Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Crónicas Bárbaras escriba una noticia?

Caspa independentista

05/03/2018 11:20 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Miremos desde un satélite esos 32.106 kilómetros cuadrados de superficie que forman Cataluña y varemos una sociedad mucho más rota de lo que imaginábamos hace pocos meses, cuando nos decían que existía un "pueblo catalán" unido.

Ahora aparecen, por lo menos, dos pueblos muy diferentes, uno de los cuales estaba oprimido por el supremacismo nacionalista que impone una lengua, un carácter y el desprecio hacia otros españoles.

Y estos callaban se diría que humildemente porque aceptaban su cacareada superioridad económica y capacidad emprendedora.

Aquella capa de barniz uniformizador se rompió en la segunda mitad de 2017 cuando la casta nacionalista, intoxicada por ese complejo de superioridad que le concedían los demás españoles, decidió separarse de ellos, emanciparse, porque era ya un pueblo único y diferente.

Bruscamente los catalanes aparecieron divididos entre independentistas y constitucionalistas, primero en el Parlamento, luego, con la aplicación del 155 para evitar la separación, en las elecciones del 21 de diciembre.

Más sobre

Los constitucionalistas mantienen diferencias poco escandalosas porque todavía carecen de poder efectivo, pero los separatistas están en una guerra civil.

Se denuncian entre los jueces, iban a morir por la patria y huyen en los maleteros de los coches, y hacen y dicen mentiras y ensoñaciones dignas de un sainete castizo.

Y se traicionan unos a los otros huyendo de las responsabilidades tras descubrirse que habían invertido decenas de millones en comprar simpatizantes en el exterior con su Diplocat y en crear una policía secreta, su brigada político-social, para vigilar como la franquista a los disidentes.

Lo más bufo es que el huido Carles Puigdemont quiere ?mañana dirá otra cosa--que el presidente de la Generalidad sea el encarcelado Jordi Sánchez, y le contestan que para gobernar desde una celda que vuelva y que lo haga él.

Entre tanto, va descubriéndose lo grosero y mal montado que estaba su golpe de Estado, ocultado tras un barniz catalanista que ahora se descubre que era caspa brillante: así le hemos perdido el respeto a la Cataluña nacionalista.

--------

image


Sobre esta noticia

Autor:
Crónicas Bárbaras (2357 noticias)
Fuente:
cronicasbarbaras.es
Visitas:
2016
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.