Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Ecoliberal escriba una noticia?

La controversia sobre la hidroxicloroquina es un recordatorio de que las leyes de prescripción son un fraude del gobierno

7
- +
31/05/2020 02:00 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

image

imageDespués de que el Presidente Trump declarara que usa hidroxicloroquina, la Agencia de Drogas y Alimentación (FDA por sus siglas en inglés) dio marcha atrás en su consejo contra el fármaco y aparentemente contra todos las demás. «La decisión de tomar cualquier medicina», dijo el jefe de la agencia, es «entre un paciente y su médico».

La FDA ha tenido dos momentos brillantes durante la propagación del coronavirus. En ninguno de los dos momentos la agencia hizo algo tanto como deshizo algo.

El primer momento fue el 13 de marzo, cuando la FDA abandonó su oneroso proceso de aprobación de los kits de prueba del coronavirus. Aún era tarde para el juego, pero la jugada ayudó a salvar las apariencias.

El martes, no quedaba mucho que preservar después de que el comisionado de la FDA emitió una declaración que esencialmente anuló gran parte del propósito de su propia burocracia para existir.

«La decisión de tomar cualquier fármaco es en última instancia una decisión entre un paciente y su médico», dijo el comisionado de la FDA, el Dr. Stephen Hahn, en una declaración enviada por correo electrónico a varios medios de comunicación, incluyendo The Hill y la CNBC .

Esto vino en respuesta a los comentarios del Presidente Trump ese mismo día de que había estado tomando hidroxicloroquina (HCQ) como medida preventiva contra COVID-19 durante «un par de semanas».

«Creo que la gente debería poder hacerlo», dijo Trump.

La FDA diría que, técnicamente, la gente puede usar la HCQ. No está aprobado por el gobierno para nada más que para la malaria, el lupus y la artritis reumatoide. Y aunque los médicos pueden recetarla, y de hecho la recetan, para tratamientos «no indicados en la etiqueta», sigue siendo necesaria una receta, un documento exigido por el gobierno que controla el acceso público.

¿Qué importa, más allá de las consecuencias legales, si una receta se escribe para el HCQ o no? En el caso de Trump, el presidente simplemente solicitó el HCQ a su médico. Ni siquiera se lo recomendó. Supongamos que no se requería una receta y que el HCQ era de venta libre. ¿Podría Trump o cualquier otra persona consultar a su médico o a un farmacéutico de todos modos?

Todo lo que la ley de prescripción puede hacer es debilitar potencialmente la relación médico-paciente.

Como el difunto Dr. Thomas Szasz observó en su libro Nuestro derecho a las drogas , una «charada colosal» entre pacientes, doctores, compañías de seguros y el gobierno surge de este marco regulatorio de las leyes de prescripción de fármacos. Él escribió:

El hecho de que nuestras leyes sobre fármacos requieran que la gente obtenga una receta para muchos de los fármacos que quieren (pero que no pueden conseguir en el mercado libre) fomenta una deshonestidad mutuamente degradante entre médicos y pacientes.

La última declaración de la FDA de que tomar «cualquier fármaco» es una decisión entre médicos y pacientes contrasta fuertemente con la que hizo un poco más de tres semanas antes con respecto al HCQ. El 24 de abril, la agencia advirtió contra el uso de HCQ «para COVID-19 fuera del entorno hospitalario o de un ensayo clínico debido al riesgo de problemas de ritmo cardíaco».

Aunque no es una contradicción directa, la declaración del 19 de mayo marca una diferencia sustancial en el efecto de la declaración del 24 de abril. Eso es porque es razonable esperar que la FDA típicamente haga cumplir sus opiniones a través de una amenaza de coacción percibida.

Como el reportero de investigación James Bovard escribió en este espacio el mes pasado, la FDA tiene un historial de uso de tácticas de intimidación para asegurar el cumplimiento de prohibiciones no finalizadas, incluso contra tratamientos de fármacos «fuera de etiqueta».

En 1991, el entonces comisionado de la FDA, Dr. David Kessler, dijo a la Asociación de Información de Drogas que la FDA usaría incautaciones, órdenes judiciales y procesamientos para hacer cumplir su prohibición de que las compañías farmacéuticas compartan información de uso «fuera de etiqueta» con los médicos. La prohibición nunca se formalizó, pero Kessler dijo: «Insto a todos los miembros de la industria farmacéutica a que examinen detenidamente sus prácticas de promoción. No espero que las compañías esperen hasta que esta orientación sea definitiva para poner en orden sus casas de publicidad y promoción».

Kessler no estaría orgulloso del actual jefe de la FDA, que admite que «en última instancia» los médicos y los pacientes tienen el poder de decisión sobre el uso de los fármacos.

En 1992, Kessler dijo todo lo contrario:

Si los miembros de nuestra sociedad tuvieran el poder de tomar sus propias decisiones... entonces toda la razón de ser de la [FDA] dejaría de existir.

Al menos Kessler fue más consistente que Hahn. No hay señales de que Hahn siga sus palabras de que los doctores y pacientes pueden decidir cómo «cualquier fármaco» debe o no debe ser tomado.

Es una lástima, porque cuando la relación médico-paciente no se interrumpe por terceras partes burocráticas o por la burocracia, es el baluarte más fuerte contra los abusos de los fármacos y las prescripciones.

¿Qué beneficio tiene una capa de regulaciones de la FDA que simplemente restringen la libertad de todos por el bien de aquellos que circunnavegarán las reglas, de todos modos? El principio es más comúnmente aceptado en el debate sobre el control de armas, pero es el mismo en el debate sobre el control de fármacos con receta.

Trump acertó cuando dijo que la gente debería poder decidir por sí misma. Sus palabras claramente influenciaron el mensaje de la FDA. Podemos permitirnos un poco de esperanza, pero siendo realistas, una reforma sustancial hacia una mayor libertad en la medicina puede tener que esperar hasta que una crisis peor lo exija.

Fuente.


Sobre esta noticia

Autor:
Ecoliberal (2241 noticias)
Fuente:
miseshispano.org
Visitas:
105
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.