Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Abogadasenlinea escriba una noticia?

La compensación económica tras el divorcio o la nulidad de matrimonio, vista desde los derechos de las mujeres

08/08/2009 22:58 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Compensación Económica: Prestación económica a la cual tiene derecho uno de los cónyuges por el menoscabo económico.

Cocinar poniendo de ingrediente el amor, fregar ollas hasta que parezcan espejos a costa de la aspereza de las manos, lavar cerros de ropa, asear la casa, preocuparse del colegio de los niños y el mundo a parte que significa: tareas, reuniones de padres, convivencias, paseos de curso etc., y encima estar lozana y atractiva y con la cena caliente esperando al marido que pronto llegará del trabajo. Y esto es así todos los días del año!!!... Y así fue desde el comienzo de los tiempos, salvo por aquellas ‘ locas’ mujeres que siglos más tarde empezaron a ponerse los pantalones y salieron a trabajar. El mundo de la mujer cambiaba a pasos de tortuga, pero esos cambios fueron provocados por aquellas que se atrevieron a desafiarlo todo y a todos, una revolución que obligó al mundo a observarlas y considerarlas ‘ parte de la raza humana’ , un cambio impuesto, quizá no aceptado por el mundo de los hombres, pues hasta hace cinco años atrás la labor de la mujer dueña de casa no era considerada como un trabajo más, ni como una cesión del desarrollo personal y patrimonial en pos del bienestar familiar.

Sin embargo, este panorama cambió rotundamente con la dictación de la nueva Ley de Matrimonio Civil, en el año 2004 que introdujo la, quizá, mayor innovación en materia de derechos de las mujeres: la Compensación Económica. Si bien, lo cierto es que esta institución está establecida en favor de cualquiera de los cónyuges que cumpla con los requisitos para obtenerla, no menos cierto es que la sociedad chilena machista, enraizada en vetustas costumbres y puesta su mentalidad aún en ellas, continúa teniendo en la mayoría de los hogares a la mujer como la encargada de las labores hogareñas y de la familia; quien, dicho sea de paso, renuncia a su propio desarrollo personal y patrimonial por el bienestar familiar.

La Compensación Económica puede definirse como la prestación económica a la cual tiene derecho uno de los cónyuges, en el caso que se declare nulidad o divorcio, y cuyo fundamento es el menoscabo económico experimentado por aquel que, por el hecho de haberse dedicado al cuidado de los hijos, o labores propias del hogar común, no pudo desarrollar una actividad remunerada o lucrativa durante el matrimonio o por haberla efectuado en menor medida de lo que quería o podía, por lo que el fundamento último de dicha prestación o derecho es resarcir los perjuicios en el patrimonio del cónyuge beneficiario, cuando ha sufrido un menoscabo económico por no haber podido trabajar o haberlo hecho en forma limitada en función de cumplir con sus deberes matrimoniales o paterno filiales.

La compensación económica puede ser acordada entre los cónyuges en escritura pública o acta de avenimiento y aprobada por el respectivo juez de familia; solicitada conjuntamente con la demanda de divorcio o deducida como demanda reconvencional, esto es, aquel de los cónyuges que es demandado de divorcio podrá demandar a la vez al cónyuge demandante la compensación.

Necesitará probar ante el juez de familia que ha sufrido un menoscabo económico por no haber podido realizar una actividad lucrativa para desarrollar su patrimonio

El juez, tendrá en consideración para otorgarla o denegarla y para fijar su cuantía, si procede, aspectos como, la duración del matrimonio y la vida en común (esto último importa para quienes hayan solamente convivido antes del matrimonio, pues también se considera), el estado de salud del cónyuge beneficiario, su situación previsional, su posibilidad de trabajar, entre otros.

Interesante es, además, saber que la compensación económica puede no sólo determinarse en dinero sino que también, como modo de hacerla más factible, se establece que puede consistir en acciones u otros bienes de este tipo y en derechos de usufructo o habitación sobre bienes que sean de propiedad del cónyuge obligado. Si consistiere en un monto de dinero, podrá ser dividido en cuotas dependiendo de la capacidad económica del cónyuge deudor. Es importante en este punto saber que para efecto de su cumplimiento la ley considera estas cuotas como alimentos, es decir, si el cónyuge deudor retrasa el cumplimiento de una o más, el cónyuge beneficiario puede solicitar la medida de apremio establecida para las pensiones alimenticias: reclusión nocturna por 15 días prorrogables. La intensión es que efectivamente se cumpla con el pago de la compensación, pues en la mayoría de los casos será dividida en cuotas, de manera que existiendo un medio de presión se pretende que la institución aludida no se convierta en un beneficio puramente ilusorio.

Si usted desea demandar la compensación económica, debe tener claro que necesitará probar ante el juez de familia que ha sufrido un menoscabo económico por no haber podido realizar una actividad lucrativa para desarrollar su patrimonio, que éste tiene como causa el haber hecho primar los intereses de la familia u hogar común y que ello le ocasionó un perjuicio, puesto que si no logra acreditar alguno de estos puntos el juez rechazará su demanda.

Con la creación de instituciones como la comentada, entre otras muy innovadoras para esta parte del mundo, que han sido introducidas en los últimos años (la igualdad salarial para hombres y mujeres, el bono por hijo, etc.) las mujeres avanzamos enormemente en nuestros derechos, tan vilipendiados por siglos, y se nos empieza a reconocer el derecho a la igualdad y nuestra labor de esposas, madres y dueñas de casa. Sin embargo preferimos ser optimistas y decir ‘ más vale tarde que nunca’ .

Las mujeres avanzamos enormemente en nuestros derechos... “más vale tarde que nunca”

Abogada: Jeniffer Martínez Ponce


Sobre esta noticia

Autor:
Abogadasenlinea (3 noticias)
Visitas:
253
Tipo:
Tutorial
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.