Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Alejandro Holmes Heins escriba una noticia?

¿De que se extrañan tanto?

11/02/2010 18:53 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Renán Fuentealba reaccionó sin calibrar sus expresiones para invalidar la determinación asumida por su otrora ex – camarada

La incorporación de Jaime Ravinet al primer gabinete ministerial de Sebastián Piñera ha despertado reacciones destempladas, particularmente provenientes de la dirigencia que subroga por estos días estivales a los titulares de la Democracia Cristiana. En esa condición, Renán Fuentealba reaccionó desde el aturdimiento y sin calibrar sus expresiones para invalidar la determinación asumida por su otrora ex – camarada, afirmando que se “había vendido por un mendrugo de pan” y que con su resolución “ponía término a una intachable conducta política en la lucha por la recuperación democrática”. Ni lo uno ni lo otro. Ambas afirmaciones quedan desmentidas por el propio Ravinet, que con el estilo pragmático que lo ha caracterizado en las distintas etapas de su protagonismo y quehacer en la vida pública, afirmó en Revista “Vea” Nº 2725 del 20 de Febrero de 1995: “Durante el régimen militar me dediqué a lo mío, porque en 1982 entendí que la política era muy testimonial y no había ninguna posibilidad de hacer cosas”. Esta es la verdadera alquimia que ha energizado su tránsito por el mundo político y empresarial, a diferencia de otras figuras señeras de la democracia cristiana como Manuel Bustos, Bernardo Leighton, entre tantos otros, que optaron por no claudicar en sus convicciones doctrinarias y republicanas. Su reaparición en escena se produjo cuando la tarea dura en contra del régimen militar estaba hecha y se avecinaba una atmósfera más respirable. Posicionándose rápidamente en la estructura del comando de la candidatura presidencial de Patricio Aylwin, hicieron que éste lo designara en la Alcaldía de Santiago, cuando fue ungido como Presidente de Chile. Desde el sillón edilicio ejerció con una impronta más gerencial que política, consonante a su genética ejecutiva, pavimentándole su primer éxito electoral al concursar por el veredicto popular cuando se puso fin a la etapa de los nombramientos. Una vez refrendado por los electores, se sintió con menos inhibiciones para cultivar un liderazgo de mayor autonomía e independencia de las directrices partidarias o de las autoridades gubernamentales, con quienes se enfrascó en discusiones muy ríspidas a través de la prensa. Su figuración y presencia mediática contrastó siempre con cierta orfandad en la estructura interna y pese a haber sido un militante desde muy joven, cuando presidió la FECH, ahora solo disponía de su condición de consejero nacional para intervenir en las definiciones partidarias. El esplendente de su peso o arrastre político en la opinión pública, nunca trasuntó al interior de la colectividad. Más que denostarlo, lo que hay que reprocharle es que haya puesto fin a su militancia de 49 años a menos de dos horas de aparecer “como la gran novedad” y fraguando una ininteligible explicación sobre la marcha para justificar su desafección de la Concertación y de los registros de su tienda política de toda una vida. Lo censurable es la mudanza súbita, especialmente si admite que su opción presidencial fue Eduardo Frei. Eso descoloca a cualquiera y abre espacio a una duda razonable: ¿Habría dado el paso si su candidato hubiese triunfado en los comicios del 17 de Enero?

Su inigualable estampa física se incrusta con toda propiedad y sin desentonar en el perfil empresarial

Su inigualable estampa física se incrusta con toda propiedad y sin desentonar en el perfil empresarial de un gabinete que se asemeja más a un directorio de una sociedad anónima, que a autoridades sectoriales de un gobierno entrante. Ahí encontrará una interlocución que le resultará más cómoda y afín a sus concepciones económicas, como por ejemplo, la apertura de un porcentaje de la propiedad de Codelco a capitales privados. En su intempestiva travesía, lo más sorprendente es precisamente esta transmutación instantánea, la velocidad desarrollada para cubrir el trayecto a su nuevo destino. Esa es la singularidad, lo distintivo, porque expedicionarios de nuevos rumbos han existido siempre. El listado de excursionistas es copioso y memorable. El propio Aylwin tuvo en su staff de colaboradores a Federico Whilloghby; Juan Villarzú fue Director de Presupuestos de Pinochet y luego presidente ejecutivo de la principal empresa estatal en dos períodos. Jorge Navarrete Martínez, esposo de la actual Ministra de la Vivienda, Patricia Poblete, sirvió una agregaduría en la embajada chilena en Londres durante el régimen militar. ¿de qué se extrañan?


Sobre esta noticia

Autor:
Alejandro Holmes Heins (19 noticias)
Visitas:
1088
Tipo:
Opinión
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.