Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Ecoliberal escriba una noticia?

En defensa de la civilización inglesa

26/07/2019 02:00 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

image

imageCharla ofrecida por Sean Gabb a la Conferencia de la Gran Bretaña Tradicional en 2012.

Sabemos que Inglaterra está siendo atacada, y por su propia clase dominante. Antes de que podamos hablar de defensa, necesitamos entender las razones del ataque.

No se trata de un ataque a la tradición en sí misma, sino del desarrollo de una tradición alternativa.

Parte de lo que define a una nación es la relación entre su clase dominante y el pueblo en general. Nuestra autopercepción histórica como ingleses se basa en la relación entre gobernantes y gobernados que existía antes de 1914, y, aunque en un grado cada vez menor, durante un par de generaciones a partir de entonces.

El pueblo inglés en 1914 era capaz de un autogobierno plenamente democrático. Tenían la cohesión cultural y genética necesaria para que un sistema democrático no cayera en el caos o en la tiranía mayoritaria.

La democracia, sin embargo, no era necesaria, ya que la oligarquía de los terratenientes herederos que gobernaban Inglaterra se había identificado absolutamente con la nación. Cada grupo de interés tenía su lugar dentro de la nación, y había un lugar para todos.

Después de 1914, la vieja clase dominante fue destruida: las fuertes bajas de ambas guerras mundiales, los altos impuestos a la riqueza estática, las demandas de una democracia fraudulenta, etcétera. La vieja clase dominante cayó antes de todo esto, porque nunca trató de eludir los deberes que venían con la identificación nacional.

La nueva clase dominante es una coalición de políticos, burócratas, educadores, abogados, periodistas e intereses empresariales asociados que obtiene ingresos y estatus de un Estado ampliado y activista. No posee los medios de producción, sino que se contenta con controlarlos. Su deseo general es evitar los enredos que destruyeron a la vieja clase dominante. Desea evitar más que una identificación simbólica con el pueblo inglés en general.

El esquema actual ?y hasta ahora el más exitoso? de la liberación es hacer que el poder sea opaco e irresponsable, trasladándolo hacia arriba a varias organizaciones de tratados multinacionales ?por ejemplo, la UE, la OMC, la OTAN, etc.? y balcanizar a Inglaterra en grupos más desconfiados unos de otros que dispuestos a unirse contra la clase dominante.

La inmigración masiva patrocinada por el estado ha sido la evidencia más obvia de este deseo. Llenar el país de gente de diferentes colores y de diferentes maneras, que no se quieren, y no se quieren y no son queridos por los nativos, es la balcanización ideal. Pero uno de los propósitos de la corrección política es también dividir a la población nativa: mujeres contra hombres, homosexuales contra cristianos, etc.

El deseo final es que la masa de la gente común sea desposeída y empobrecida e incapaz de desafiar las estructuras de explotación que canalizan la riqueza fantástica a una clase de maestros que flotan libremente.

Si queremos evitar esto, debemos destruir a la clase dominante ahora. Su debilidad es su dependencia del Estado como fuente o facilitador de sus ingresos. Los conservadores, por lo tanto, deben tomar el control del estado y desestabilizar a la clase dominante.

Si queremos ganar la batalla por este país, tenemos que seguir el consejo de los marxistas. Estas son personas cuyos fines eran malvados donde no imposibles. Pero eran expertos en los medios para alcanzar sus fines. Sabían más de lo que jamás habíamos pensado sobre la toma y retención del poder. Por lo tanto, si alguna vez logramos un gobierno de conservadores y tratamos de lograr la transferencia irreversible del poder a la gente común, debemos tomar en serio lo que Marx dijo en 1871 tras el fracaso de la Comuna de París:

...el próximo intento de la Revolución Francesa ya no será, como antes, transferir la máquina burocrático-militar de una mano a otra, sino aplastarla, y esta es la condición previa para toda verdadera revolución popular......

El significado de esto es que no debemos tratar de trabajar con la clase dominante. No deberíamos intentar divertirnos. No deberíamos intentar combatirlo en frentes estrechos. Debemos considerarlo como el enemigo, y debemos aplastarlo.

El primer día de nuestro gobierno de conservadores, deberíamos cerrar la BBC. Deberíamos quitarlo del aire. Debemos renunciar a sus derechos de autor. Deberíamos echar a todo su personal a la calle y cancelar sus pensiones. No deberíamos intentar privatizar la BBC. Esto sería simplemente transferir la voz de nuestro enemigo del sector público al privado, donde podría ser más eficaz en su oposición. Debemos apagarlo y apagarlo de inmediato.

Deberíamos hacer lo mismo con gran parte de la administración. El Ministerio de Asuntos Exteriores, gran parte del Ministerio del Interior, la Comisión para la Igualdad Racial, o como quiera que se llame ahora, todo lo que tenga que ver con la salud y la seguridad, la planificación y la protección de la infancia -me refiero a gran parte del sector público-, deberían ser clausurados.

Si al final de su primer mes en el poder, no hemos cerrado la mitad del estado, estamos fallando. Si hemos cerrado la mitad del Estado, hemos dado un paso en la dirección correcta y estamos preparados para nuevos recortes.

Permítanme enfatizar que el propósito de estos recortes no sería ahorrar dinero para los contribuyentes o quitarles un inmenso peso de burocracia de sus espaldas, aunque lo harían. El propósito es destruir a la clase dominante antes de que pueda destruirnos a nosotros. Debemos romper la red de poder y las conexiones personales que hacen que estas personas sean efectivas como una oposición al cambio radical. Si lo hacemos, no nos enfrentaremos a más clamores que si nos moviéramos lenta y tibiamente.

Una señal obvia de éxito será cuando enemigos depuestos como Neil Kinnock y Peter Mandelson sean vistos sirviendo en el mostrador de queso en Sainsbury.

Pasando, sin embargo, al negocio formalmente privado, gran parte de esto apoya actualmente el proyecto de la clase dominante y es poco más que el ala económica de la clase dominante. Debemos responder a esto eliminando privilegios como la responsabilidad limitada y obligando a todas las empresas a internalizar sus costos de transacción. Las grandes empresas deben ser despojadas sin piedad de sus privilegios y obligadas a hundirse o nadar en mercados totalmente liberados.

Sin embargo, después de esto, deberíamos dejar en paz a grandes zonas del estado de bienestar. Es lamentable, pero a la mayoría de la gente de este país le gusta la idea de la asistencia sanitaria gratuita en el punto de uso, y de la educación gratuita, y de las pensiones y el subsidio de desempleo. Estos deben ir a largo plazo. Pero deben mantenerse a corto plazo para mantener el apoyo electoral. Deberían examinarse su costo y sus métodos de suministro. Pero cortar la provisión de bienestar sería políticamente imprudente en los primeros días de nuestra revolución......

No he tocado las disposiciones constitucionales de una Inglaterra restaurada. Pero debo decirles que a menudo tendrán que ser diferentes de los que hemos perdido, y que organizaciones como Traditional Britain siguen celebrando. Tendremos que crear nuevas estructuras de poder y nuevas salvaguardias contra el abuso de ese poder. El nuevo orden de cosas restaurará el espíritu de lo viejo, pero no puede ser una simple recreación.

Ahora, una última advertencia. Lo que recomiendo es una revolución, tal vez una contrarrevolución, pero aún así una ruptura radical con el orden actual de las cosas. El problema con todas estas recomendaciones es que el alcance de los males actuales es mucho mayor y se minimizan los riesgos de cambio. Puede ser, sin embargo, que haya alguna sabiduría oculta en el orden actual de las cosas que hemos pasado por alto. O puede ser que lo que tenemos sea el menor de los males disponibles. No creo que este sea el caso. Pero me siento obligado a mencionarlo. Los conservadores, después de todo, no deberían querer copiar los errores de los revolucionarios franceses.

El artículo original se encuentra aquí.


Sobre esta noticia

Autor:
Ecoliberal (2241 noticias)
Fuente:
miseshispano.org
Visitas:
1900
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Empresas
Organizaciones
Personaje

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.