Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Lapalomitamecanica escriba una noticia?

Crítica de TV: 'Silicon Valley' (piloto)

16/04/2014 09:00 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Y los geeks dominarán el mundo

image

Nota: 8

Silicon Valley, la cuna tecnológica de Estados Unidos, es el atractivo ecosistema en el que se desarrolla la nueva comedia homónima de HBO, que llegaba a comienzos de mes - al abrigo del regreso de Juego de Tronos- con la intención de actualizar nuestra visión del célebre territorio californiano, todo un parque temático para los fans del código fuente . Se trata de una propuesta en la que, a diferencia de Piratas de Silicon Valley (Mike Burke, 1999) o del premiado filme de David Fincher sobre Facebook , los protagonistas no son los grandes nombres de la industria, como Gates, Jobs o Zuckerberg, sino un grupo de chavales que idolatran a estos últimos mientras se pasean por el lugar con un aura nerd capaz de dejar a Jesse Eisenberg a la altura de un quarterback de equipo universitario.

Como su propio título indica , el paraíso norteamericano para los geeks , situado en la península de San Francisco, es el protagonista del relato en igual medida que Richard (Thomas Middleditch) , el tan alelado como idealista programador a través de cuyos ojos nos adentramos en el lugar. Las fiestas frívolas y horteras, los discursos hipócritas que a nadie le interesan, eslóganes que se sirven del humanismo para embellecer el capitalismo y, en general, los gilipollas con dinero son una constante en una ciudad donde los nuevos ricos pueden aparecer en cualquier garaje; incluso dentro del grupo protagonista, que no deja de criticar cada comportamiento frívolo mientras desea secretamente un billete de entrada.

image

El piloto, dirigido por el creador y guionista Mike Judge, caricaturiza de forma excepcional ese corporativismo moderno y sin alma gracias principalmente a Hooli, el homólogo ficcional de Google. Allí es donde trabaja este particular grupo de amigos, que no termina de conectar con la filosofía buenrollista de la compañía, retratada como una especie de secta tecnológica, donde el trabajo se entremezcla con actividades más propias de un campamento de verano y la sonrisa en la cara es casi obligatoria. Allí, desde la altura de las oficinas del último piso, los despiadados ejecutivos contemplan a sus trabajadores, bien repartidos en grupos multirraciales (en los que extrañamente escasean las mujeres), como si se tratara de hamsters domésticos que necesitan comer a sus horas y hacer unos minutos al día de cardio.

Más sobre

El único problema de la propuesta, de humor ágil y afilado, es que l o que empieza como una historia de chavales que han de luchar contra las decepciones y un mundo despiadado, para el final del piloto se transforma en una historia excepcional sobre el próximo Steve Jobs Wozniak; y, aunque la serie ha asentando estupendamente su tono crítico con el que es fácil empatizar durante todo el episodio, el descubrimiento del talento oculto del protagonista condiciona inevitablemente la historia, elevándola a un nuevo nivel para el desarrollo general de la serie. Y es que Silicon Valley no sólo realiza un gran trabajo a la hora de definir a sus personajes, como debería hacer toda buena comedia, sino que esos 10 minutos extra de los que goza habitualmente el género en HBO le permiten dar más importancia al viaje del rol central, incrementando por tanto el riesgo de una propuesta que en cualquier otra cadena hubiese sido más ligera, pero que aquí cuenta con la libertad y frescura de una historia sobre revolución tecnológica que no le debe respeto a la memoria de nadie.

image

Es cierto que Silicon Valley cuenta con referencias y terminología informática que no está al alcance de todo el mundo , pero se trata de momentos aislados que no enturbian realmente la capacidad de la serie para resultar creíble como parodia, sino todo lo contrario. En un momento en el que La Teoría del Big Bang es la comedia de más éxito de la televisión pública estadounidense, no suena descabellado referirse a Silicon Valley como ese producto atractivo y contemporáneo que HBO llevaba buscando desde el final de Sexo en Nueva York y la lenta agonía de El Séquito , mientras sobrevivía gracias a propuestas marginales como las ya canceladas Bored to Death, De Culo y Cuesta Abajo, Hello Ladies e Iluminada; así como la reciente -y renovada- Getting On o la magistral Curb Your Enthusiasm (que actualmente se encuentra en stand by), pero siempre recordándonos que su grandeza no hace distinción de géneros.


Sobre esta noticia

Autor:
Lapalomitamecanica (4440 noticias)
Fuente:
lapalomitamecanica.com
Visitas:
1449
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Etiquetas

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.