron la presencia de silicio en las atmósferas de dos enanas blancas, uno de los ingredientes principales del material rocoso que forma la Tierra y otros planetas terrestres del Sistema Solar. Este silicio podría tener su origen en los asteroides cercanos a las estrellas que han sido pulverizados cuando osaron acercarse demasiado a los intensos campos gravitatorios de estos cadáveres.

La presencia de estos residuos detectados girando alrededor de las enanas blancas sugiere que los planetas terrestres se formaron cuando nacieron las estrellas. Tras morir estos soles y dejar atrás una enana blanca, los planetas gigantes gaseosos presentes en el sistema podrían haber sobrevivido que participarían en el desequilibrio de las orbitas de los asteroides rocosos presentes en el sistema.

Estas rocas espaciales serian destruidas por las fuerzas gravitacionales de las enanas blancas que, eventualmente, podrían haber formado un anillo de material su alrededor.

‘Hemos identificado una evidencia química de la presencia de los componentes básicos de los planetas rocosos’, comento Farihi. ’Cuando nacieron estas estrellas, construyeron los planetas, y hay una buena probabilidad de que en la actualidad conserven algunos de ellos. Los signos de escombros rocosos que estamos viendo son prueba de ello, son por lo menos tan rocosos como los objetos rocosos más primitivos de nuestro Sistema Solar’.

Además del descubrimiento del silicio en las atmosferas de estas estrellas, el Hubble también detectó bajos niveles de carbono, otra señal de la naturaleza rocosa de los escombros ya que, en las rocas, los niveles de carbono son muy bajos. Descubrir la débil firma química de este elemento requirió el uso del Cosmic Origins Spectrograph (COS) del Hubble, debido a que las huellas del carbono solo pueden ser detectadas mediante la luz ultravioleta, no se pueden ser observar mediante el uso de telescopios terrestres.

‘Lo único que la técnica de la contaminación de una enana blanca nos da que no vamos a conseguir con cualquier otra técnica de detección de planetas es la química de los planetas sólidos’, comento Farihi. ’En base a la relación de silicio-carbono mostrada en nuestro estudio, por ejemplo, en realidad podemos decir que este material es básicamente similar a la Tierra.’

Este nuevo estudio sugiere que asteroides de menos de 160 kilómetros de diámetro fueron destrozados por fuertes fuerzas de marea de las enanas blancas, antes de que, finalmente, este material cayese sobre las estrellas muertas.

.nrelate_related .nr_sponsored{ left:0px !important; }

Sobre esta noticia

Autor:
Eonhadico (607 noticias)
Fuente:
espacioprofundo.es
Visitas:
1565
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.