Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Miseshis escriba una noticia?

La cruzada de los bancos centrales contra el riesgo

11/06/2019 02:00 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Desde la última crisis en 2008/2009, los bancos centrales de todo el mundo han estado haciendo todo lo posible por expulsar los riesgos de los mercados financieros. Al bajar los tipos de interés, fijarlas en niveles extremadamente bajos o emitir más crédito y dinero, los responsables de la política monetaria se aseguran de que los prestatarios en dificultades se mantengan a flote. De hecho, los bancos centrales han puesto una «red de seguridad» bajo las economías y los mercados financieros en particular. Al parecer, esta medida ha funcionado con bastante eficacia en los últimos diez años aproximadamente.

Los inversores ya no temen que los grandes prestatarios ?ya sean grandes gobiernos o grandes bancos y grandes empresas? podría incurrir en impagos, como lo demuestra el entorno de bajos diferenciales de crédito. La liquidez en todos los segmentos importantes del mercado crediticio es alta, y los prestatarios no experimentan problemas para renovar su deuda vencida. Además, las valoraciones de los mercados bursátiles han seguido aumentando, apoyadas de forma significativa por la facilidad de la política monetaria de los bancos centrales. Porque los bajos tipos de interés ayudan a impulsar al alza los precios de las acciones y sus niveles de valoración.

La supresión artificial de los tipos de interés conduce a un aumento del valor actual de los beneficios futuros descontados de las empresas. Además, el descenso de los costes del crédito tiende a aumentar los beneficios empresariales, lo que también estimula las cotizaciones bursátiles y sus valoraciones. No menos importante, el régimen de tipos de interés bajos ha provocado una reducción de los costes de capital de las empresas, fomentando una mayor actividad inversora, lo que está alimentando el optimismo de los inversores y alimentando un mercado bursátil próspero.

Como medida de la percepción del riesgo, el gráfico 1 muestra un «indicador de estrés de los mercados financieros», junto con la relación precio-beneficio (PB) del mercado bursátil estadounidense. Si echamos un vistazo a la serie, podemos ver fácilmente que, desde alrededor de 2009, el ratio PB ha aumentado considerablemente, mientras que la percepción del riesgo, medida por el indicador de estrés de los mercados financieros, ha descendido sustancialmente y se ha mantenido en niveles relativamente bajos desde mediados de 2014. El mensaje de la carta es, por lo tanto: El riesgo baja, las valoraciones de las acciones suben.

Por supuesto, no hay nada de malo en esta evolución per se, si no es por el hecho de que la disminución de la percepción del riesgo no se produce de forma natural, sino que ha sido orquestada por las numerosas intervenciones de los bancos centrales en el sistema crediticio y financiero. En particular, al reducir artificialmente los tipos de interés del mercado, los bancos centrales han desencadenado un «boom» que produce datos oficiales (sobre el PIB, la inversión, el empleo, etc.), pero que, lamentablemente, se basa en arenas movedizas.

El auge sólo continuará si y cuando los tipos de interés del mercado se mantengan en niveles suprimidos, o se reduzcan aún más. Porque si los tipos de interés subieran, varias inversiones resultarían no rentables; los préstamos no serían rentables; los bancos acumularían pérdidas y controlarían su oferta de crédito; el desempleo aumentaría; y así sucesivamente. En otras palabras: Unos tipos de interés más altos convertirían el auge en declive, ya que en realidad colapsarían la estructura de producción y empleo que ha sido alimentada por una política de tipos de interés extremadamente bajos.

Esta es la razón por la que es más probable que los bancos centrales continúen con su «cruzada contra el riesgo». Es decir, es muy probable que mantengan sus tipos de interés en los actuales niveles bajos durante mucho tiempo o que, cuando aún sea posible, los reduzcan aún más. ¿Por cuánto tiempo puede continuar esto? Presumiblemente nadie lo sabe con seguridad. Al menos sobre una base científica, es imposible predecir cuándo llegará la crisis, cuándo el auge actual se convertirá en quiebra. Puede que sea un trago amargo, pero va mucho más allá de la ciencia de la economía hacer tales predicciones.

Sin embargo, en vista de que los bancos centrales han tomado efectivamente el control total del mercado crediticio, lo más probable es que el auge se prolongue más de lo que muchos observadores sospechan. Porque si los bancos centrales logran controlar los tipos de interés del mercado, se desactiva de hecho un mecanismo de corrección muy importante que podría convertir el auge en quiebra ?y es decir, el retorno de los tipos de interés del mercado a los «niveles normales»?; la cruzada de los bancos centrales contra el riesgo resulta ser realmente endiabladamente eficaz.

Por supuesto: Al eliminar las preocupaciones de riesgo de los inversores ?en forma, por ejemplo, de riesgo de impago, de liquidez, de reinversión y de riesgos a plazo?, los bancos centrales ejercen enormes efectos distorsionadores, que se suman claramente a las distorsiones resultantes de una reducción de los tipos de interés oficiales de los bancos centrales. No sólo los activos financieros son cada vez más mal valorados. Los bienes de capital y todo tipo de precios de los productos básicos también se ven fuertemente distorsionados (ya que estos bienes se valoran de acuerdo con su producto de valor marginal descontado).

Si los bancos centrales se salen con la suya con sus políticas monetarias actuales, entonces se fabricará la mayor distorsión económica y financiera que el mundo haya visto jamás: mala inversión, burbujas de precios y sobreapalancamiento a una escala verdaderamente épica, acompañado de una disminución del poder adquisitivo de las monedas implicadas. Un escenario plausible a corto plazo: Los principales bancos centrales de todo el mundo se han unido en un esfuerzo por mantener el actual auge, y no cabe duda de que harán lo que sea necesario para lograrlo.

El escenario negativo extremo, si es que se produce, es sin duda muy desagradable. En palabras de Ludwig von Mises (1881-1973), así es: «No hay forma de evitar el colapso final de un auge provocado por la expansión del crédito. La alternativa es sólo si la crisis debería llegar antes como resultado de un abandono voluntario de la expansión del crédito, o más tarde como una catástrofe final y total del sistema monetario involucrado».1

Afortunadamente, el futuro del hombre no está predeterminado, como el materialismo dialéctico marxista quiere que la gente crea. Por el contrario. Las ideas y acciones del hombre conforman su futuro; el fatalismo es lógicamente incompatible con su naturaleza. Dicho esto, tenemos buenas razones para ponernos de parte de Hans F. Sennholz (1922-2007), quien señaló: «Siempre tenemos la esperanza de que, al final, la razón y la virtud prevalecerán sobre el error y el mal».2 De ninguna manera es una simplificación excesiva decir aquí que el problema monetario en este mundo puede ser resuelto fácilmente.

El paso clave sería abrir un mercado libre para el dinero: es decir, permitir que surja un sistema en el que las personas puedan decidir libremente qué tipo de dinero desean utilizar. La gente ya no se vería obligada a utilizar las monedas monopolizadas de los bancos centrales, y los bancos centrales ya no podrían abusar del poder del monopolio para satisfacer las necesidades de, digamos, el Estado profundo y las grandes empresas, lo que, por supuesto, va en detrimento de la mayoría de la población.

Un libre mercado de dinero también tendría el potencial de mitigar la gravedad de la crisis económica, financiera y social que el actual sistema monetario nos depara a todos.

El artículo original se encuentra aquí.

1.Mises, L. v. (1998), La acción humana, p. 570.

2.Sennholz, H. F. (1979), Age of Inflation, pág. 178.


Sobre esta noticia

Autor:
Miseshis (1684 noticias)
Fuente:
miseshispano.org
Visitas:
1386
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.