Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Lucia Aragón escriba una noticia?

Covid-19, el día después: ¿vamos a entrar en una guerra económica?

07/05/2020 00:59 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Consecuencias y riesgos de seguridad para las empresas

Por: Alexis Duvivier,  Epoch Times Francia 

GERMANY-AUTOMOBILE-PORSCHE

(Foto de THOMAS KIENZLE/AFP via Getty Images)

La crisis sanitaria ha sumido al mundo en una profunda y brutal recesión porque todo nuestro sistema económico, que es extremadamente interdependiente, se ha paralizado repentinamente. Al parecer no habrá una reanudación de la actividad a la velocidad del rayo capaz de compensar las semanas de confinamiento. 

Es probable que estemos entrando en un período de crisis económica, que no sólo es profunda, sino que es probable que dure varios años, en un momento en que los efectos del cambio climático se están sintiendo cada vez más y en el que los recursos naturales, que necesitamos en cantidad para producir nuestra riqueza, se están volviendo más escasos. 

Por lo tanto, es de temer que se intensifique la guerra económica entre los Estados y entre las empresas, como suele ocurrir en todas las grandes crisis económicas. Lo menos que se puede decir es que se trata de un área en la que Francia se encuentra singularmente rezagada y que bien podría ser entonces una víctima de su propia decisión. 

Las multinacionales, poderosas y ricas, a veces apoyadas por sus países (como en los Estados Unidos: marco jurídico favorable y la contribución de los servicios de inteligencia), movilizarán sus recursos financieros para mantener sus cuotas de mercado y sus posiciones dominantes en relación con sus competidores. 

En esta batalla, como suele ocurrir, las empresas más poderosas estarán a la ofensiva, las menos ricas permanecerán a la defensiva y las más pequeñas y/o más frágiles financieramente (PYMES,  VSEs,  start-ups) serán las víctimas. Esto ofrecerá a ciertas multinacionales grandes oportunidades para adquirir ciertas pepitas tecnológicas debilitadas a bajo costo, con las consecuencias que esto podría tener sobre nuestra soberanía. 

Esta guerra económica adoptará muchas formas diferentes como ciberataques, espionaje industrial (por sí solo o apoyado por los servicios del Estado), corrupción, a veces sabotaje de instalaciones, organización de disturbios sociales en empresas rivales, etc. Todo ello permitirá debilitar artificialmente a los rivales, recuperar las innovaciones a un coste menor, acceder a determinados recursos naturales, arrebatar la cuota de mercado a los competidores o robar ciertas técnicas. 

Sin embargo, como cada vez que el flujo de efectivo comienza a agotarse, las empresas tratan de ahorrar, especialmente en artículos que no contribuyen directamente a su productividad. Es entonces tentador hacer de ellos, entre otras cosas, la seguridad en el sentido amplio, una carga no rentable directamente. Sin embargo, para su supervivencia, las empresas deberán estar más atentas que nunca a sus medidas de seguridad en los distintos ámbitos (seguridad física, de la información, de los suministros, de las instalaciones industriales, etc.). 

La amenaza es ahora mayor que nunca. Los primeros efectos ya se han hecho sentir con numerosos ataques cibernéticos (“rescates”, denegación de servicio, robo de datos) a los que el teletrabajo ha ofrecido un nuevo campo. Del mismo modo, las oficinas, a menudo dejadas vacías durante el período de contención, pueden ser una fuente de vulnerabilidad. Tampoco se puede descartar que las consecuencias sociales de tal crisis aumenten la delincuencia, aunque la causalidad entre ambas es discutible. 

En cualquier caso, como ha dicho Jean-Yves Le Drian, es de temer que “el mundo de después se parezca furiosamente al de antes, pero peor”, y esto será así en todos los ámbitos. Más que nunca, la amenaza estará presente; si no se quiere tenerla en cuenta por motivos económicos, se corre el riesgo de ser un enfoque mortal a corto plazo para las empresas. 

Las opiniones expresadas en este artículo son las del autor y no reflejan necesariamente las de Epoch Times. 

Traducción: Lucía Aragón

 


Sobre esta noticia

Autor:
Lucia Aragón (1235 noticias)
Visitas:
1215
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.